La Cumbre Iberoamericana inicia con la cena de mandatarios

Soldeu, Andorra. Los mandatarios que asisten de manera presencial a la XXVII Cumbre Iberoamericana de Andorra inauguraron anoche el foro con la tradicional cena, antesala de la sesión plenaria que tendrá lugar en la jornada de hoy.
La ceremonia de bienvenida y la cena se celebraron en el complejo hotelero de la localidad de montaña de Soldeu, donde el lunes se detectó un brote de la covid-19 que ha afectado a diez trabajadores, que han sido aislados para evitar más contagios.

A pesar de este percance, la organización mantuvo la agenda prevista, por lo que no vio modificada la cena, en la que, además de los mandatarios, se invitó a un centenar de personas entre miembros de las delegaciones, empresarios y diferentes cargos institucionales y políticos, todos ellos protegidos con mascarilla.

El estreno formal de la cumbre contó con los jefes de Estado y de Gobierno de los cinco países -Andorra, España, Portugal, Guatemala y República Dominicana- que participan in situ, puesto que el resto intervendrá mañana, miércoles, en la sesión plenaria por videoconferencia.

El recibimiento corrió a cargo de la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, y el jefe del Gobierno andorrano, Xavier Espot.

Con ellos, estuvieron los dos copríncipes de Andorra, el arzobispo de la localidad de La Seu d’Urgell (Lleida), Joan Enric Vives, y Patrick Strzoda, en representación del otro jefe de Estado del país pirenaico, el presidente francés, Emmanuel Macron.

Ante ellos fueron desfilando el rey y el jefe del Gobierno español, Pedro Sánchez; el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, y su primer ministro, António Costa, así como los mandatarios de Guatemala, Alejandro Giammattei, y el de la República Dominicana, Luis Abinader.

Desde el vestíbulo del hotel, se desplazaron a un mirador para hacerse la foto de familia con los Pirineos nevados de fondo antes de la cena.

En el brindis, Felipe VI comenzó sus palabras con un “profundo y sentido” recuerdo para los fallecidos durante la pandemia, de los que casi un tercio son de América Latina.

El rey confió en que la cumbre pueda dar resultados “concretos y relevantes” con el fin de poner de relieve su “utilidad por sus beneficios reales” para los ciudadanos. “Compartimos principios, valores y una visión de futuro”, subrayó el monarca en su llamamiento al éxito del encuentro. También valoró la tarea desempeñada por Andorra como organizador, después de que la reunión estuviera prevista el pasado mes de noviembre y tuviera que aplazarse por la situación sanitaria.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.