Las Cañitas tiene un legado deportivo que trasciende

Boxeadores de la comunidad tras horas de entrenamiento.

En las diversas disciplinas que se practican existen destacados atletas que han sobresalido, alcanzando buenos lugares en torneos dentro y fuera del país

El deporte forma parte importante del diario vivir de los comunitarios de Las Cañitas, que posee una juventud tenaz que encuentra en la actividad física una oportunidad para crecer y cumplir sus sueños.

Con una población que se aproxima a los 29 mil habitantes, localizada al norte del Distrito Nacional, este barrio se ha convertido en uno de los referentes en las diversas categorías de juegos interbarriales de la zona, especialmente en basquetbol y béisbol.

Desde profesionales del boxeo que han ganado decenas de torneos internacionales, hasta aficionados del ajedrez que aprovechan para ejercitar su agilidad mental, son cientos los adolescentes de esta comunidad que ven en el deporte la oportunidad para desarrollarse y aportar al mejoramiento de la comunidad.

En Las Cañitas existen 47 organizaciones que intentan colaborar con el avance de los comunitarios desde diferentes ámbitos, como el deporte, el arte, la cultura, y el empoderamiento femenino.

Según cuenta el presidente del Club Deportivo y Cultural de Las Cañitas, Raúl Sánchez, los jóvenes buscan ocupar su espacio de ocio en estas actividades, “trabajamos en una primera iniciación al deporte, hacemos que jueguen un torneo y después llevamos a los chicos a competir a sectores de la sociedad donde se practique mucho, estamos llevando la inclusión”.

Sánchez dirige esta organización, que reúne a la mayoría de los deportistas de la comunidad, desde el 2007, y afirma que desde entonces “el interés por la actividad física fue creciendo entre los muchachos”. “Por suerte sabemos que más del 90% de los que están practicando algún deporte lo hace porque le apasiona, lo hacemos porque es la esencia de Las Cañitas: un barrio donde el deporte siempre es huésped de honor”.

Otro de los grupos que aportan al progreso del barrio es el Club de Boxeo José Gómez Díaz, dirigido por Luis Hernández, quien ha obtenido importantes posiciones en varios torneos internacionales como los Juegos Panamericanos de 1995 donde obtuvo el segundo lugar, o el Torneo Preolímpico Sudamericano Sub-23 de 1992 donde ganó oro.

“Con la motivación necesaria, que por lo general la reciben de nosotros y de la comunidad completa, la juventud del barrio está dispuesta a competir y dar lo mejor en los torneos que se realizan tanto aquí en la capital como en cualquier otro sitio”, aseguró.
Explicó que aunque no disponen de un espacio donde practicar béisbol, su ingenio y dedicación les ha llevado a improvisar un lugar.

El senséi Cocó, un ícono del karate

Uno de los deportistas más destacados de la comunidad es Santos Eusebio, conocido cariñosamente como el senséi Cocó, quien desde hace 39 años ha venido entrenando karate y ha participado en miles de competencias dentro y fuera del país, que le ha dado el honor de ser reconocido como un referente en esta disciplina.

Eusebio, calificado como uno de los mejores karatecas y entrenadores de todos los tiempos, se mantuvo en la selección desde 1981 hasta el año 2000, y obtuvo muchos logros cuando todavía el karate era una disciplina de exhibición en los grandes eventos y por eso no pudo acumular medallas que hoy lo harían inmortal de ese deporte. Le dio al país la primera medalla en campeonatos Centroamericanos, Panamericanos y Mundiales.

Su pasión por este deporte comenzó como un juego de niños, cuando su padre lo motivó a practicar, pero solo como herramienta de defensa para cuidar a sus hermanas. Sin embargo, Santos vio en el karate algo más que un simple deporte, lo consideró su vida, y hasta el día de hoy sigue entrenando y enseñando en su Club José Nicolás Casimiro toda la experiencia que ha adquirido a decenas de jóvenes.

“La vida no fue fácil para mí –recuerda Santos –. En un momento no tuve el apoyo de mis padres y casi dejo mis sueños caer. Pero salí adelante, porque sentía que valía la pena. Ahora lo compruebo, porque ver como los muchachos de aquí ganan en torneos y me agradecen todo lo que hago por ellos, me llena de mucha satisfacción. Vale mucho”.

