El Caribe

Consejos

Sindicatos

-

Cuando un grupo de trabajadores se asocia para defender sus intereses ante patronos, estamos frente a un sindicato.

Los sindicatos aparecen en el siglo XIX con discursos como éste: “Somos personas dignas y padres de familia. Merecemos salarios más altos y mejores condiciones. Intimidemos al patrón para lograrlo. De lo contrario, nos vamos a huelga y le paramos la fábrica”.

Y con esta elocuencia ganaron muchos adeptos y se volvieron poderosos. Tanto así que algunos empleados dejaron de trabajar de verdad para ser únicamente sindicalistas. Y hasta recibieron ayudas del Gobierno.

Estos extrabajadores no sólo comenzaron a manejar un buen dinerito, sino que se hicieron famosos en los medios. Y el asunto les fue gustando. Entonces, terminaron por convertir al sindicato en su propia empresa y a los trabajadores en la excusa para recibir más ayuda solidaria y  conservar su poder.

Comenzaron, incluso, a ser avasallantes y hostiles, ya no sólo en contra del injusto patrón, sino en contra de aquellos trabajadores que  prefiriesen aceptar un salario más bajo con tal de tener un empleo.

Lo insólito de todo esto es que este poder lo adquirieron sin generar riqueza alguna, en detrimento de los que sí la producían: los empresarios, que terminaban cerrando o instalándose en otra parte, y los propios trabajadores.

En los Estados Unidos, por ejemplo, el más famoso sindicalista del carbón se convirtió a la larga en el mejor vendedor de petróleo. Porque encareció tanto el carbón con sus exigencias salariales y las tantas huelgas que organizaba, que la gente comenzó a sustituirlo por petróleo y las minas quebraron.

Algo similar ocurrió en la industria automotriz. Gracias a las conquistas de su sindicato, General Motors no pudo competir con Toyota y terminó despidiendo a cientos de miles de empleados.

Cuando esos miles de obreros y mineros regresaban cabizbajos a sus casas, ninguno encontró allí al antiguo compañero y solidario sindicalista para darles trabajo o pagarles sus facturas.

No es de extrañar que hoy en día los sindicatos estén tan desprestigiados que hasta se habla de la nula necesidad de su existencia.


Noticias relacionadas

  • Gastar por gastar

    Una de las peculiaridades de nuestra época es que los gobiernos entienden que “gastando” se combaten las crisis y se crean empleos y riqueza.

  • Malthus, el odioso

    Thomas Malthus fue un influyente clérigo anglicano. En 1798 advirtió que la población estaba condenada a la miseria, porque crecía mucho más rápido que la producción de alimentos.Propugnaba por la castidad para controlar la natalidad…

  • Entre iguales

    A lgunas abuelas suelen decir: “la gente se casa con su igual”. Y los nietos se ríen de tan anticuado planteamiento. Pero resulta que muchos economistas están de acuerdo. Y utilizan el término, bastante raro por cierto, de “apareamiento selectivo

  • Prejuicios

    Albert Einstein decía que era más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio. Y es que, ya sea por falta de información o porque tenemos ideas preconcebidas, actuamos constantemente bajo la influencia de ciertas creencias.

  • Liberales y moral

    Los liberales se caracterizan por defender la libertad individual: la gente debe ser libre para tomar sus decisiones, y hacerse responsable de sus consecuencias. Mientras no mate ni robe, la forma en que viva es “su cuento”. Y este cuento deberíaR



ADEMÁS EN PANORAMA

  • Mártir cultural

    Aunque la comparación pueda resultar contraproducente o desproporcionada, y quizás lo sea en alguna medida, lo cierto es que con todo y la amenaza de la delincuencia y del crimen organizado, en este lado del mundo vivimos todavía en un virtual…

  • ¡Ve más lejos!

    Desde que se pone el sol hasta que dormitan las estrellas, la cuidadosa mirada del Altísimo sobre ti no reposa. Dios te colocó en su corazón, tus debilidades son su reto, tus fortalezas, su honra. A su lado nuestras perspectivas leudan…

  • Estimular empresas de alta productividad

    La apuesta por el desarrollo no es sólo por el crecimiento o sólo por la distribución de la riqueza generada. Es por ambas cosas simultáneamente. Y aunque una parte significativa de la responsabilidad directa del esfuerzo distributivo recae sobre̷

  • La Iglesia, el Estado y la economía (II de IV)

    Al analizar el papel del Estado en la economía, Juan XXIII escribió que uno de sus deberes ineludibles es intervenir a tiempo a fin de contribuir a producir bienes materiales en abundancia. Además, constituye una obligación del Estado “vigilar…




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente


Compartir por Correo Electrónico

cerrar