“Admiro a la gente orgullosa de su origen campesino”

    Compartir

    La cita estaba pautada para las nueve de la mañana. Nuestra protagonista, Melba Segura de Grullón, cruzó el umbral de la puerta de su oficina de la Fundación Sur Futuro, cinco minutos antes de lo previsto. Una vez allí, percibimos el amor que siente por su familia a través de una variedad de portarretratos esparcidos por doquier, además de su apego a la naturaleza con las plantas que complementan los adornos del lugar. Con voz suave dio los buenos días, y nos invitó a pasar a su despacho.

    Al iniciar la entrevista, una suave música instrumental armonizó el ambiente y de inmediato Melba comienza a narrar los episodios que más han marcado su vida. Muy orgullosa, habla de sus días en su pueblo natal, Padre Las Casas, y expresa: “Mi mayor satisfacción es cuando veo a una persona y me dice que es de tal sección o paraje remoto del Sur; amo a esa gente que saca a flote su orgullo y su dignidad de ser campesina y lo demuestra con gallardía, esa es mi mayor satisfacción. Nunca cambiaría mi origen por nada del mundo, me siento orgullosa de él”.

    Por eso, en sus memorias no faltan los días de la infancia en su pueblo, cuando tejía los sueños de niña que con trabajo y dedicación se convertirían en las realidades de la mujer del presente y del futuro.

    1. Mis padres
    Vengo de una familia muy revolucionaria. Mi padre, Bernardo Segura, es una persona muy especial, de quien me siento muy orgullosa, creo que es uno de los pocos revolucionarios que quedan. Él me motivó a leer buenos libros y a luchar por mis ideales; y mi madre, Petra Castillo, es el timón que nos impulsó a mí y a mis hermanos a seguir hacia delante en la vida, a estudiar y progresar”.

    2. Mi niñez
    Nací en Padre Las Casas, mis días de niña fueron muy felices. Uno de los grandes recuerdos que tengo fueron las vacaciones en la finca cafetalera de mi padre; a pesar de ser muchas las alegrías, esa etapa de mi vida estuvo marcada con una mezcla de miedo e incertidumbre, ya que podía estar jugando en los cafetales y de repente llegaban una cantidad de guardias persiguiendo a mi padre, por oponerse al régimen trujillista”.

    3. Mi viaje a Puerto Rico
    Viajar a la Isla del Encanto fue un cambio que me marcó, yo vengo de una familia muy larga y unida. Aunque era una adolescente, veía la vida un poco diferente, fue muy duro, de repente llegar a otro lugar, eso te cambia, pero yo siempre veo los cambios para bien, aunque estos muchas veces son duros. Había una ventaja, era una época distinta, allá cuando decías que eras dominicano eras respetado, querido y admirado, nos veían como los más trabajadores. Siempre he dicho que tengo dos países que amar, en Puerto Rico nunca me sentí como una extranjera”.

    4. Mis estudios universitarios
    Estudié Ciencias Sociales en la Universidad de Río Piedras, en San Juan, Puerto Rico. Fue una época difícil, ya que tenía que trabajar y estudiar”. Hoy día respeto y admiro mucho a las personas que luchan por hacerse de una profesión, en especial a las mujeres; pese a las vicisitudes que viven a diario, se esfuerzan por echar para adelante y cumplir sus sueños y alcanzar sus objetivos”.

    5. Amo los libros
    Desde pequeña sentí amor por la lectura, siempre leía los muñequitos, donde quiera que voy llevo libros conmigo, soy una devoradora de ellos, siempre tengo dos o tres abiertos a la vez, por eso nunca me aburro porque continuamente me acompañan. Tengo en mi casa montones de libros, no me gusta prestarlos ni regalarlos, en eso me considero tacaña –sonríe-”.

    6. Mi primer trabajo
    En la década de los 70 residía en Puerto Rico, allí obtuve mi primer empleo, en una telefónica. En ese tiempo los teléfonos eran de clavijas, era un poco difícil, pero para mí era una maravilla. Trabajar es la ilusión de todo joven. Luego pasé a laborar en el consulado dominicano en esa isla, allí trabajé a favor de los dominicanos presos en las cárceles de esa nación”.

    7. Mi esposo
    Mi esposo es la varita mágica del “Ada Madrina” en todos estos sueños locos míos, él me ha ayudado a convertirlos en realidad. Alejandro E. Grullón E., es mi amigo, mi compañero de más de dos décadas, es la persona que yo más respeto y admiro en este país, como dominicano, empresario y como persona, y por ser buena gente. Alejandro tiene como estandarte el respeto y amor desinteresado por los demás, él le ha brindado ayuda a muchas personas sin tener que hacerlo público, él es mi mayor orgullo”.

    8. Mi mayor logro
    Diría que el mejor regalo que Dios me ha dado ha sido el nacimiento de mi hija Alexandra. Ya hace 13 años de ese hermoso acontecimiento, al verla me siento contenta y feliz. Siempre digo que yo me porté bien y por ello el Señor me premió, tuve mi hija a mis 43 años, a esa edad uno ve la vida diferente, aunque siempre estuve convencida de que Papá Dios me daría una hija, siempre la quise niña, eternamente le doy gracias al Señor por ella y por todo en mi vida”.

    9. Los hermanos
    De padre y madre, somos tres hermanos -dos varones y yo-, de ellos conservo muy gratos recuerdos (de padre somos 12). Mi hermano Antonio era el más pequeño, a pesar de llevarle cuatro años de edad era como un hijo para mí. Hace cuatro años de su partida, y aún se me hace difícil hablar de él. (Al recordarlo las lágrimas se asoman a sus ojos y recorren sus mejillas, su voz se corta y aflora la nostalgia…)”.

    10. Un gran regalo
    Un regalo especial es haber aceptado a Jesús como mi único salvador, demostrando mi amor por Él, mediante mi total entrega a los más necesitados. Soy una fiel y devota católica, le pido siempre que sea mi guía para poder continuar brindando ayuda a quienes más lo necesitan desde el trabajo que desempeño, no solo yo, sino todo el equipo de la fundación, y me siga abriendo puertas con personas e instituciones que colaboran con esta noble causa”. l

    Para ella el éxito se obtiene trabajando

    “Soy una mujer de mucha fe, siempre he logrado mis sueños,  le pongo mucho empeño a mis anhelos, tengo la confianza plena que cuando quiero conseguir un propósito lo obtengo. Desde pequeña me decía a mí misma que saldría de mi pueblo y triunfaría, es por eso que nunca jugué a la lotería, siempre apostaba a estudiar y a convertir mis sueños en realidades”. Otra gran satisfacción de Melba Segura de Grullón es arribar al cumpleaños número 10 de la Fundación Sur Futuro, entidad que preside y que promueve el desarrollo y bienestar social de las empobrecidas comunidades sureñas. 

    Mantente informado

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias mas importantes de la actualidad.

    Compartir