Matrimonio Infantil en RD: los hombres adultos (2 de 3)

Hablábamos en el artículo anterior sobre el estudio “Niñas Esposadas: Caracterización del matrimonio forzado de niñas y adolescentes en las provincias de Azua, Barahona, Pedernales, Elías Piña y San Juan” de la organización Plan Internacional República Dominicana. En la elaboración del estudio se entrevistaron hombres adultos para indagar sobre su decisión de casarse o unirse con niñas y adolescentes. El estudio revela que, para los hombres adultos, esta decisión no es trivial. Al contrario, es enteramente deliberada.

Un hombre expresó: “Tú sabes que los hombres somos egoístas. Nos gusta estrenar, es como el dicho ‘Escobita nueva barre bien”. Mientras que otro hombre manifestó que “un verdadero macho” es el que tiene varias mujeres y que “tiene bien a la mujer de su casa, pero también puede tener más de una… hasta 10 para darse gusto”. Las niñas y adolescentes son entonces un símbolo de estatus y poder en la construcción de sus masculinidades.

El estudio de Plan RD analiza que: “El 39% de los hombres encuestados que prefieren a las niñas y adolescentes lo hacen porque son más obedientes y se pueden dominar más fácilmente; el 24% porque tienen poca experiencia sexual; el 19% porque son más cariñosas, delicadas y sexy y un 9% porque pueden embarazarse a más temprana edad.” Entre los atributos que los hombres adultos buscan en una niña o adolescente se encuentran que sean reservadas (“de su casa”), que tengan pocas amigas, que sean eficientes en el desempeño de los oficios del hogar y que haya tenido pocos o ningún novio. Quizás no sea coincidencia que estas mismas características (aislamiento social y rol subordinado en la relación) sean las que faciliten la violencia contra mujeres y niñas en las relaciones.

Una de las estadísticas más preocupantes del estudio es que “el 36% de las niñas-adolescentes acceden a relaciones con hombres adultos a cambio de dinero, pagar cuentas u obsequio de regalos (celulares, recargas, ropas…)”. Esto preocupa porque indica que ellas están creciendo con una visión desconectada y utilitarista de sus cuerpos y de su sexualidad. Más preocupante aún es que hombres adultos estén fomentando la mercantilización de los cuerpos de niñas y adolescentes que se encuentran en una etapa formativa, lo que puede conllevar a que crezcan con esa visión a largo plazo.

Plan RD finaliza su estudio con un conjunto de recomendaciones para el abordaje del matrimonio infantil. En total son 33 recomendaciones en distintos ámbitos. Por ejemplo, a los medios de comunicación recomiendan que escriban artículos seriados sobre el tema; al sistema educativo que incorpore el tema del matrimonio infantil en las estrategias de educación sexual; y a las familias, les exhorta a que realicen actividades de formación con las niñas y adolescentes. De hecho, cuatro de las recomendaciones están enfocadas directamente en las niñas y adolescentes.

Resulta bastante extraño e incomprensible que el estudio no incluya ni una sola recomendación dirigida a los hombres adultos que se aprovechan de niñas y adolescentes. ¿Por qué tanta renuencia para responsabilizarlos?

Un hombre que está considerando unirse a una adolescente de 14 años no cambiará su conducta porque se lo digan estudios de ONGs bien intencionadas, ni mucho menos le hará caso a una especialista de género que escriba en un periódico. Pero sí pudiera escuchar a otros hombres que respete, cuyas masculinidades no sean machistas.

Para cada problema social donde los hombres sean los principales perpetradores (desde la explotación sexual de menores, hasta el matrimonio infantil), trabajar las masculinidades libres de violencia es fundamental. Esto conlleva una transformación social y de eso hablaremos en el próximo artículo.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.