En FP y el PLD hay una batalla generacional por cargos

Compartir
La Fuerza del Pueblo
La Fuerza del Pueblo

El proceso de renovación del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y de la Fuerza del Pueblo (FP) se ha convertido en una guerra de generaciones en la que hay corrientes de los más jóvenes que están presionando para que los directivos de ambos partidos refresquen la imagen dando paso a nuevas figuras.

Pero en el PLD han encontrado una muralla con el control que tiene el expresidente Danilo Medina y en FP con la dirigencia del PTD.

En la Fuerza del Pueblo el problema rconsiste en la secretaría general, pues se da por hecho que Leonel Fernández seguirá como presidente de la organización. El conflicto radica en que el actual secretario general, Antonio Florián (Peñita), que estaría alegando que en virtud de los acuerdos con los antiguos integrantes del PLD, le correspondería continuar en el cargo.

Sin embargo, ya hay dirigentes que provienen del PLD que aspiran al cargo como el senador de San Cristóbal, Franklin Rodríguez y el miembro de la Dirección Central, César Fernández.

Ambos han empezado los contactos internos para promoverse al cargo y su principal discurso es la necesidad de que la organización coloque en sus principales cargos caras nuevas que envíen un mensaje de renovación al país. A lo interno de la FP ese discurso toma cada vez más cuerpo y genera apoyo. Hay quienes consideran que los 150 miembros del antiguo PTD que forman parte de la Dirección Central no sean sometidos a votación y ratificados en sus cargos incluso, hay propuestas para que se creen nuevos cargos como vicepresidencias para colocar figuras de gran experiencia política.

El Partido de los Trabajadores Dominicanos (PTD) hizo un acuerdo con el grupo renunciante del PLD encabezados por el expresidente en virtud del cual se convirtió en FP y participó en las pasadas elecciones logrando convertirse en partido mayoritario. La organización iniciará su primer Congreso en noviembre y concluirá en febrero, pero desde ya inició el proceso de discusión de la línea temática con 17 mesas de debate que se hace de manera virtual.

Otro tema que genera presión a ambos partidos es la participación de más mujeres en los organismos de decisión.

En el PLD la resistencia de la cúpula es aún más fuerte y los abanderados de la renovación además tienen que luchar contra el poder del expresidente Danilo Medina que hace todo para mantener controlada la organización colocando sus cuadros de manera estratégica.

Medina, el principal líder de la organización, luego de la derrota electoral que sufrió le partido en las pasadas elecciones, ha defendido la cúpula y recriminado las bases.

El exgobernante afirmó que el actual Comité Político ganó todas las elecciones desde el 2004 y que porque perdió las del 2020 “ya no sirve”.

Sin embargo, son cada vez los dirigentes medio y de la propia base los que abogan por una renovación en la organización y que se dé espacio a nuevas figuras.

En el PLD, dirigentes abogan por renovación.

Una de las razones de las quejas es que el control de Medina sobre la organización termine imponiendo sus cercanos colaboradores como ocurrió con las vacantes al Comité Político.

De hecho, el primer ruido en el PLD se generó con la creación de la Comisión Organizadora del Congreso donde se presentó a Jhonny Pujols, Juan Ariel Jiménez y Zoraima Cuello como representantes de la base lo que generó una avalancha de críticas que terminaron incomodando a Medina. Esos peledeístas fueron altos funcionarios del gobierno de Medina.

El PLD hizo su último congreso en el 2001 y desde entonces ningún miembro del Comité Político ha salido, solo por muerte y renuncia.

En el Congreso del 2014 para elegir los miembros del Comité Central la mayoría de los electos fueron funcionarios del gobierno encabezado por el presidente Danilo Medina.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

  • Etiquetas
  • d3
Compartir