“Los colegios son muy permisivos”

    Compartir

    Es precisamente la vigilancia por lo que aboga la Federación de Padres de Niños en Colegios Privados y Escuelas Públicas para evitar que se siga propagando en los colegios el “juego de la asfixia”.El presidente de Fedepadres, Juan Ávila, se quejó de la limitada vigilancia que, en comparación con las escuelas, mantienen los centros educativos privados frente a sus estudiantes y, a su vez, hizo un llamado al personal de los colegios a aumentar la atención y así evitar que los alumnos practiquen juegos que pongan en peligro su integridad física.

    “Los colegios son muy permisivos. No dan esa vigilancia que se dan en las escuelas… Pedimos más vigilancia para nuestros estudiantes, sobre todo en horas de recreo, porque es en ese tiempo que los jóvenes se dedican a esta tarea (actividades lúdicas peligrosas)”, manifestó Ávila.

    Asimismo aseguró que el “juego de la asfixia”, en el que los adolescentes se autoinducen un desmayo ahorcándose para provocar un estado de euforia, está sucediendo “a nivel nacional, pero en los colegios ponen una cortina de humo a los casos que pasan”.

    “En el Este me llaman a cada rato, en el centro de Santiago y en la capital ni se diga”, dijo el presidente de la federación al referirse a esos reportes del también conocido “choking game”. Detalló que el “juego” se ha registrado en Hato Mayor, El Seibo y que “ya está cogiendo para Higüey”.

    “Hemos recibido muchos reportes. Llamamos la atención a colegios privados para que pongan más vigilancia en el área de recreo”, reiteró. Ese aviso de atención Ávila también lo extendió a los padres y de manera especial a psicólogos y orientadores de colegios.

    El Ministerio de Educación explicó que actualmente realiza una exploración de los casos que están sucediendo, “de manera que se pueda hacer una valoración objetiva y ofrecer la atención e intervención que se amerite según el caso” para posteriormente “elaborar una ruta crítica para desarrollar las acciones preventivas de lugar”.

    Este juego mortal puede causar adicción y dejar graves daños neurológicos permanentes. En el peor de los casos puede provocar la muerte del adolescente. 

    Mantente informado!

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias más importantes de la actualidad.

    Compartir