Montecristi espera turismo sostenible

    Montecristi es una provincia de amplia riqueza ecológica y cultural que vive constantemente a la espera de turistas nacionales y extranjeros. En esta provincia existe una especie de consenso entre los sectores que confluyen respecto a que el objetivo principal de cualquier estrategia debe enfocarse a desarrollar su potencial turístico y presentar todo lo que existe.

    Los montecristeños no aspiran a tener enormes edificaciones turísticas como existen en otros puntos del país, pero sí tienen interés en que sus riquezas se exploten de manera sana y de que lleguen inversiones. “Aquí tenemos de todo para el visitante y queremos que todo lo que se realiza favorezca lo que tenemos y no lo destruya. Nos gusta que la gente observe a Montecristi tal como es”, plantea Soraya Rodríguez, vocal del Clúster Turístico de Montecristi, en una conversación con elCaribe y CDN en las cercanías del Morro, uno de los  lugares insignias de esta provincia.

    Fundado en 1533, Montecristi tiene entre sus ofertas todo tipo de manglares. Hay blancos, grises y rojos, lo que permite hacer una ruta ecológica interesante cuando el visitante se lo propone. Los manglares son especies de bosques de plantas leñosas que se desarrollan en lagunas, riberas y en costas tropicales protegidas del oleaje. Debido a su ubicación costera siempre están en contacto con cuerpos de agua de origen marino, o en combinación con el agua que llega a través de escorrentías o por la desembocadura de los ríos.

    Según el Clúster Turístico de Montecristi, esta demarcación posee el 40% de los mangles que existen a nivel nacional. Otro atractivo que existe es el de las embarcaciones hundidas en la época de Cristóbal Colón, algunas de ellas cercanas a las costas, idóneas para los amantes del  snorkel o el buceo. “Hay embarcaciones a 90 pies, adecuadas para buzos profesionales y corales de diferentes formas, entre ellos los cuernos de alce, cabeza de cerebro y otros totalmente vírgenes. Todo eso son riquezas que podemos ofertar y ayudar a nuestra economía”,  sostiene Soraya Rodríguez.

    Pesca en dos vías

    La provincia ofrece también la posibilidad de involucrarse en la pesca comercial y deportiva. La actividad que se reealiza a través de atarraya y de buceo, aporta cerca del 20% a la economía de Montecristi, calcula el deportista acuático  Pedro Almonte. “Hay muchas familias que viven de esto, que hacen de la pesca su sustento hogareño”, asegura.

    Para el turista que desea permanecer unos días en estas tierras, situadas en la región Noroeste, no hay muchos lugares donde alojarse, por lo menos al nivel que se requiere y para una persona que no está dispuesta a acudir a cualquier sitio.

    “Es ahí  cuando surge el dilema de querer visitarnos, pero no existen alternativas similares a otros polos para dormir y disfrutar tu estadía a plenitud”, sostiene José Guerrero, un vendedor ambulante  de frutas. Una de las escasas opciones es el hotel Boutique El Morro, único establecimiento de ese tipo en la provincia, según asegura Laura García Petit, gerente general del establecimiento.

    El Morro cuenta con 12 habitaciones y con otras comodidades para un negocio de ese tipo. Este tipo de hotel es lo que se conoce como “bed and breakfast” (cama y desayuno), es decir, que eso es lo que incluye. Si el visitante decide almorzar y cenar en él, existen las condiciones y el personal que posibilitan eso.

    “La idea es dar a conocer a Montecristi, es decir, que la gente pueda venir, alojarse aquí y salir de aventura y a conocer nuestra cultura”, sostiene García Petit. El Clúster Turístico ha definido una línea clara sobre lo que quiere, los testimonios recogidos en distintos estamentos indican que de la población de Montecristi todos son importantes para que “la cosa” avance. Se está capacitando a los empresarios, agrónomos, médicos, hoteleros, restaurantes, a los pescadores, a la gente ligada a la cultura y a los “motoconchistas”, entre otros, sobre la importancia de que aporten a la consecución de un turismo sostenible, que aporte a la economía y posicione bien esta provincia.

    A esa tarea se han sumado, incluso, personas que no son de Montecristi, pero que por alguna razón llegaron a estas tierras. Una de ellas es Dahyana Franco, una pasante de la Universidad Iberoamericana (Unibe), que se encuentra realizando su pasantía en el hotel El Morro.

    Entre otras ocupaciones, Dahyana está inmersa en la preparación de una serie de guías escritas de los principales atractivos históricos y culturales y sobre la gastronomía montecristeña, donde el famoso “chivo liniero” tiene una mención especial.

    Gente que conoce del tema

    Soraya Rodríguez
    Vocal Clúster turístico Montecristi
    “No queremos un turismo de grandes infraestructuras, porque eso dañaría nuestro ecosistema. Queremos un turismo que sea sostenible, que mire la naturaleza y la cuide. Aspiramos a dejar todo como está, con un estilo natural, porque mientras más conservamos la naturaleza más garanrías tenemos de contar con visitantes por mucho tiempo”.

    Laura García Petit
    Gerente general Hotel el Morro
    “A esta provincia le  falta desarrollar lo que tenemos. Esto no es solo un trabajo de un hotel, sino de todo Montecristi. Nosotros apoyamos la comunidad comprando a las empresas y productores locales todo lo que aquí se consume. Además hacemos un aporte a la comunidad a través de los 21 empleados que poseemos”.

    Mantente informado!

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias más importantes de la actualidad.