El antiguo bulevar de la 27 de Febrero, cada día más deteriorado

Compartir
La otrora moderna instalación urbana está arrabalizada.
El otrora moderno Bulevar de la Avenida 27 de Febrero está abandonado, deteriorado, un “fósil urbano”, un espacio que no sirve para nada

Un bulevar que hace años no es bulevar... Sin nada que mueva al mejor recuerdo, la entonces moderna obra inaugurada a mediados del año 1997, y que fue diseñado sobre uno de los túneles de la avenida 27 de Febrero del Distrito Nacional, ha devenido en un arrabal.

Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, “el bulevar es una vía por lo general importante con amplias avenidas peatonales en sus laterales o en su centro. Su origen se sitúa en las vías que se colocaban alrededor de las fortalezas defensivas de las ciudades”.

En específico, el parque, diseñado por el arquitecto Dany Andrés de Jesús Pérez -según un informe dado a conocer en la ocasión por la gobernación del paseo urbano que era dirigida por el finado locutor y publicista Yaqui Núñez del Risco- se inauguró en el primer gobierno del presidente Leonel Fernández (1996-2000).

Su ruidosa inauguración se efectuó con la asistencia del presidente Fernández y Johnny Ventura, quien a la sazón era el síndico de Santo Domingo (cargo que ahora se le llama alcalde).

Para hacer realidad el bulevar con una extensión de 700 metros entre las avenidas Abraham Lincoln y Winston Churchill, el gobierno invirtió 68 millones de pesos.

Como parte del diseño del paseo urbano se instaló un sofisticado reloj (que ocupa un espacio que muchos calificaron de “gigante”), valorado en cinco millones de pesos. ¡Pero un reloj que solo dio la hora durante unos nueve o diez meses. Tras dañarse, nunca tuvo arreglo.

Tiempos pasados que se recuerdan con nostalgia

Cuando fue construido, el bulevar se convirtió en un centro de atracción, un parque en el que no solo se visitaba y permanecía, sino donde se podía compartir. Ahora algunos lo recuerdan con nostalgia, a decir de personas que vivieron la positiva época de lo que constituía una sana diversión.

Durante los primeros dos años del bulevar, de lunes a viernes, en horario comprendido entre las cuatro y nueve de la noche, mucha gente se agolpaba para disfrutar de su belleza.

Operaban pequeños restaurantes, con ventas de cervezas, refrescos, jugos, otras bebidas y gustosas comidas preparadas por experimentados chefs, sin que se conocieran quejas por parte de los parroquianos.

Jóvenes, niños y adultos mayores solían acomodarse en los que entonces eran modernos bancos. Bancos que acogían entre e tres y cuatro personas. Veían pasar los vehículos (autos, autobuses, motores, camionetas y bicicletas, cuyos conductores también refrescaban sus vistas viendo toda la belleza del atractivo espacio urbano).

Pero también se organizaban actividades recreativas en las que participaban artistas locales y extranjeros.

¡El otrora moderno bulevar de la Avenida 27 de Febrero, en pleno corazón del polígono Central, era un sano lugar para el disfrute de la familia capitalina!

Ya abandonado, ninguna administración municipal le ha dado mantenimiento, aunque en el pasado, el ministerio de Obras Públicas le brindaba algún cuidado.

Abandonada, y desaparecida la “gobernación” que en el pasado ejerció Yaqui Núñez, ha quedado sin dueño.

Quizás la nueva administración del Estado, encabezada por Luis Abinader, ordene la demolición total del viejo bulevar y lo agregue al tránsito vehicular. Quizás ayude a atenuar los constantes tapones que todos los días “fastidian” a la metrópolis de Santo Domingo, Ciudad Primada de América.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir