Sin saberlo hicieron historia en la aviación militar dominicana

Estas jóvenes militares son de las nueve mujeres que son pilotos dentro de la Fuerza Aérea. Danny Polanco
La primer teniente piloto Leidy Tapia y la mayor piloto Vanesa Peña, ambas de la Fuerza Aérea, con su entrega y pasión “llegan a donde otros no lo hacen”

Hicieron historia sin saberlo, cuando una mañana cotidiana se dispusieron a pilotear un helicóptero UH-1H, su herramienta de trabajo.

El 2 de mayo pasado fue el día donde la mayor piloto Vanesa Peña y la primer teniente piloto Leidy Tapia, ambas de la Fuerza Aérea de la República Dominicana, coincidieron para volar la aeronave ya que el método para escoger a los pilotos es aleatorio.

Las jóvenes militares no tenían idea de que haciendo su trabajo, una planificación presidencial, sería la primera vez en la historia de la aviación militar dominicana que un helicóptero era piloteado por dos mujeres.

Fue así cuando consagraron sus nombres en los más de 80 años de vida que tiene la Fuerza Aérea de la República Dominicana.

No pensó en ser piloto, sino mecánica de avión

La primer teniente piloto Leidy Tapia es una mujer de muchas primeras veces. La joven de 29 años es la primera fémina Capitán de Nave de Alas Rotatorias del Escuadrón de Rescate de la institución.

Y no solo eso, es la primera mujer designada como comandante del referido batallón, cargo que actualmente ocupa.

Su recorrido, lleno de sacrificios, inicia en el 2007 cuando ingresó a la Academia de la institución donde duró 4 años estudiando Licenciatura en Ciencias Aeronáuticas, pero su objetivo no era ser piloto sino mecánica de avión.

Sin embargo, cuando se dio cuenta de las misiones de rescate que se realizan en el Escuadrón de Rescate, le nació la voluntad para convertirse en piloto.

“Luego de que yo vi la misión de aquí, que son rescates a personas de bajos recursos, personas que están en inundaciones, entonces ahí y si quise pertenecer al escuadrón”, contó.

Luego, entró a la Escuela de Aviación, donde duró 4 años más estudiando e hizo la especialidad de piloto.

Para Tapia, cada deber cumplido en cada rescate se convierte en una satisfacción personal, su trabajo le apasiona pues de esta forma también ayuda a otras personas.

“A mí me encanta en lo particular, me gusta mucho. La que más me siento con una satisfacción personal, son las extracurriculares que son cuando aparecen esas misiones de rescates”, dijo.

En principio sentía dudas de poder llegar hasta el final, pero se lo propuso y lo consiguió.

Explicó que dentro de la milicia, no encontró tanta resistencia por ser mujer, a su entender, un hecho que quizás le ayudó es ser la última fémina en ingresar en el escuadrón, en total hay cuatro.

Empero, algo que calificó como difícil es que fuera del escuadrón el problema más grande es que las personas que no la conocen dudan de su capacidad.

La primer teniente exhortó a aquellas mujeres que se sienten inseguras de lograr alguna menta, sea dentro del mundo militar o civil, que deben de conocer sus limitaciones, pero deben de esforzarse, así como tampoco pueden permitir que otro determine su futuro.

“Yo siempre he dicho que nadie puede limitarte, nadie puede determinar hasta donde puedes llegar... y que siempre hay alguien que te está mirando”, dijo.

Su madre la motivó

La mayor Vanesa Peña, es la primera militar en su familia, no pensaba ser piloto.

Pero un día su madre le dijo que están reclutando mujeres en la Fuerza Aérea. De joven era el sueño de su progenitora, pero para ese entonces, no había una apertura para las mujeres en el mundo militar.

Peña, quien actualmente es comándate de un cuartel general en la Base Área de San Isidro, ya cuanta con 12 años de experiencia. Ingresó a la academia en 2003, y salió en la tercera promoción.

A Peña le pasó algo similar a su compañera, al cuatro año de la academia debía elegir entre mantenimiento de aeronave, infantería o aviación.

En principio quería estar en infantería, pero luego de pensarlo prefirió ser piloto, que le llamó más la atención.

Muchas personas le decían a la hoy oficial superior que no duraría ni dos días dentro de la milicia, pero eso la motivó mucho más para demostrar que era capaz de eso y mucho más: pilotear un helicóptero.

El proceso no fue fácil, pero ha logrado llegar hasta altos opuestos dentro de su carrera, a la que definió como interesante.

“Uno tiene que hacer lo que le gusta”, expresó.

Motivó a las mujeres a no escuchar comentarios negativos y enfocarse.

“Si tienen un objetivo en la vida que traten de alcanzarlo, que no importa lo que digan los demás, porque yo si escuché muchos comentarios negativos, pero no les presté atención, si me hubiera llevado de eso realmente yo no lo hubiera intentando”, recalcó Peña.

Dice que es emocionante dar asistencia en las misiones de rescate cuando muchas de esas personas no tienen esperanzas.

Opiniones

No importa lo que digan los demás, porque yo si escuché muchos comentarios negativos, pero no les presté atención” .
Vanesa Peña
Mayor piloto
Yo siempre he dicho que nadie puede limitarte, nadie puede determinar hasta donde puedes llegar”.
Leidy Tapia
Primer teniente piloto

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.