La OMS dice hay 2.6 millones de casos y 181,938 muertes

Los casos y las muertes por coronavirus siguen aumentando.

Ginebra. La Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó ayer 73.911 nuevos casos diarios de la COVID-19 en el mundo, por lo que el total desde el inicio de la pandemia asciende a 2.62 millones.

Los fallecidos totalizan 181,938, de los cuales 6,675 han sido registrados en las últimas veinticuatro horas, una cifra muy estable con respecto a la víspera.

Europa mantiene una tendencia a la baja, que se manifiesta a través de situaciones relativamente mejores en Italia y España.

En concreto, España registró por primera vez más enfermos curados de coronavirus que nuevos contagios.

Mientras, varios de los países europeos más afectados por la pandemia empiezan a plantear medidas preliminares de desconfinamiento, que la OMS ha dicho que deben ser graduales si no se quiere experimentar una nueva gran ola de infectados.
Europa concentra 1,28 millones de los casos globales de la COVID-19, mientras que Estados Unidos está muy próximo a superar la barrera del millón de casos

Estdos Unidos

Estados Unidos alcanzó las 50,031 muertes a causa del COVID-19, con al menos 870,468 casos confirmados de la enfermedad, que ha llevado a la reclusión hogareña a la mayor parte de la población y ha detenido la mayoría de las actividades económicas para evitar su propagación.

Según el recuento que realiza la Universidad Johns Hopkins, de Baltimore en Maryland, que recopila datos de fuentes oficiales y privadas, Estados Unidos contabiliza alrededor del 32 % de los 2.736.468 casos de infección con coronavirus de todo el mundo y ha sufrido el 26 % de las 192,135 muertes por el mal en el planeta.

La cifra de muertes por COVID-19 en Estados Unidos se aproxima al número de bajas sufridas por este país en los 10 años de la guerra en Vietnam, y es 16 veces más alta que el número de víctimas fatales causadas por los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Nueva York

La ciudad de Nueva York, con más de 16.280 víctimas fatales, sigue siendo considerada como el epicentro de la enfermedad, por ser la zona golpeada más duramente por la pandemia.

El presidente Donald Trump y los gobernadores de unos pocos estados han estado presionando en la última semana por el comienzo de un retorno gradual de las actividades económicas, mientras que las autoridades sanitarias advierten del peligro de un aumento más acelerado en el número de casos que podría provocar una vuelta prematura a la normalidad.

Presionan en Reino Unido por la apertura

El Gobierno británico afronta crecientes presiones internas para poner sobre la mesa una hoja de ruta que permita vislumbrar el fin del confinamiento de la población por la COVID-19 y reactivar la economía del Reino Unido. Los medios británicos han descrito en los últimos días un Ejecutivo dividido en dos bandos: uno encabezado por el ministro de Salud, Matt Hancock, que aboga por mantener todas las medidas.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.