PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Puerto Príncipe. Cientos de personas exigieron en Puerto Príncipe la renuncia del primer ministro de Haití, Ariel Henry, en una nueva marcha contra el Gobierno por su decisión de aumentar el precio de los combustibles.

“¿Quién es Ariel Henry para no exigir su salida?” y “Debe irse” eran algunos de los gritos que corearon los manifestantes, quienes aseguraron que no abandonarán las calles hasta conseguir la salida del poder del actual Ejecutivo.

También lanzaron consignas contra los policías que reprimieron la protesta con gases lacrimógenos.
Acompañados en su recorrido por una banda de música popular, los manifestantes denunciaron el alto costo de la vida y la inseguridad que complica aún más la vida de los más pobres.

Haití se enfrenta a una crisis sociopolítica, económica, de seguridad y sanitaria sin precedentes, marcada por una inflación galopante y una persistente escasez de combustible, agravada por un brote de cólera surgido en algunas de las barriadas más deprimidas del país más pobre del continente. Las manifestaciones se han multiplicado por todo Haití después de que Henry anunciara, por segunda vez en menos de un año, el aumento de los precios de los derivados del petróleo con el argumento de que así podrían estar disponibles en las estaciones de servicio.

Las actividades cotidianas en las principales vías del área metropolitana de Puerto Príncipe están prácticamente paralizadas. Muy pocos comercios e instituciones públicas y privadas han abierto sus puertas y el transporte público se limita a unas cuantas furgonetas, lo que obliga a las personas a caminar por calles repletas de basura.

Las escuelas, que deberían estar en su segundo día de curso, se mantuvieron cerradas este martes debido a la situación de inestabilidad. Nadie sabe cuándo se reanudarán las clases, mientras las autoridades educativas abogan por una reapertura gradual. Además, cada semana, los precios de los servicios y productos de primera necesidad suben en un país donde miles de personas necesitan ayuda alimentaria.
Haití corre el riesgo de sufrir una gran catástrofe si persiste la escasez de combustible. Ya las emisoras de radio, los hospitales, las instituciones bancarias y las empresas están reduciendo considerablemente sus servicios ante las dificultades para obtener carburante. Ayer, la terminal de Varreux y el almacén de petróleo de Wineco plantearon en sus cuentas de Twitter establecer “con carácter de urgencia” un corredor humanitario para permitir el suministro de combustible a hospitales y telecomunicaciones.

Brote de cólera mueve a Médicos Sin Fronteras

La crisis se ve agravada por el anuncio, el domingo pasado por parte de las autoridades sanitarias de un nuevo brote de cólera. Médicos Sin Fronteras abrió unidades de tratamiento del cólera para dar una respuesta urgente ante la aparición de casos confirmados de la enfermedad y la muerte de un niño de 3 años. En Puerto Príncipe hay diez camas en el barrio de Brooklyn y veinte camas en el centro de urgencias de MSF de Turgeau.

Posted in Internacionales
agency orquidea

Más contenido por Agencias