El toque de queda a mediodía presionó la compra de Reyes

Compartir
Por celebración del Año Nuevo y la compra de juguetes había basura en barrios.

La antesala del Día de Reyes encontró al país confinado y en medio de un toque de queda mucho más temprano que busca frenar los contagios de la COVID-19. Dicha situación provocó que los establecimientos de venta de juguetes estuvieran ayer abarrotados de personas en las primeras horas de la mañana.

Y es que debido a que el toque de queda inició a las 12:00 del mediodía, los capitaleños se abalanzaron temprano hacia las tiendas con el objetivo de poder obtener sus artículos, ya que estas trabajaron con un horario limitado.

Comercios como el Mundo del Juguete, Juguetón, así como establecimientos informales, estuvieron desde las 7:00 de la mañana hasta poco más de las 10:00 de la mañana con largas filas en las afueras de sus locales. Esto, porque casi todos comenzaron a cerrar sus puertas a las 10:30 de la mañana, según pudo apreciar elCaribe en un recorrido.

¿Qué dijo la gente?

Muchos pudieron llegar a tiempo y hacer sus compras como fue el caso de Yoselis Reyes, quien llegó a las 8:00 de la mañana al Mundo del Juguete, ubicado en la avenida John F. Kennedy, esquina Ortega y Gasset. Allí hizo una fila de dos horas para poder entrar al local.

“Hice una fila de dos horas para poder comprar par de cositas, pero los precios estaban por el cielo. Tuve que llegar a las ocho de la mañana porque con el toque de queda la gente tiene que andar corriendo porque nadie quiere caer preso en la calle. Nos afectó mucho esto porque uno quería tener su tiempo y tuvo que venir a hacer todo corriendo y a veces uno tiene que hacer su diligencia, buscar su dinero. El toque de queda me gusta porque la gente está tranquila y trancada en su casa, pero en verdad es un problema porque uno tiene que andar huyendo”, manifestó.

Cynthia Ureña fue otra cliente de esa misma tienda. Para poder comprar los juguetes de su hijo tuvo que fraccionar los días.
Acudió el sábado y regresó ayer nuevamente. “Yo siempre vengo temprano a mis cosas, pero lastimosamente por el toque de queda hay que hacer su diligencia temprano, que eso es lo que mucha gente no entiende porque si se organizan pueden”, expresó.

Pero no todos corrieron con la misma suerte de ellas. Rainieris Encarnación, quien se trasladó desde el sector Campechito, de Villa Mella, Santo Domingo Norte, encontró todas las tiendas cerradas desde las 10:00 de la mañana, según explicó a reporteros de este diario en el Mundo del Juguete del sector Los Prados.

“Si el toque de queda es a las doce, ¿por qué desde las diez media están cerrando? Se supone que por lo menos hasta las once y media deberían dejar que uno compre. Yo vengo desde Villa Mella del sector Campechito, cerca de la parada del Metro Mamá Tingó y yo venía a comprarle a mis sobrinos”, se quejó. Lo mismo le ocurrió a Cariela Mateo, quien salió de su hogar a las 9:00 de la mañana y no pudo llegar a tiempo.

Las calles estuvieron despejadas en la mañana

Aunque las tiendas estuvieron llenas de personas en la tradicional compra de juguetes, el tránsito no se vio trastornado en horas de la mañana, previo al inicio del toque de queda que inició a las 12:00 del mediodía. Las calles estuvieron despejadas y con un flujo ligero. Aparte de las tiendas y centros comerciales, que estuvieron fuertemente vigilados por miembros de la Policía Nacional y de las Fuerzas Armadas, otros establecimientos comerciales estuvieron cerrados. Los supermercados y mercados más pequeños madrugaron tanto el sábado como el domingo para poder hacer las ventas del día.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir