PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Templos de diferentes denominaciones compuestos por inmigrantes haitianos ya suman más de 900

La iglesia dulce. Así bautizó el misionero estadounidense Cornelio Hegeman a esa comunidad cristiana compuesta por inmigrantes haitianos que cultivaban la caña en los bateyes de la República Dominicana y a la vez esparcían la semilla del evangelio.

Hegeman se refería al nacimiento de la Iglesia Cristiana Reformada, establecida formalmente en el país en 1981. Aunque hoy día es la denominación evangélica con más miembros haitianos de este lado de la isla, no fue la primera en instalarse. La iglesia bautista es pionera.

Con el tiempo, los templos evangélicos de diferentes denominaciones compuestos por inmigrantes haitianos se esparcieron por toda la República Dominicana. Se estima que existen en todo el territorio nacional más de 900 iglesias de haitianos o con ascendencia.

El número de congregaciones puede variar de la noche a la mañana, ya que es una feligresía en “constante movimiento”, explican líderes evangélicos consultados. Esto es atribuido a la informalidad que caracteriza a la mayoría y a las constantes deportaciones a su país ante la falta de documentación de muchos de sus miembros y guías espirituales.

Dado el aumento de este grupo étnico en el país con fe cristiana, importantes concilios evangélicos en la República Dominicana y de otras denominaciones, cuentan con pastoral haitiana para lograr una mejor integración y participación de esta comunidad.

“Hay una gran población que desde hace tiempo ha estado creciendo en todo el territorio nacional, sin embargo con la migración que tenemos de todos los sectores de Haití hacia acá, también hemos visto que las iglesias de haitianos también están en aumento en la República Dominicana”, observa Feliciano Lancen, presidente del Consejo Dominicano de Unidad Evangélica (Codue).

No obstante, uno de los principales desafíos de estas congregaciones es la informalidad. Lancen estima que de cada cien iglesias compuestas por inmigrantes haitianos o dominico-haitiano, 75% es informal y el 25 % ha logrado formalizarse.

Se refiere a aquellas iglesias que no están conforme a Ley No. 122-05 sobre Regulación y Fomento de las Asociaciones sin fines de lucro en la República Dominicana.

“Las iglesias haitianas tienen una característica, y es que a veces no tienen sus documentos al día, entonces la comunidad se dispersa. Te puedo decir que de 100 iglesias de ese tipo, puede haber 25 formalizadas y las otras son informales, no están en la ley 122-05” expresa.

Explica que actualmente dos de los concilios afiliados al Codue cuentan con cerca de 110 iglesias haitianas organizadas. En el 2015, el número de congregaciones registradas en la entidad era superior.
Para ese entonces, Fidel Lorenzo Merán, expresidente del Codue, sostenía que la entidad representa a 9,000 iglesias registradas a nivel nacional y de éstas, alrededor de 310 son haitianas.

Más de 900 iglesias

Gustavo Lendi tiene más de 15 años trabajando de cerca con las comunidades haitianas en la República Dominicana. Cuenta que a inicios de la pandemia se atrevió a realizar un levantamiento de la cantidad de templos haitianos en el país.

Aclara que se trató de una encuesta informal que se hizo con pocos recursos a través de la cual se buscaba acercarse a una estimación de cuántas iglesias compuestas por hermanos (término cristianos) haitianos hay en esta parte de la isla. El resultado es que existen cerca de 900 iglesias con estas características en el territorio nacional. Número que está en constante cambio.

“A pesar que Haití tiene el vudú, el haitiano es muy creyente. El inmigrante haitiano va mucho a la iglesia. Esas iglesias crecen rápido. Cuando una iglesia dominicana dura diez años para crecer, la iglesia haitiana crece en menos de un año. Todos los que trabajamos con los haitianos sabemos que es así”, afirma.
Agrega que “por las exclusiones sociales y las necesidades que pasan, se refugian en la iglesia como medio para clamar a Dios, pedir auxilio y pedir misericordia”.

Lendi es dominicano de origen haitiano y lidera un conglomerado de iglesias de la comunidad haitiana denominado Coalición de Iglesias Insulares. Asegura que la situación legal es el mayor desafío para ellos. “A veces hasta los mismos pastores no tienen documento legal”, sostiene en entrevista para elCaribe.

Otro reto identificado por el líder religioso es que la mayoría de estas congregaciones no tienen ninguna afiliación con denominaciones o instituciones formalizadas. La situación descrita sumada a la falta de recursos representa un obstáculo para que estas feligresías puedan construir sus templos declara el también obispo de la Iglesia de Hermanos Comunidad de Cristo.

De su lado, Lorenzo Mota King, director ejecutivo del Servicio Social de Iglesias Dominicanas, considera que el número de congregaciones evangélicas de origen haitiano en suelo dominicano supera las 900.

En su experiencia, vio formarse estos núcleos por miembros que en un principio formaron parte de congregaciones dominicanas, pero que muchas veces ante el desconocimiento del idioma español, una vez asisten una cantidad considerable de ellos, se les permite congregarse en sus propios templos, donde tienen libertad de realizar sus ceremonias en creole.

El también pastor de la Iglesia Cristiana de la Comunidad coinciden en que la falta de documentación es la mayor problemática que presentan estos grupos religiosos.

“Muchas de las iglesias étnicas han sido conformadas por personas que han llegado al país por diversas razones, entre ellas por razones de trabajo y han formado parte de las iglesias nacionales. Esas personas que forman esas iglesias han aplicado para regularizarse, incluso muchos han cumplido con los requisitos, pero la mayoría no lo ha logrado, quizás no tanto por diligencia de ellos, sino por a veces falta de un personal en los organismo del Estado para atender estos casos”, dice.

El Servicio Social de Iglesias Dominicana participa en los diálogos y mesas que tratan el tema de la migración haitiana y la situación de ciudadanos de ascendencia haitiana a los fines de que puedan adquirir un estatus regular si le corresponde.

De acuerdo con Mauro Vargas, presidente del concilio Iglesia de Dios, la feligresía haitiana en el país vive en constante movimiento dado a que sus miembros “se mueven donde hay trabajo. Uno de ellos puedo estar ahora mismo aquí en Villa Juana en una iglesia de nosotros, pero si en Bávaro o Romana hay una construcción y uno de los amigos de ellos lo contactó, se mueve” destaca.

Las constantes deportaciones también contribuyen con la desintegración de estas congregaciones y lacera el núcleo familia, dice. “Hay muchas de estas iglesias que desaparecen, porque cuando Migración se lleva al pastor y a líderes entre otros de la comunidad por lo general la iglesia se disgrega”, apunta.
El concilio Iglesia de Dios, cuenta con la Pastoral de la Comunidad Haitiana compuesta por 114 iglesias.

Iglesia Cristiana Reformada con 15 mil miembros

Cornelio Hegeman, destacado misionero y líder de la Iglesia Cristiana Reformada, en entrevista para elCaribe habló del crecimiento e inicios de esta congregación en el país y de la labor de acompañamiento con esta comunidad en la República Dominicana. Resalta que la Iglesia Cristiana Reformada se ha ido transformando como ha pasado con las iglesias de inmigrantes en el mundo. Actualmente cuenta con una feligresía de 15 mil miembros en la República Dominicana. Las mayorías de las iglesias cristianas reformadas ubicadas en las ciudades desarrollan sus cultos en español. No obstante no falta en muchas de estas un cántico o una lectura en creole. Mientras aquellas distribuidas en zonas rurales se realizan mayormente es creole.

Mayoría de templos están en las zonas marginadas

El grueso de las congregaciones evangélicas haitianas se encuentra ubicado en el Gran Santo Domingo, mayormente en barrios marginados. Sin embargo, algunas de congregaciones, también puedan estar en zonas más exclusivas circundantes a transitadas avenidas como la 27 de Febrero.
El concilio Asambleas de Dios tiene una pastoral haitiana, compuestas por 40 iglesias, una gran parte están en Santo Domingo, según su presidente Nérsido Borg. En tanto, conforme a lo expuesto por el obispo Flavio Rosario, de la Iglesia de la Profecía, la pastoral haitiana afiliada a esta entidad tiene de 25 a 30 congregaciones integradas por este grupo étnico, que agrupan a tres mil miembros.

Líderes religiosos

La iglesia es diversa, no se puede encasillar. La iglesia es la gente, no es la institución”
Cornelio Hegeman
Líder de Iglesia Cristiana Reformada
Somos promotores de la legalidad de inmigrantes; ahora si llegan a congregaciones, no podemos rechazarles”
Mauro Vargas
Presidente de Iglesia de Dios
Muchas iglesias étnicas han sido conformadas por personas que han llegado al país por razones de trabajo”
Lorenzo Mota King
Director del Servicio Social de Iglesias
Las iglesias haitianas tienen una característica, y es que a veces no tienen sus documentos al día”
Feliciano Lancen
Presidente del Codue

Posted in País
agency orquidea

Más contenido por Diana Rodríguez