Recuerda que para ser merecedor de más de 500 trofeos y medallas de primer lugar en enfrentamientos nacionales e internacionales tuvo que luchar muchas veces contra sí mismo. “Recuerdo que tuve que luchar más de 27 veces en un día para ganar el primer lugar en una competencia en Argentina, por mi mente pasó muchas veces rendirme, pero luego pensaba porqué había iniciado a luchar, y me motivaba mucho”.

Hojalateros

Asimismo, la comunidad cuenta con un grupo de hojalateros que fabrican a partir del material de hojalata una variedad de utensilios e instrumentos, como calderos, tapas, guayos, güiras, anafes y alcancías. Fabrican igualmente las herramientas básicas que utilizan panaderías y reposterías para moldear y hornear panes, bizcochos y otros derivados de la harina.

Sus mercancías tienen buena venta dentro y fuera del país, ya que en el caso de la güira que fabrican, instrumento básico de percusión en la música tropical, como el merengue, bachata y la salsa, es exportada a diferentes destinos de Estados Unidos.

“Aquí sí hemos crecido, lo que nos permite generar más empleo en el barrio, más oportunidad para los muchachos que tenían mucho tiempo libre y lo desperdiciaban. Esta es una producción útil”, cuenta Miguel Ángel Valera quien desde 25 años forma parte de un negocio familiar que solo se dedica a eso.

El presidente de la Junta de Vecinos Unidad y Cambio y del Consejo de Desarrollo Barrial, Luis Suliz, cuenta que todos los comunitarios procuran “unir sus esfuerzos por el bien común, proponiendo ideas, desarrollando proyectos, y aportando de alguna u otra forma a mejorar la situación de la comunidad, especialmente para el deporte”.

“Somos un barrio de gente con muchas ganas y entusiasmo, tenemos por dentro un espíritu de solidaridad que no todas las comunidades tienen. Se ve por todas partes”, aseguró.

Historia

Las Cañitas creció de los actuales barrios Simón Bolívar, 24 de Abril y parte de Capotillo, El Aljibe y La Zurza, en el lugar que ocupaban extensos cañaverales conocidos como la caña de Pipí.
Este barrio se extendía hacia el noreste y el noroeste a partir del vértice que formaba la unión de las avenidas Albert Thomas y Nicolás de Ovando, hasta la confluencia de los ríos Ozama e Isabela en su ribera oriental, punto llamado Los Tres Brazos en la ribera occidental. Era propiedad de Romeo Amable Trujillo Molina, hermano del dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina; de ahí la denominación popular de la caña de Pipí con que era conocido el sector durante los primeros años de la década de 1960.

El 20 de noviembre de 1961, tras la huida de los remanentes de la familia Trujillo empujados por la maniobra punitiva dirigida por el general Pedro Rafael Ramón Rodríguez Echavarría y la intervención indirecta de la flota naval de los Estados Unidos posicionada frente a la capital (incluyendo un portaviones) en apoyo a la continuación de Joaquín Balaguer en la presidencia, se inició el saqueo a escala nacional de muchas propiedades de los Trujillo.

Esta justa acción popular incluyó bienes muebles e inmuebles, además de ganado, aunque nadie se atrevió o se le ocurrió incursionar en las empresas; tal vez la gente ni sabía que negocios como La Manicera, Dominican Motors, Quisqueya Motors, la fábrica de clavos, Atlas Comercial, la fábrica de baterías, los ingenios, la corporación eléctrica, la procesadora de leche, La Chocolatera y muchos otros, eran de los Trujillo o sus allegados y adláteres.

Reacciones

He dedicado gran parte de mi vida a enseñar béisbol a muchos jóvenes, esa es la mayor satisfacción”
Elvin Marte,
entrenador de béisbol.
El esfuerzo siempre da su recompensa, eso trato de mostrarle a todos los que aprenden de mi historia”
Santos Eusebio,
Karateca profesional
Cada uno hace el esfuerzo para que los muchachos aprendar a invertir su tiempo en cosas positivas, como el deporte”
Raúl Álvarez,
Presidente de club deportivo
Como buen entrenador, lo que busco es que no solo se desarrollen ellos, sino que aporten a la comunidad”
Luis Hernández,
boxeador profesional.

 

Joven realiza sus prácticas de béisbol.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.