Macron promete responder al descontento

Macron tuvo palabras de elogios para los que votaron por él “por oponerse a la extrema derecha”.
París. Recién reelegido presidente de Francia, Emmanuel Macron prometió anoche “escuchar el silencio de los abstencionistas” y responder a las razones “del enfado” de quienes han apoyado a su rival, la ultraderechista Marine Le Pen, para tratar de restañar las heridas del país.

“El enfado que ha llevado a muchos de nuestros compatriotas a votar por la extrema derecha también debe encontrar una respuesta”, subrayó Macron en un breve discurso en el Campo de Marte de París, frente a la Torre Eiffel, donde fue recibido por sus seguidores que le jalearon.

Aunque no avanzó qué tipo de respuesta, sí que reconoció que ese voto “obliga a considerar todas las dificultades” y afirmó que será su responsabilidad y la de los que le rodean durante los próximos cinco años.

Según las proyecciones de voto de los institutos demoscópicos, Macron fue reelegido con alrededor del 58 % de los votos, mientras que su contrincante, Marine Le Pen, reunió en torno al 42 % de los sufragios, el resultado con diferencia más elevado para un candidato de la extrema derecha en Francia.

El jefe del Estado también tuvo palabras para los que votaron por él “para oponerse a la extrema derecha”. “Este voto me compromete para los próximos años, en particular para respetar las diferencias”, aseguró.

Más allá de esos mensajes, Macron insistió en que el suyo es el triunfo de “un proyecto humanista, ambicioso para la independencia de nuestro país, para Europa (...), un proyecto social y ecológico basado en el trabajo y en la creación, un proyecto de liberación de las fuerzas académicas, culturales y empresariales”.

Insistió en que “no se dejará a nadie en la estacada” y en que habrá que trabajar en favor de la unidad para “ser más felices en Francia y afrontar los desafíos futuros”.

Avanzó que su nuevo mandato “no será de continuidad” sino que supondrá “la invención colectiva de un método renovado para cinco años mejores al servicio del país, de la juventud”. No se olvidó de referirse a la guerra de Ucrania, que “recuerda que atravesamos tiempos trágicos” y consideró que en ese conflicto “Francia tendrá que defender su voz”.

Alivio con la reelección

Los principales líderes de la Unión Europea felicitaron este domingo al liberal Emmanuel Macron por su victoria en las elecciones presidenciales francesas frente a la ultraderechista Marine Le Pen y valoraron positivamente su triunfo para la UE “en estos tiempos difíciles”.

“Me felicito de poder continuar con nuestra excelente cooperación. Juntos haremos avanzar Francia y Europa”, le escribió en Twitter el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, apuntó que, “en este período tormentoso”, es necesario “una Europa sólida y una Francia totalmente comprometida por una UE más soberana y más estratégica”.

La francesa Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europea, señaló que un liderazgo fuerte “es esencial en estos tiempos inciertos” y agradeció a Macron su “incansable dedicación”.

“Tu incansable dedicación será muy necesaria para atajar los desafíos que estamos enfrentando en Europa”, publicó Lagarde en Twitter.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, aplaudió la elección de Macron, muestra de que los franceses han elegido comprometerse “con una UE libre, fuerte y justa”.
“Gana la democracia. Gana Europa. Enhorabuena, Emmanuel Macron”, escribió Sánchez en la misma red social.

Las urnas dejan una Francia fracturada

El resultado electoral en Francia este domingo, más allá de una nueva victoria en apariencia holgada de Emmanuel Macron, pone en evidencia un país muy fracturado con una extrema derecha en niveles récord que compromete el margen de maniobra del presidente para aplicar su programa.
Con alrededor del 42 % de los votos, la candidata ultraderechista Marine Le Pen se queda muy por encima de la apabullante derrota que sufrió en 2017, cuando se tuvo que contentar con el 33.9 % y Macron se alzó de forma aplastante con la victoria con el 66.10 %.

Si a eso se suma un nivel de abstención inédito en más de medio siglo (en torno al 28 %, frente al 25,44 % en 2017) y sobre todo que en la primera vuelta los candidatos con propuestas radicales o populistas reunieron casi el 60 % de los sufragios, el cóctel aparece potencialmente explosivo.
Consciente de esos elementos, en su primera declaración tras su victoria, Macron reconoció que “el enfado” que ha llevado a muchos franceses a votar por la extrema derecha “debe encontrar una respuesta”, como también afirmó estar comprometido con los que votaron por él para evitar el triunfo de Marine Le Pen.

 

 

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.