PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Panamá es más que un destino para ir de compras

Si piensas tomar unas vacaciones en estos días, una decisión acertada sería visitar este encantador país, donde se mezcla la belleza natural con la arquitectónica.

Si piensas tomar unas vacaciones en estos días, una decisión acertada sería visitar este encantador país, donde se mezcla la belleza natural con la arquitectónica.En un viaje realizado a esta ciudad, invitados por Copa Airlines y la cadena Decameron, a nombre de sus hoteles Royal y Hard Rock Hotel Panamá Megapolis,  descubrimos que Panamá cuenta con tres  grandes ciudades en una, entre ellas: “Panamá la Vieja”, que es el nombre dado a las ruinas de la primera ciudad española, fundada el 15 de agosto de 1519 por Pedrarias Dávila en la costa del Pacífico americano. Estas ruinas adquirieron un interés histórico tan importante que en el  2003 la Unesco las designó Patrimonio Mundial Cultural.

Otra de las ciudades es el “Casco Antiguo”, construida con una amplia muralla de piedras para la protección de los ataques piratas. A lo largo de este lugar se aprecian edificaciones de carácter religioso, civil y militar, entre ellas: el edificio de la Presidencia de la República, la Iglesia  San José, la cual posee un altar elaborado en oro,  la Iglesia San Felipe de Neri,  que es la más antigua de Panamá, el Arco Chato, el Teatro Nacional y el Paseo Esteban Huerta, conocido como Las Bóvedas.

La tercera gran ciudad es  “La Panamá Moderna”, la cual posee imponentes edificios, con prósperos negocios que van desde centros bancarios internacionales, hoteles, grandes centros comerciales y fabulosas tiendas por departamentos. Aquí se levanta la “Cinta Costera”, un proyecto para embellecer la bahía de la ciudad y ofrecer a las personas zonas de recreo, lo que sumará más atractivos a los turistas que deciden visitarla.

En esta moderna ciudad está ubicado uno de los lugares más fascinantes de esta nación, considerado por muchos panameños como su principal joya: el “Canal de Panamá”, una gran obra de ingeniería que une a dos grandes océanos con una longitud  aproximada de  80 kilómetros entre el Atlántico y Pacífico.

Entre el sol, playas y volcanes

Si lo que deseas es disfrutar de sol y playa, tus deseos serán órdenes en este país, ya que en lo que a islas y a playas se refiere, Panamá no se queda atrás. Cuenta con costas en el Pacífico y en el mar Caribe. Además,  posee el archipiélago de San Blas, en la costa atlántica del país, compuesto por unas 40 islas.

En esta nación centroamericana el turista también podrá visitar el volcán Barú, cuya cúspide marca el punto más alto del país, con una altura de 3 mil 475 metros sobre el nivel del mar. Está considerado el más grande de cuantos  existen al sur de América Central y ostenta la categoría de “Estratovolcán”, lo cual significa que es un volcán crónico de gran altura, compuesto por múltiples capas de lava endurecidas. Desde su cima se puede observar el océano Pacífico y el mar Caribe.

Los Carnavales de Panamá,  también denominados fiestas del Rey Momo es el evento anual más esperado por todos los panameños. Su popularidad es comparada con otros  muy reconocidos a nivel de Latinoamérica, tanto en participación popular, alegría, así como en sus esplendorosos disfraces y alegorías folklóricas y populares. Recientemente, celebraron  los 102 años de a celebrar esta fiesta que identifica a este encantador país.

Si decides visitar este país,  es más que  seguro que quedarás fascinado con sus encantos.

En este país se respira la cultura indígena

Panamá posee siete poblaciones  indígenas,  la mayor parte son originarios de este país y habitan en territorios reservados, localizados en todo el territorio panameño. En esas reservas comarcales ejercen sus formas ancestrales de gobierno, mantienen vivas sus tradiciones, sus creencias, sus formas de expresión cultural.

Los indígenas panameños son expertos artesanos que producen hermosas piezas de madera talladas, miniaturas en semilla, cestas, máscaras, bolsos tejidos con fibra vegetal y coloridas vestimentas. Se les puede visitar en sus poblados habituales a orillas del mar, en las altas montañas o en las entrañas de la jungla tropical, pero si no dispones de tiempo y facilidades, en las cercanías de la ciudad capital y de algunas poblaciones del interior del país existen poblados en los que viven, en entornos muy similares a los de sus territorios.

Posted in Sin categoría
agency orquidea