ESCUCHA ESTA NOTICIA

Agencias.- Un jurado de Nueva York declaró este jueves al expresidente estadounidense Donald Trump culpable de haber ocultado pagos a una estrella de cine porno, un terremoto para su campaña presidencial a cinco meses de las elecciones en las que busca recuperar la Casa Blanca.

El histórico primer juicio penal contra un expresidente de Estados Unidos terminó con Trump, de 77 años, hallado responsable de los 34 cargos por falsificación de documentos contables para esconder un pago destinado a silenciar a la exactriz de cine adulto Stormy Daniels.

El republicano, que fue dejado libre sin fianza tras la audiencia, podría ser condenado a cuatro años entre rejas por cada cargo, pero es más probable que reciba la libertad condicional.

Aun así, Trump no está impedido de continuar su batalla para desbancar al presidente Joe Biden en la revancha electoral, incluso en el improbable caso de que vaya a la cárcel.

Su abogado, Todd Blanche, dijo que su equipo estaba preparando una apelación «tan pronto» como les sea posible.

El propio Trump se mostró desafiante. «Soy un hombre muy inocente», dijo a los periodistas, al prometer que el «verdadero veredicto» lo darían los votantes el 5 de noviembre, el día de los comicios. Tachó el juicio de «amañado» y lo consideró una «vergüenza».

Este fallo pone a Estados Unidos en un territorio político inexplorado, a la espera de que el juez instructor Juan Merchan fije la sentencia el 11 de julio, días antes de la Convención Nacional Republicana en la que Trump recibirá la nominación formal del partido.

La campaña de Biden emitió un comunicado en el que señaló que el fallo contra Trump demuestra que «nadie está por encima de la ley» y que sería en las urnas donde se podrá «mantener a Donald Trump fuera del Despacho Oval».

A través de un comunicado, la Casa Blanca reaccionó diciendo que respeta el «Estado de derecho» y que no tiene «ningún comentario adicional».

La decisión del jurado

El jurado de 12 miembros deliberó durante más de 11 horas durante dos días luego de un juicio de cinco semanas que tuvo lugar en los tribunales de Manhattan.

Merchan, a quien el expresidente llamó «corrupto» a lo largo del juicio e incluso en la mañana del jueves, agradeció a los jurados por dar al caso «la atención que merecía»

La identidad de los 12 miembros del panel, siete hombres y cinco mujeres, se mantuvo en secreto para protegerlos de las tensiones políticas.

Poco antes de anunciar un veredicto, los jurados se retiraron de la sala para deliberar a puertas cerrada y pidieron revisar las declaraciones de los testigos clave del caso, el exjefe de un tabloide cercano a Trump, David Pecker, y el exabogado personal y hombre de confianza del expresidente, quien ahora es el acusador principal del caso, Michael Cohen.

Sus testimonios se refieren en particular a una reunión que mantuvieron con Trump en agosto de 2015 en la Torre Trump de Nueva York, donde habrían ideado un plan para evitar cualquier posible escándalo que afectara al futuro candidato a la Casa Blanca, incluso si implicaba pagar a cambio de silencio.

«Un día importante»

Trump fue declarado culpable de falsificar registros contables para reembolsar a Cohen un pago de 130,000 dólares a Daniels previo a las elecciones de 2016, con el que buscaba tapar un eventual escándalo sexual que pudo afectar gravemente su campaña.

Los fiscales expusieron con éxito que el encubrimiento ilegal del pago formaba parte de un delito más amplio para evitar que los votantes conocieran el comportamiento de Trump.

Cohen, que fue testigo clave para ello, calificó el veredicto como «un día importante para la rendición de cuentas y el estado de derecho».

Trump ha negado cualquier encuentro sexual con Daniels, pero no testificó en su propia defensa.

Campaña desde el banquillo

Trump, obligado a asistir a todas las audiencias, había utilizado sus comparecencias para difundir su afirmación de que el juicio es una estratagema demócrata para mantenerlo fuera de la campaña electoral.

Poco después de conocerse el veredicto, su campaña hizo un llamamiento para recaudar fondos, titulado «¡Soy un preso político!».

Keith Gaddie, analista político y profesor de la Universidad Cristiana de Texas, dijo que el impacto político de los impactantes acontecimientos aún está por determinar.

Además del proceso de Nueva York, Trump ha sido acusado en Washington y Georgia de conspiración para anular los resultados de las elecciones de 2020.

También enfrenta cargos en Florida por llevarse enormes cantidades de documentos clasificados tras abandonar la Casa Blanca.

Posted in Internacionales

Más de panorama

Más leídas de panorama

Las Más leídas