Tragedia y violencia enlutaron a Santiago durante el 2020

Compartir
La explosión en la planta de gas de Licey al Medio cobró el mayor número de vidas en una tragedia de este tipo.
La explosión en una envasadora de gas se cobró la vida de once personas, incluidos varios niños

Tragedias y hechos de violencia enlutaron la provincia de Santiago durante el año 2020, que inició con la muerte de la niña Yaneisi Rodríguez, violada y asesinada por un primo y un vecino; las once víctimas mortales causadas por una fuga en la envasadora Coopegas en Licey al Medio y el misterioso asesinato del exteniente de la Policía Fernando de los Santos, alias La Soga.

El día tres de enero de este año, familiares reportaron la desaparición de Yainesi, quien residía junto a su madre y dos hermanitas de siete y ocho años de edad en la comunidad Las Charcas, perteneciente al municipio de Sabana Iglesia. El hecho de sangre se produjo luego de que su madre, Yaneris Rodríguez, la envió a un colmado en horas de la noche y un primo, también menor de edad la interceptó. El cuerpo fue hallado en un basurero cinco días después de una intensa búsqueda. Por el hecho guardan prisión los dos autores del crimen, mientras que las otras dos hijas permanecen en manos del Consejo Nacional de la Niñez (Conani) al demostrar que ni la madre ni el padre fueron lo suficientemente protectores de la integridad de las menores.
Otro hecho que conmocionó a la sociedad santiaguense ocurrió el día tres de junio en la comunidad de Gurabo. Se trató del asesinato del exteniente policial Fernando de los Santos (La Soga), quien fue expulsado del cuerpo del orden, las autoridades le atribuían la muerte por sicariato de al menos 34 personas, algunas vinculadas al bajo mundo. La Soga tenía 49 años de edad y fue asesinado de varios impactos por desconocidos cuando regresaba a su casa en la carretera que comunica a Camp David. Aunque desde entonces han sido investigadas varias personas, todas ha sido liberadas y el caso prácticamente se ha estancado.

Caso Coopegas y feminicidios

El día tres de octubre de este año, la fuga en la envasadora Coopegas ubicada en la carretera La Peña que comunica Licey al Medio con Tamboril, dejó un total de 10 personas muertas incluyendo varios niños. Otros dos menores sobrevivieron a la se considera la peor tragedia que de esa magnitud se registrara en la República Dominicana y que volvió a desatar cuestionamientos sobre el peligroso manejo en estas estaciones de combustibles.

Entre las víctimas mortales figuran la pareja de esposos Griselda Padilla y Juan Francisco Santos, sus hijos Crismely Santos Padilla, de 12 años, y Grisel Padilla, de 15, y de su nieto Braylin de Jesús Ulloa Santos, de apenas diez meses de nacido. El menor era hijo de Grisel y Samuel Ulloa. Este último falleció 14 días después de ocurrida la tragedia.

Los otros fallecidos fueron la pareja de esposos compuesta por Nilson Reyes y Juana Bisonó, su yerna Yulisa Ortiz y el bombero Juan Francisco Trinidad. El equipo de abogados de la familia que residía en la comunidad Los Acevedo de Licey al Medio anunció recientemente que interpuso una demanda civil contra la cooperativa que administra la envasadora Coopegas.

La violencia machista no se detuvo durante el 2020 y de un solo feminicidio registrado en el 2019, en este año ocurrieron cuatro.

Naikauly de la Rosa, de 19 años, falleció tras permanecer varios días ingresada en el hospital José María Cabral y Báez por los golpes propinados por su pareja. También murieron a manos de sus parejas Jazmín Lugo en el sector Pekín, Marianny Minier Peralta de 21 años, ocurrido en el municipio Villa Bisonó (Navarrete) y Yolanny Rodríguez, asesinada a su salida del parque de zona franca Víctor Espaillat Mera.
En dos de estos casos, sus verdugos posteriormente se suicidaron y en otras siguen prófugos de las autoridades.
Sin embargo, el Ministerio Público solo establece hasta el momento dos feminicidios registrados durante el año 2020 en la provincia de Santiago.

Gripe aviar

En materia avícola, durante los primeros meses de este año, la muerte de miles de gallinas ponedoras en comunidades del Cibao, puso en una situación difícil a los productores avícolas. A inicios de año, los representantes del sector dieron la voz de alerta y mostró su precoupación por la reapariciónde la enfermedad conocida como como la gripe aviar.

Las asociaciones que agrupan a los avivultores estimaron las pérdidas en aproximadamente 400 millones de pesos. Tan solo entre los meses de enero y febrero. La situación, que obligó al sacrificio de miles de gallinas, fue causada por las enfermedades conocidas como Newcastle e influenza.

El entonces ministro de Agricultua, Osmar Benítez, prometió en más de una ocasión ayudar con apoyo logístico y técnicos al sector. Ante la situación de incertidumbre presentada, el funcionario denunció que algunos productores se han desviaron del programa de vacunación de las aves que recomendaban las autoridades, lo que ha provocó el resurgir de la enfermedad, cuestionamientos que fueron rechazados.

Decenas de familias perdieron pertenencias

La fuga de agua durante los trabajos de perforación en el tanque en la comunidad de Cienfuegos, del distrito municipal Santiago Oeste y las constantes roturas de tuberías en el sector Bella Vista al suroeste del municipio y que dejaron decenas de viviendas destruidas, fueron también parte de los hechos sucedidos durante este año. Las familias afectadas en el caso ocurrido a finales de mayo, perdieron todos sus ajuares con la crecida de las aguas soltada del tanque del acueducto que días después fue inaugurado por la Corporación de Acueducto y Alcantarillado de Santiago (Coraasan). En Cienfuegos se estima al menos 120 casas que requirieron de intervención o algún tipo de ayuda. En Bella Vista no han tenido la misma suerte y los afectados acudieron a los tribunales para demandar la entidad acuífera.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir