Sargento implicado en caso Coral: “Por favor no le dañen la vida a un joven”

El sargento Alejandro Montero Cruz, implicado en el caso Coral, afirmó, durante la medida de coerción, que no tiene ningún vínculo con los imputados en este proceso penal, y que lo han implicado porque es inquilino en apartamento propiedad de Adán Cáceres Silvestre, supuesto cabecilla de la red.

“Yo tengo casi tres años siendo inquilino de ese apartamento y nunca he tenido contacto con el señor Adán Cáceres de ninguna forma, en todo el proceso de alquiler todo mi contacto fue a través de la señora Onoris Soto quien está apoderada para el alquiler del inmueble”, manifestó.

Le dijo a la jueza Kenya Romero, quien conoce la vista, que no quiere ser arrastrado a un proceso de tanta sensibilidad pública, que ha hecho, dijo, que su familia, honor, dignidad, y negocios están totalmente por el piso.

“Por favor no le dañen la vida a un joven por simplemente ponerlo en este proceso”, dijo el sargento, acusado de porte ilegal de armas, que también manifestó que es padre de familia, una persona que trabaja mucho, honesto y honrado.

“Honorable, yo soy un joven que vengo de una familia con valores, con principios, donde nadie nunca he tenido ningún tipo de problemas con las autoridades, yo he sido una persona que trabaja mucho, soy honesto, soy honrado, soy amigo y soy padre de familia, yo no tengo ningún tipo de problemas en presentarme en cualquier tipo de actos que este proceso conlleve,”, manifestó Montero Cruz

“Soy una persona egresada de la Universidad Católica de Santo Domingo de la licenciatura de mercadotecnia, magna cum laude, y anterior a eso dure cuatro años estudiando ingeniera civil en la Universidad Católica Madre y Maestra”, dijo.

El imputado explicó que el pasado 24 de abril su apartamento fue allanado a pesar de que presentó a pesar de yo presentarles el contrato de alquiler y el poder que apoderaba a la señora Soto para alquilarle el inmueble.

“Para mí fue una sorpresa totalmente aterradora y una vergüenza con mis vecinos, al ver que en la puerta de mi hogar habían más de 15 policías con armas largas y un fiscal pidiendo que le abran la puerta que él tiene una orden de allanamiento en ese apartamento… a pesar de yo presentarles el contrato de alquiler y el poder que apoderaba a la señora a alquilarme el apartamento ellos procedieron con el allanamiento, privándome así de hacer cualquier tipo de llamadas, incluso a mi abogado, que entendí era la única persona que me podía arrojar algún tipo de claridad de que era lo que estaba sucediendo.

Su defensa indicó que no es testaferro y le solicitó a la jueza Romero que se le dicte libertad pura y simple o en su defecto, se le imponga una garantía económica por 300 mil pesos y presentación periódica.

También, pidió que se ordene la separación del proceso por tratarse de una imputación aislados de los demás imputados.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.