Fracasa la evacuación de Mariúpol en medio de diálogo Rusia-Ucrania

La evacuación de Mariúpol, donde habría más de 100,000 personas atrapadas por los bombardeos rusos, se frustró una vez más. Mientras los negociadores rusos y ucranianos, que se reunieron por videoconferencia, continuaron las negociaciones para terminar el conflicto, pero avanzaron poco.

Moscú. Rusia y Ucrania reanudaron ayer por videoconferencia las negociaciones para solventar el conflicto, empañadas por un supuesto ataque ucraniano contra un depósito de combustible en territorio ruso y el enésimo intento fallido de evacuar la ciudad de Mariúpol, en el mar de Azov.

“Continuamos las negociaciones en régimen de videoconferencia. Nuestras posturas sobre Crimea y Donbás son inamovibles”, escribió Vladímir Medinski, negociador jefe ruso, en su canal de Telegram.

Las negociaciones se reiniciaron tres días después del primer acercamiento de posturas entre los bandos en conflicto durante la reunión celebrada en Estambul.

Al término de la quinta ronda de negociaciones, Medinski dijo que informaría sobre su resultado al jefe del Kremlin, Vladímir Putin, que aún no se ha manifestado al respecto, aunque hoy presidió la reunión del Consejo de Seguridad de Rusia.

“Por vez primera en muchos años, las autoridades de Kiev expresaron su voluntad de llegar a un acuerdo con Rusia. Ucrania se mostró dispuesta a cumplir con las principales demandas en las que Rusia insistió durante los últimos años”, destacó. Se refería a la renuncia de Ucrania a ingresar en la OTAN, a pertenecer a bloques militares, a las armas nucleares y a poseer, adquirir o desarrollar otras armas de destrucción masiva, y a acoger bases o contingentes militares extranjeros.

Eso sí, matizó que tanto el estatus de la anexionada península de Crimea como del Donbás son intocables.

Al respecto, el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, dejó clara su postura al asegurar que “no puede haber ni habrá ningún compromiso sobre la soberanía e integridad territorial”. “No cederemos nada. Y lucharemos por cada metro de tierra, por cada persona”, afirmó.

Mientras, la evacuación de Mariúpol, donde habría, según diversas fuentes, más de 100,000 personas atrapadas, se frustró una vez más.
El Comité Internacional de la Cruz Roja reconoció que no puede asegurar que la evacuación se pueda llevar a cabo, aunque mantiene la “esperanza”.

Para ello, demandó a ambos bandos, además de un alto el fuego, “la ruta exacta de salida, la hora exacta de inicio y su duración”.

En principio, en la evacuación debían participar 54 autobuses, a lo que hay que sumar un número indeterminado de automóviles civiles. Ante la denuncia ucraniana de que Moscú está trasladando forzosamente a los habitantes de Mariúpol a territorio ruso, el Ejército ruso propuso a Kiev abrir el jueves y el viernes un corredor humanitario con destino a la región de Zaporiyia.

Chernóbil: los rusos se van, llega la OIEA

Tras la retirada del Ejército ruso de la zona de exclusión de Chernóbil, las autoridades ucranianas informaron al Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) de que la central nuclear está de nuevo bajo control de Kiev. Las tropas rusas “han transferido por escrito el control de la central a personal ucraniano y han desplazado dos convoyes de tropas hacia Bielorrusia”, informó el OIEA en un comunicado.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.