Conmoción invade el colegio de Ángela

Compartir
Fachada del colegio Don Bosco, donde estudiaba la niña de seis años.

Los estudiantes y el cuerpo docente del colegio Don Bosco, en el Distrito Nacional, aún no salen del asombro ni del horror que les causó la noticia de que la niña Ángela Encarnación, de seis años, fue asesinada junto a sus hermanitos y su madre.

La pequeña, que estudiaba en el referido centro, fue encontrada muerta el pasado jueves en estado de descomposición junto a su progenitora, Reyna Isabel González y sus dos hermanos.

Consternados, devastados y destrozados fueron algunas de las palabras que la subdirectora docente del nivel primario del centro, América Daihana Antigua, pudo mencionar para expresar el sentir de los alumnos y de los maestros.

Antigua, quien conversó con elCaribe, manifestó que el Consejo Académico del colegio se reunió ayer para trazar las pautas con las que ayudarían a los niños y jóvenes del centro a superar el impacto del hecho.

Precisó que harán una intervención tanto en los alumnos en sí como en las familias de cada uno de ellos.

Califican el hecho como una barbarie

“Esta es una noticia nacional, una noticia muy lamentable para todos nosotros que ha consternado nuestros corazones, y que ha consternado también a muchos de sus compañeros”, lamentó con tristeza y conmoción.

Explicó que como centro educativo tienen un estamento o procedimiento establecido para poder tratar a los escolares frente a este tipo de situaciones.

“Eso es lo que nos toca, lo que Don Bosco desea; todo nos toca a todos y eso es parte de nuestro diario vivir. Haremos intervenciones con los niños, intervenciones con las familias, y con los del grado de la niña”, dijo. La señora, quien habló del caso como si se tratase de un hijo, contó que al momento de todos enterarse del hecho a través de los medios de comunicación, albergaban la esperanza de que todo fuese falso.

“Luego, cuando nos dimos cuenta de que podía ser una familia de nuestro centro educativo, albergábamos la esperanza de que no fuese esa familia. Me siento devastada, destrozada, como si me hubieran quitado algo de mí, para nosotros cada niño es importante, especial”, comenta. “Nosotros trabajamos mucho el ser, la humanidad, el amor, la fe; para nosotros esto ha sido una barbarie que también nos ayudará a tomar medidas e integrar más cosas a nuestro proceso de educación”, agregó.

Las actividades del colegio fueron normales

Las actividades habituales del colegio fueron normales ayer. Los niños se encontraban jugando y correteando en la cancha del centro en su hora de receso, a pesar de que el ambiente se sentía cargado por la tristeza y el dolor que sentían los profesores y algunos de los compañeros de la pequeña. Los maestros se rehusaron a ofrecer declaraciones a este medio, alegando que no estaban autorizados a ofrecer ningún tipo de información sobre el caso.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

  • Etiquetas
  • d5
Compartir