El Caribe

Consejos

Sindicatos

-

Cuando un grupo de trabajadores se asocia para defender sus intereses ante patronos, estamos frente a un sindicato.

Los sindicatos aparecen en el siglo XIX con discursos como éste: “Somos personas dignas y padres de familia. Merecemos salarios más altos y mejores condiciones. Intimidemos al patrón para lograrlo. De lo contrario, nos vamos a huelga y le paramos la fábrica”.

Y con esta elocuencia ganaron muchos adeptos y se volvieron poderosos. Tanto así que algunos empleados dejaron de trabajar de verdad para ser únicamente sindicalistas. Y hasta recibieron ayudas del Gobierno.

Estos extrabajadores no sólo comenzaron a manejar un buen dinerito, sino que se hicieron famosos en los medios. Y el asunto les fue gustando. Entonces, terminaron por convertir al sindicato en su propia empresa y a los trabajadores en la excusa para recibir más ayuda solidaria y  conservar su poder.

Comenzaron, incluso, a ser avasallantes y hostiles, ya no sólo en contra del injusto patrón, sino en contra de aquellos trabajadores que  prefiriesen aceptar un salario más bajo con tal de tener un empleo.

Lo insólito de todo esto es que este poder lo adquirieron sin generar riqueza alguna, en detrimento de los que sí la producían: los empresarios, que terminaban cerrando o instalándose en otra parte, y los propios trabajadores.

En los Estados Unidos, por ejemplo, el más famoso sindicalista del carbón se convirtió a la larga en el mejor vendedor de petróleo. Porque encareció tanto el carbón con sus exigencias salariales y las tantas huelgas que organizaba, que la gente comenzó a sustituirlo por petróleo y las minas quebraron.

Algo similar ocurrió en la industria automotriz. Gracias a las conquistas de su sindicato, General Motors no pudo competir con Toyota y terminó despidiendo a cientos de miles de empleados.

Cuando esos miles de obreros y mineros regresaban cabizbajos a sus casas, ninguno encontró allí al antiguo compañero y solidario sindicalista para darles trabajo o pagarles sus facturas.

No es de extrañar que hoy en día los sindicatos estén tan desprestigiados que hasta se habla de la nula necesidad de su existencia.


Noticias relacionadas

  • Mercado del amor

    Después de su segundo divorcio, un profesor de Stanford comienza a utilizar portales de Internet para conseguir pareja. Economista al fin, se pone a analizar cómo los principios del mercado se aplican también a la búsqueda amorosa.Constató,…

  • “Por el bien de los demás”

    En la Europa de hoy (y en otros lugares), el mensaje intelectual de moda se parece cada día más al pensamiento marxista. De forma más sutil, se nos vende lo mismo: necesitamos la seguridad de un Estado grande y protector, que guíe nuestros pasos.̷

  • Impuesto único

    El impuesto plano o “flat tax” es una tasa única y baja, que se aplica a todo el mundo por igual sin importar la actividad que realice. Los muy pobres no pagan porque se calcula a partir de un mínimo exento.Un sistema de impuesto…

  • Belleza y dinero

    Cuando se trata de encontrar pareja, los más bellos llevan la delantera. Y es que se pasa mucho tiempo con esa persona, así que es normal que se prefiera a alguien que sea “cómodo de ver”.Puede que “lo externo” no sea lo más…

  • Liberales y moral

    Los liberales se caracterizan por defender la libertad individual: la gente debe ser libre para tomar sus decisiones, y hacerse responsable de sus consecuencias. Mientras no mate ni robe, la forma en que viva es “su cuento”. Y este cuento deberíaR



ADEMÁS EN PANORAMA

  • La explotación minera (2 de 2)

    En varias oportunidades me he referido en esta columna y en la red al sabio consejo dado por el presidente de Ecuador, Rafael Correa, en ocasión de su visita al país, cuando al referirse a la cuestionada actividad minera local, dijo enfáticamente:̷

  • Improvisación

    Los jazzistas asombran cuando improvisan y logran los músicos exquisita coordinación al tocar. Su don “repentista” consagró a grandes figuras dominicanas: Juan Antonio Alix, Paco Escribano, Freddy Beras Goico, Yaqui Núñez del Risco, entre…

  • Agua, ayer y hoy

    A diferencia de su madre, mi joven hija nunca ha “cargado agua”, al nacer dentro del sector social privilegiado con el líquido permanentemente dentro de la vivienda, gracias a la inefable bomba-cisterna individual. Yo estoy entre las generacionesR

  • Aplicabilidad del Index

    En su discurso de toma de posesión, el presidente Danilo Medina se comprometió a entregar lo mejor de sí mismo para viabilizar el bienestar del pueblo dominicano, con ello concretizar el sueño compartido por todos, alcanzar la mayor grandeza para̷




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente


Compartir por Correo Electrónico

cerrar