Luis Abinader, puesto a prueba en manejo de crisis

El presidente de la República, Luis Abinader, al tomar posesión de su cargo, hace hoy exactamente un año.
Ha tenido que gobernar bajo estado de emergencia y lidiar, en un año, con al menos seis crisis de distinta naturaleza e impacto

Si la capacidad de un presidente para dirigir un país se probara en las crisis, como al oro en el fuego, a Luis Abinader habría que evaluarlo por el manejo de un país en medio de múltiples aprietos, algunos nacionales, como la peste porcina africana que afecta al país, y otras de dimensión internacional, como la crisis sanitaria y económica generadas por la pandemia de la covid-19.
En síntesis, ha tenido seis grandes crisis: sanitaria, económica, alza de precios, crisis moral e institucional, la peste porcina africana y la agudización de los riesgos de las relaciones RD-Haití.
En su discurso de juramentación como presidente de la República hace un año, Abinader mostró que tenía conciencia plena del reto que asumía.

“No voy a engañar a nadie con palabras dulces, promesas huecas ni horizontes falsos porque, ni la altísima magistratura que hoy asumo ni la decencia me permitirían semejante irresponsabilidad, porque vivimos una de las horas más difíciles de nuestra historia para la que no contamos con precedentes ni disponemos de recetas probadas porque, sencillamente, no existen. Aun así, en este día solemne, ofrezco trabajo y diálogo ilimitado para, entre todos, salir adelante más fuertes, más unidos y cargados de esperanza”, expresó en ese momento.

Seis meses después, en su primera rendición de cuentas el 27 de febrero en la Asamblea Nacional, Abinader estaba más optimista. “Hoy, nos encontramos ante nuevos desafíos que nos ponen a prueba y nos exigen estar a la altura de este momento histórico. Y les aseguro que su presidente lo está. Hoy pueden tener la certeza todos ustedes de que la República Dominicana tiene un mejor gobierno, que además de imprimir un sello de transparencia y ética ha mejorado la eficiencia en la Administración pública”, apuntó.

Pero luego del 27 de febrero, Abinader ha tenido que enfrentar rebrotes de la covid-19, alza de los precios de la comida y los combustibles, desmonte de los programas de protección social, la profundización del colapso haitiano con el asesinato del presidente Jovenel Moise y el terremoto del pasado sábado que profundiza aún más la crisis de Haití.

1Crisis sanitaria. La covid-19 ha dejado 3 mil 980 muertos en un año y 5 meses del estado de emergencia, mientras los contagios superan 346 mil. El gobierno de Abinader enfrentó la crisis creando un gabinete de salud que dirige la vicepresidenta Raquel Peña. En un año ha tenido que lidiar con dos rebrotes que obligaron a endurecer las medidas restrictivas, al final de diciembre del 2020 y al término de mayo de este año, sin embargo, en ningún caso ha colapsado el sistema hospitalario.

La apuesta para combatir el virus ha sido la vacuna. El gobierno contrató a tiempo más de 30 millones de dosis a las farmacéuticas Pfizer, AstraZeneca y Sinovac en China, esta última permitió salvar la primera fase de la inoculación. Hasta ayer, casi 4 millones 500 mil personas han sido vacunadas con dos dosis. El toque de queda quedó sin efecto en el Distrito Nacional y La Altagracia; y donde permanece empieza a partir de las 11:00 de la noche con dos horas de libre tránsito. Sin embargo, el gobierno tiene retos que podrían generar rebrotes, como el regreso a las clases presenciales, la variante delta que tiene en jaque otros países y lograr que los desinteresados o antivacuna acudan a los centros para lograr la inmunización del 75 % de la población.
Un tema que agravó la crisis sanitaria fue la ocurrencia de muertes por venta de bebidas adulteradas. En el 2020 se reportaron 311 y en el 2021, al menos 152.

2Crisis económica. Por el impacto de la pandemia, el mundo registra una crisis económica que se contrajo, según el Banco Mundial, en más de un 5 %. En el país, en el 2020, por primera vez en 15 años, la economía dominicana se contrajo. Abinader hizo frente a esa realidad creando un gabinete económico y uno de turismo, ambos presididos por él e integrado por los funcionarios vinculados a esas áreas. La economía empezó a recuperarse en febrero de este año, según los datos del Banco Central, ese mes creció un 1.1 %. En julio de este año creció 13 % con relación al 2020 y 4.7 % comparado al mismo mes del 2019. Los renglones que registran crecimiento según el informe son la construcción, 42.2 %; zonas francas 31.7 %; manufactura local, 14.3 %; transporte y almacenamiento, 13.7 %; minería 11.4 % y comercio, 10.7 %. El turismo registró un crecimiento en junio, cuando ingresaron 462,536 turistas, aproximadamente un 80 % respecto a igual mes de 2019.

El endeudamiento, que en el último año pasó del 48 % del PIB al 72 % es el talón de Aquiles de Abinader en materia económica, así como una reforma fiscal que no ha podido presentar este año, pero el tema sigue latente. Incluso, en el presupuesto del 2021, el gobierno incluyó nuevos impuestos que tuvo que dejar sin efecto en menos de 48 horas por la ola de rechazos que generó esa medida.

3 Alza de precios. Desde los servicios como el salón de belleza o la barbería, hasta productos de la canasta básica como el pan y el pollo, han registrado alzas y la queja de la población ha sido permanente. En el pasado mes de mayo, el Banco Central reportó un aumento de precios en bienes y servicios de 10.8 % con relación al 2020. El reporte de su último informe indica que la inflación interanual ha comenzado a moderarse, al pasar de 10.48 % en mayo a 9.32 % en junio. La respuesta del gobierno ha sido activar los mercados populares del Inespre y mantener la producción agrícola, en tanto el Comité Nacional de Salarios aprobó un aumento al sueldo mínimo de 24 %. Los factores que han incidido en el alza de los precios no son locales, sino internacionales como el alza de materia prima y los fletes.
4Crisis moral e institucional. Antes de la llegada de la pandemia de la covid-19, el país, en medio de la campaña electoral, tenía entre los temas de debate la corrupción y la impunidad que muchos afirman impera en el país. Abinader asumió el país en medio de esa crisis institucional por la baja credibilidad en las instituciones y de órganos independientes como la Junta Central Electoral y la Cámara de Cuentas. La respuesta del mandatario a esa realidad fue promover la designación de personas sin militancia partidista como factor de independencia. En la Procuraduría nombró a la exjueza Miriam Germán. En el primer año han sido sometidos más de 20 exfuncionarios del pasado gobierno bajo acusación de corrupción. De hecho, cuando le toca hablar de logros, Abinader lo primero que resalta es la independencia del Ministerio Público y proclama el fin de la impunidad.

5Peste Porcina. En el mes de junio aparecieron los primeros cerdos muertos y el gobierno negó que se tratara de peste porcina africana, una enfermedad que apareció en el país en 1980. Sin embargo, luego el Departamento de Sanidad de Estados Unidos confirmó que se trata de la enfermedad y prohibió la entrada de esa carne procedente de la República Dominicana a su país y la FAO puso en alerta a toda la región. Como respuesta, el Gobierno contrató especialistas de la FAO, elimina los cerdos infectados, promueve su consumo y dijo que apoyará los productores para evitar la quiebra. El problema ha tenido efectos como la subida del precio del pollo y su escasez en el mercado por la demanda.

6Crisis haitiana. El tema más delicado para el país en política exterior es Haití por su condición de estado fallido y el nivel de conflictividad histórica. En la gestión de Abinader dos sucesos encienden las alertas, el asesinato del presidente Jovenel Moise y el terremto del sábado que profundiza la crisis humanitaria.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.