Sánchez afronta su investidura con los apoyos necesarios para ser reelegido

Compartir
Líder socialista español, Pedro Sánchez.

Madrid.- El líder socialista español, Pedro Sánchez, afronta mañana sábado el inicio del proceso de investidura para ser reelegido presidente del Gobierno con los apoyos necesarios para lograr el puesto en la segunda votación, prevista para el próximo martes.

Si finalmente es así, se pondrá fin a ocho meses de bloqueo político y dos convocatorias electorales en España, aunque los pactos alcanzados con algunos partidos, fundamentalmente con los independentistas catalanes de ERC, para conseguir mantenerse al frente del Ejecutivo auguran un camino complicado.

Sánchez tiene ya asegurados 167 votos a favor, frente a 164 en contra y 18 abstenciones de un Parlamento compuesto por 350 escaños, según los últimos compromisos anunciados hoy por el Partido Socialista (PSOE) con varios pequeños partidos.

El PSOE lleva varias semanas negociando con las formaciones regionalistas y nacionalistas para lograr apoyos a favor de Sánchez y su Gobierno previsto de coalición con la formación izquierdista Unidas Podemos (UP).

Los socialistas han logrado suficientes votos afirmativos o abstenciones para que Sánchez, actual presidente del Gobierno en funciones, sea refrendado en la segunda votación del martes, cuando basta con una mayoría simple.

En la primera votación, el próximo domingo, es necesaria una mayoría absoluta de 176 diputados sobre 350 que Sánchez no podrá reunir.

Por otra parte, la Ejecutiva Federal del PSOE dio luz verde hoy el acuerdo alcanzado con el partido independentista Izquierda Republicana de Cataluña (ERC), cuya abstención, aprobada este jueves, era la auténtica clave para que Pedro Sánchez siga al frente del Ejecutivo.

También se anunció hoy que el partido independentista vasco EH-Bildu se abstendrá en la votación, lo que supone cinco diputados más que no votarán contra Sánchez.

El Bloque Nacionalista Gallego (BNG) votará sí, según confirmaron a Efe fuentes de la formación.

DURAS CRÍTICAS POR EL ACUERDO CON ERC

Mientras tanto, el acuerdo entre socialistas y ERC sigue generando críticas extraordinariamente duras entre la oposición de derecha, que acusa a Sánchez de atentar contra la soberanía nacional y de ser un cómplice de los independentistas.

El pacto contempla la puesta en marcha de un espacio de negociación, que tiene que conformarse en 15 días desde la formación del Gobierno, y una mesa que podrá consensuar medidas que después los catalanes refrendarán o no mediante una consulta.

En ese sentido, el "número dos" del PSOE, José Luis Ábalos, aseguró hoy que esa consulta "no es un referéndum de autodeterminación" de esa región y recalcó que "no cabe nada fuera de la Constitución".

"No significa aceptarlo. Nuestra posición es hartamente conocida, no cabe nada fuera de la Constitución", dijo Ábalos, quien mostró su confianza en que la mesa bilateral entre el Gobierno español y el regional de Cataluña finalmente "tenga éxito" pese a que no se han zanjado los temas a abordar.

Desde el conservador Partido Popular (PP), su portavoz en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, instó hoy a la movilización ciudadana para denunciar un pacto que "certifica la ruptura (del PSOE) con el constitucionalismo".

"Hay que salir a defender al Estado constitucional y sus instituciones, que están peligro por primera vez de manera gravísima, la más grave en los últimos cuarenta años", dijo.

LA INHABILITACIÓN DE TORRA

Y en medio de este crispado escenario político, la Junta Electoral Central española (JEC) decidió este viernes la inhabilitación del presidente del Gobierno regional de Cataluña, el independentista Quim Torra, en respuesta a una sentencia judicial en ese sentido de diciembre pasado.

La JEC acordó retirar la credencial de diputado regional de Torra, lo que implica en la práctica su inhabilitación.

La decisión se produjo tras un recurso de varios partidos de la derecha española (PP, Ciudadanos y Vox), que habían solicitado a la JEC la inhabilitación inmediata del presidente catalán.

Torra fue condenado el pasado 19 de diciembre a un año y medio de inhabiltación por su negativa a cumplir las instrucciones del organismo sobre la neutralidad política de los edificios públicos durante una campaña electoral, al no retirar de las sedes del Gobierno regional catalán mensajes a favor los políticos secesionistas presos.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir