Registro

cerrar
Sexo
¿Eres suscriptor del periódico El Caribe?

Registro

cerrar

¡Gracias por registrarte!

En breve recibirás un correo de confirmación en la dirección que indicaste en el formulario de registro.

Ingresar

cerrar

Debes estar registrado en nuestro sitio web para ver este contenido. ¡Es completamente gratis! Para registrarte haz click aquí

El Caribe

Familia

El importante rol de ser papá

-

Los padres que han logrado vencer la tradición de ser simple proveedor, comparten el gozo de crianza de los hijos y hablan de “una nueva visión en la convivencia familiar”

El vínculo afectivo entre  padre e hijo es vital para que el pequeño desarrolle una autoestima sana.
El vínculo afectivo entre padre e hijo es vital para que el pequeño desarrolle una autoestima sana. (Fuente Externa)

Es probable que mucha gente no haya entendido el papel que significa ser “papá”. En estos momentos existen muchas familias llamadas monoparentales, las cuales están dirigidas solo por uno de los progenitores. La función e importancia presente y futura de la figura del padre en el hogar se mantiene aún después de este haber fallecido.

Honor a quien honor merece es una frase que se ha repetido siempre. La Biblia sostiene en  del versículo 12,  del capítulo 20, del libro de Éxodo, lo siguiente: “Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días sean prolongados en la tierra que el Señor tu Dios te da”. Si partimos de este principio vemos que hay equidad e igualdad en cuanto a la importancia o necesidad de reconocer, valorar y cuidar al padre tanto como a la madre.

En nuestro país, el mes de julio es dedicado a los padres, ocasión propicia para traer una reflexión de cómo estamos llevando nuestra relación con nuestro progenitor, quien, conjuntamente con mamá, tuvo la absoluta facultad, otorgada por la propia  naturaleza, de traer al mundo la persona que eres tú o soy yo.

Es cierto que en la República Dominicana es elevado el índice de “paternidad irresponsable”. Son muchos los que tienen que ser obligados por la justicia a asumir su responsabilidad como tales. Pero, también son muchos los que asumen el doble papel de papá y mamá, dedicándose a asumir todo lo que implica la formación emocional e integral, así como la manutención absoluta de los hijos. En la actualidad vemos, cómo padres jóvenes están en las salas de espera con sus niños, solos en los restaurantes; y les notas su respuesta afectiva con sólo verles el rostro.

Es probable que pasen semanas y meses, y ya tú adulto, envuelto en tus propias problemáticas te descuides y no sepas sobre la importancia y necesidad que éste tiene de tu presencia física y emocional para su vida. Es probable que no te hayas detenido ni siquiera a pensar todo lo que le dejas y todo lo que necesita él de ti, a veces, estando ya en el ocaso de su vida.

Honrémosle

No importa la circunstancia a través de la cual una persona haya tenido que vivir la experiencia de perder definitivamente  a su padre; ésta, sin importar edad deja un vacío; sobre todo, cuestionamientos de si hemos sido o no verdaderos hijos. Es propicia la ocasión, ya que el domingo 28 de este mes, en nuestro país, se celebra el Día del Padre, para reconocer el papel que ellos desempeñan en nuestras vidas. En estos momentos, entre las cosas buenas que tenemos y que se han logrado incorporar a las familias es una mayor integración de estos en actividades como: llevar los niños al médico, cuidar ellos cuando sale mamá, entre otras cosas.

La figura paterna desempeña un papel definitivo en la vida de un individuo. Tanto es así, que las reglas impuestas por él, aun cuando no está, mamá suele decir: “Tú sabes que eso a tu papá no le gusta”, “tu papá no está aquí, tengo que consultarlo con él”, “espera que tu papá llegue”. Y, aún después de no existir físicamente, en nuestras vidas permanece viva la imagen de este.

Todos aquellos que tienen la oportunidad de tenerlo presente, aprovéchenla; para darle todo aquello que muchas veces ellos no piden, como: un abrazo, un te quiero, una expresión como: “Tú si me has enseñado”, “Te agradezco...”, etc. Recuerda que culturalmente se enseña que “los hombres no lloran”. Pero papá, no solo llora, sino necesita que tú le recuerdes que le amas.
En mi propia experiencia personal, fui amiga de mi papá, quien falleció en diciembre del 1999. Y, de verdad, nunca lo recuerdo como muerto, porque lo que tengo de él son los recuerdos de empatía, camaradería y amor que hubo entre ambos. Para mí, un papá es una figura que permanece, aun muerto, en forma viva, ocupando su espacio de forma tal que sus principios convicciones permanecen firmes en mí como si su presencia física aun estuviera con nosotros.

Tiempo de calidad

Para los que son papás, también es propicio el momento para revisar si se está dando o no como debería tu relación como padre, y buscar qué falta y qué está en tus manos para un desarrollo sano y equilibrado de la personalidad de tus hijos.  En ocasiones, hay familias en las cuales la mujer tiene la facultad de aportar mayor provisión económica que el cónyuge. Que esto no sirva para acorralarte y mutilar tu papel de autoridad paterna dentro del hogar. El ejemplo demostrado con hechos y no con palabras de lo que es el amor, la responsabilidad y el respeto deben ser la base y piedra angular en tu rol dentro de tu hogar.

La mayor recompensa

Hay otro principio bíblico que dice que hay más gozo en dar que recibir. Por tanto, dar en sentido general lo mejor de ti es un regalo para ti mismo. Papá, quien, a veces, ha hecho todo para formarte, alimentarte y darte una carrera universitaria, muchas veces dejando de tener cosas para sí mismo y pagarte un semestre o un libro, no tiene paga.  Dale a éste amor, respeto, gratitud. Y, no creas que, con mandarle una manutención o hacerle regalos, estés llenando esa necesidad de ti que él siente. Por ello, quiero decirte que aproveches los días que faltan de reconocimiento al padre para darle tal vez lo que nunca le has dado y buscar como hijo lo que nunca has pedido. Y, sobre todo, dejar ya de buscar fallas de si tu papá fue o no el mejor padre; y, entender que quizás no dio más porque nadie da lo que nunca ha tenido. Feliz día del padre, a los que ya lo son. Y, para los que no, denle reconocimiento al mismo.

Satisfacción
Ser padre, sin importar la edad que se tenga, es una experiencia única que permite darle al mundo, a través de un hijo, lo mejor de sí mismo.


Noticias relacionadas



ADEMÁS EN GENTE




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente


Compartir por Correo Electrónico

cerrar