PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Es frecuente escuchar que la República Dominicana recibe turistas de todas partes del mundo, principalmente de aquellas naciones europeas como Ucrania, Rusia, Suiza, Polonia y Bélgica, así como de países norteamericanos como Estados Unidos.

Sin embargo, también visitan este lado de la isla viajeros provenientes de Colombia, no tan sólo para tomarse selfies y degustar la exquisita gastronomía local sino además para aprender la historia nacional.
Ayer elCaribe capturó el momento en que varias familias colombianas disfrutaron de un tour en la Zona Colonial que incluyó una primera visita a la Puerta de San Diego o de la Mar como históricamente se conoce en honor al infante Don Diego Colón.

Atractivos

Los visitantes ansiaban conocer esta entrada, que es la única de tres murallas que daban ingreso a la ciudad, ya que se ornamenta con detalles arquitectónicos platerescos, es decir, de estilo Isabel, Reyes Católicos y Príncipe Felipe.

En esta ruta, un guía turístico los acompañó y explicó la historia de este sitio de una forma precisa, pausada y educada, al tiempo que los orientaban durante el trayecto sobre la importancia de este monumento y del fundador de la patria dominicana Juan Pablo Duarte, cuya estatua fue levantada en ese espacio que tiene dentada una placa metálica con la siguiente información: “Plaza Patriótica Juan Pablo Duarte 1813-1876”.

Esta entrada se encuentra situada junto al Palacio Virreinal de Don Diego Colón o como popularmente se conoce “Alcázar de Colón”.

Son pocos los dominicanos que aún recuerdan que esta era la entrada principal a la Ciudad Colonial desde el Mar Caribe y data del año 1549, o sea, de 473 años.

El diseño de esta muralla lo hizo el arquitecto español del siglo XVI Rodrigo de Liendo.

Ese muro tiene más de cuatrocientos años de existencia y que se deterioró tras el paso de los años. No obstante, fue reconstruido luego de la construcción de la avenida del Puerto actual Francisco Alberto Caamaño Deñó.

Los europeos

Un grupo de extranjeros europeos también fue atraído por esta entrada que tiene blasonada el escudo de la ciudad de Santo Domingo, así como el del rey y el de la isla.

Los visitantes impresionados por el diseño que todavía se preserva se pararon para visualizar cada detalle y posteriormente retratarlos para la posteridad.

Esta era la primera entrada a la Ciudad Colonial.

Otros icónicos lugares en la Zona Colonial

La Organización Mundial del Turismo (OMT) otorgó hace un mes y 10 días un reconocimiento a la República Dominicana como el país número uno del mundo en la recuperación del turismo.
En la Zona Colonial hay incontables tesoros culturales que esperan ser visitados tanto por los turistas como por los locales. Muchos de estos corresponden a lugares, calles y árboles relacionados a la historia colonial propia de la isla.

Tal es el caso de Catedral Santa María de la Encarnación, el Monasterio de San Francisco conocido como Las Ruinas, la calle Las Damas y la Calle El Conde, así como la Ceiba, un árbol que utilizó Cristóbal Colón donde amarró sus carabelas supuestamente en el primer viaje que hizo el 5 de diciembre de 1492.

Posted in País
agency orquidea

Más contenido por Eliana Ledesma