Gobierno Abinader llega a primer año y encarrila promesas

El próximo lunes 16 de agosto, Luis Abinader cumple un año de haberse convertido en el presidente número 67 de la República.
En los primeros doce meses de gestión, el jefe de Estado ha ido poniendo cotejos a sus compromisos con la nación

El Gobierno del presidente Luis Abinader cumple este próximo lunes 16 de agosto su primer aniversario, tiempo en el cual el jefe de Estado número 67 de la República Dominicana ha ido dando los primeros pasos para encarrilar y dar cumplimiento a las promesas y compromisos asumidos con el pueblo dominicano antes y después de tomar posesión en el cargo.

Frente a los desafíos de tomar las riendas del país en circunstancias inéditas y sin precedentes en la historia nacional por la crisis sanitaria y económica que ha dejado como saldo la pandemia de la covid-19, en los casi doce meses de haberse estrenado la administración de Luis Abinader, la mayor atención y preocupación del gobernante ha estado en reactivar los sectores productivos, en generar empleos por las pérdidas que hubo durante el 2020, así como contener el virus y vacunar a la mayor parte de población contra la enfermedad, bajo un estado de emergencia y con toque de queda en todas las demarcaciones del país.

Sus promesas de campaña pasaron a un segundo plano por toda la situación, pero aun así, “el Presidente del cambio”, -como le han denominado sus seguidores- ha ido sentando bases para adelantar los proyectos con los que se ha comprometido y así comenzar los que marcarán su paso por la Presidencia de la República.

Desde eficientizar el Estado, acabar con la corrupción y la impunidad, nombrar un Ministerio Público independiente, tener personas sin afiliaciones políticas en los órganos extrapoder, generar empleos, atraer inversión extranjera, hacer profundas reformas, impulsar proyectos de desarrollo en alianzas público-privadas y mantener el crecimiento económico, son parte de los compromisos contraídos por Abinader, líder del Partido Revolucionario Moderno (PRM), a los cuales les ha ido poniendo cotejos en estos meses para sus ejecuciones en el corto, mediano y largo plazo.

Covid-19, vacunación, recuperación

El tema covid-19 no formaba parte del programa de Gobierno inicial de Abinader, pero la emergencia le tomó en la marcha y antes de asumir. Desde que tomó posesión en el cargo como presidente de la República, se enfocó en el rastreo de casos activos y en la atención hospitalaria. Meses después, se dio paso a la vacunación de la población dominicana, que a la fecha lidera entre los países de la región de América Latina y el Caribe. Esto se ha convertido en uno de sus mayores logros para la recuperación económica y la reapertura de los sectores en estos últimos meses del Gobierno, pero en consonancia con esto, el Poder Ejecutivo mantiene las acciones para la contención del virus Sars-Cov-2 y la atención de los pacientes que se encuentran hospitalizados a fin de reducir la mortalidad a causa de la enfermedad. En estos meses, ha habido algunos rebrotes que han provocado recrudecimiento de las medidas restrictivas, pero en la actualidad los casos positivos y las muertes mantienen tendencia a la baja.

La mayor apuesta del Gobierno en todo este proceso ha sido la inoculación del pueblo contra la covid-19 y hasta la fecha, se han aplicado en el país más de 10 millones de dosis de vacunas de diferentes marcas, de las cuales más de 5 millones corresponden a primeras dosis; 4 millones y un poco más a segundas y 463 mil 423 a terceras (las de refuerzo).

En paralelo con esto, el mandatario ha prestado total atención al sector turismo y las cifras y pronósticos en ese sentido son esperanzadores tras la recesión que se experimentó en la pandemia. En los primeros siete meses de este 2021, dos millones 470 mil 282 turistas ingresaron a la República Dominicana, cifras que de acuerdo a las autoridades del país superan las del 2020, año en que fue paralizado este importante motor de la economía nacional. La inauguración de hoteles e inicios de proyectos de esa naturaleza en puntos turísticos también ha sido el norte del jefe de Estado.

Órganos apartidistas

Desde antes de tomar el control del Poder Ejecutivo de la República Dominicana, Luis Abinader hizo suyo el discurso de que los órganos extrapoder, que debían ser conformados en los primeros meses de su gestión, tenían que estar compuestos por personas que no tuvieran afinidad con los partidos políticos y así ha sido hasta el momento.

Esto se ha llevado a la Junta Central Electoral (JCE), el Defensor del Pueblo y la Cámara de Cuentas, cuyos miembros fueron escogidos por el Senado de la República, además del Tribunal Constitucional (TC) y el Tribunal Superior Electoral (TSE), organismos que fueron integrados por jueces elegidos por el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), que preside Abinader.

Ministerio Público independiente

Nombrar un Ministerio Público independiente era una promesa de campaña del hoy primer mandatario y esto respondía a un pedido a gritos de la población. La designación de Miriam Germán Brito como procuradora general de la República y de Yenni Berenice como procuradora adjunta junto a Wilson Camacho también como procurador adjunto a cargo de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca), han dado en la diana con la sed de justicia de los dominicanos. Con los casos Pulpo, Coral, Medusa, han sometido a la acción de la justicia por diferentes cargos a personas vinculadas a la pasada administración y al expresidente de la República Danilo Medina, entre los que se encuentran hermanos del exgobernante. Además se han hecho investigaciones e inicado procesos de funcionarios de esta gestión, como el de la Lotería.

Alianzas público-privadas

Entre los planes del “Gobierno del Cambio” estaban contempladas las alianzas público-privadas en áreas como acueductos y presas, plantas de tratamiento, puertos, aeropuertos, carreteras, gestión comercial de servicios públicos, parqueos, además de poner en marcha un plan de inversión masiva en toda la franja fronteriza y desarrollar un plan de rescate de los centros públicos de salud a fin de dignificar los principales hospitales del país, remozando sus estructuras físicas y dotándolos de equipos de alta tecnología. En cada uno de esos puntos en estos meses, el mandatario ha comenzado o dejado iniciado proyectos importantes en ese sentido. Entre ellos destaca el inicio del Proyecto de Desarrollo Turístico de Pedernales, bajo el Fideicomiso Pro-Pedernales, el cual, dijo Abinader, marca el punto de partida del gran sueño del sur. En la primera etapa de este se invertirán más de US$1,000 millones. De igual forma lo ha sido en carreteras, el inicio de construcción de la extensión del Metro de Santo Domingo y el Teleférico. En proceso está la construcción de la verja perimetral entre esta nación y Haití, además de los parqueos en Santo Domingo y Santiago.

Reformas del Gobierno

Desde antes de tomar las riendas del país, Abinader dijo que quería ser recordado como un presidente reformador y durante este tiempo en el cargo ha impulsado cuatro reformas que forman parte de una agenda a corto, mediano y largo plazo que tienen en común acabar con problemas históricos. Todas ellas se encontraban presentes en su programa de gobierno.

Se trata de la reforma a la Ley 87-01 de Seguridad Social y al Código de Trabajo, que se concentra en el Pacto Social y para ello hay abierto un proceso de consulta; la reforma en el sector agua, consignada en el Pacto por el Agua, con alcance de 15 años; la reforma policial, que se trabaja en una comisión y la reforma fiscal, que contempla la Ley 1-12 de Estrategia Nacional de Desarrollo (END) y que ya tiene años de retraso.

Como parte de la reforma de seguridad ciudadana, se implementó un plan piloto en el sector de Cristo Rey que tuvo como fin principal recolectar las armas de fuego ilegales y el registro de motocicletas. Ya esta estrategia se extenderá a otros lugares. En lo que respecta al sector eléctrico, el Gobierno inició con la eliminación de la CDEEE y la unificación, en un solo consejo, de las Empresas Distribuidoras de Electricidad.

Continuidad de Estado y sus visitas a los pueblos

Dar continuidad de Estado ha sido uno de los cumplimientos de Abinader a lo largo de estos casi doce meses. A las obras, proyectos e iniciativas que estaban en carpeta o en proceso, este le ha dado curso. Desde las primeras semanas de su administración, el jefe de Estado puso en marcha una política propia de trasladarse a las diferentes provincias y demarcaciones del país para conocer las necesidades de las comunidades y, desde allí, dar a conocer las obras prioritarias que se construirán o serán terminadas en su gestión. Desde esos lugares, Abinader ha anunciado múltiples obras de infraestructura que el Gobierno, a través de distintas instituciones, ha iniciado y que desarrollará en los cuatro años para el cual fue escogido.

Transparencia y eficientización de Estado

Llevar transparencia y eficientizar el Estado era uno de los sueños y de las promesas de Abinader si llegaba al Gobierno. Lo primero que hizo para materializar esto cuando lo logró, fue comenzar el proceso de eliminación de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (OISOE) y el Fondo Patrimonial de las Empresas Reformadas (Fonper), además de fusionar el Consejo Estatal del Azúcar (CEA) con la Dirección General de Bienes Nacionales por considerar que con ellas había duplicidad de instituciones o porque algunas se prestaban para actos de corrupción. Concomitantemente con esto, estableció una política de recorte de gastos en un plan de austeridad, redujo nóminas y eliminó “nominillas” en las entidades a los fines de generar ahorros.

Auditorías y meta de 600 mil empleos en 4 años

Entre otros compromisos asumidos por el mandatario estaba la creación de 600 mil empleos en cuatro años, dando prioridad a los sectores productivos que generen empleos y divisas. En el sector turismo, se han generado cientos de empleos en estos meses, pero todavía no se ha llegado a la meta por el corto tiempo de la administración. El programa de gobierno del hoy jefe de Estado contenía la realización de auditorías en las escuelas y, para cumplir con ello, el Ministerio de Educación, el Ministerio de obras Públicas y otras instituciones han hecho levantamiento de planteles escolares a los fines de dar continuidad a algunas que estaban paralizadas por nudos legales, pero también para acondicionar otros que no fueron debidamente preparados o que estaban deteriorados.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.