Registro

cerrar
Sexo
¿Eres suscriptor del periódico El Caribe?

Registro

cerrar

¡Gracias por registrarte!

En breve recibirás un correo de confirmación en la dirección que indicaste en el formulario de registro.

Ingresar

cerrar

Debes estar registrado en nuestro sitio web para ver este contenido. ¡Es completamente gratis! Para registrarte haz click aquí

El Caribe

Consejos

Sindicatos

-

Cuando un grupo de trabajadores se asocia para defender sus intereses ante patronos, estamos frente a un sindicato.

Los sindicatos aparecen en el siglo XIX con discursos como éste: “Somos personas dignas y padres de familia. Merecemos salarios más altos y mejores condiciones. Intimidemos al patrón para lograrlo. De lo contrario, nos vamos a huelga y le paramos la fábrica”.

Y con esta elocuencia ganaron muchos adeptos y se volvieron poderosos. Tanto así que algunos empleados dejaron de trabajar de verdad para ser únicamente sindicalistas. Y hasta recibieron ayudas del Gobierno.

Estos extrabajadores no sólo comenzaron a manejar un buen dinerito, sino que se hicieron famosos en los medios. Y el asunto les fue gustando. Entonces, terminaron por convertir al sindicato en su propia empresa y a los trabajadores en la excusa para recibir más ayuda solidaria y  conservar su poder.

Comenzaron, incluso, a ser avasallantes y hostiles, ya no sólo en contra del injusto patrón, sino en contra de aquellos trabajadores que  prefiriesen aceptar un salario más bajo con tal de tener un empleo.

Lo insólito de todo esto es que este poder lo adquirieron sin generar riqueza alguna, en detrimento de los que sí la producían: los empresarios, que terminaban cerrando o instalándose en otra parte, y los propios trabajadores.

En los Estados Unidos, por ejemplo, el más famoso sindicalista del carbón se convirtió a la larga en el mejor vendedor de petróleo. Porque encareció tanto el carbón con sus exigencias salariales y las tantas huelgas que organizaba, que la gente comenzó a sustituirlo por petróleo y las minas quebraron.

Algo similar ocurrió en la industria automotriz. Gracias a las conquistas de su sindicato, General Motors no pudo competir con Toyota y terminó despidiendo a cientos de miles de empleados.

Cuando esos miles de obreros y mineros regresaban cabizbajos a sus casas, ninguno encontró allí al antiguo compañero y solidario sindicalista para darles trabajo o pagarles sus facturas.

No es de extrañar que hoy en día los sindicatos estén tan desprestigiados que hasta se habla de la nula necesidad de su existencia.


Noticias relacionadas

  • Inflación y confusión

    En las diferentes economías, la mayoría de los precios suben con el paso del tiempo. A este incremento se le llama inflación. Y obviamente, a la gente no le gusta.Una de las peores características de la inflación es lo que confunde.…

  • Racional o razonable

    Los economistas asumen que somos racionales: exploramos minuciosamente cada alternativa y elegimos la que más “conviene”.

  • Alfabetizando

    Con gran orgullo se publican en los periódicos dominicanos titulares como éstos:-“270 mil personas ya saben leer”.-“Más de dos mil millones se asignaron en el 2013 al plan Quisqueya aprende contigo”. -“A…

  • PIB y felicidad

    El producto interno bruto mide los ingresos de todos juntos en un país. Se calcula sumando todos los bienes y servicios finales vendidos en el mercado. Tradicionalmente, el PIB per cápita se utiliza como indicador de bienestar.Se…

  • Inflación y malhumor

    Estudiosos del comportamiento humano suelen distinguir entre lo “real” y lo “percibido”. Y se habla, por ejemplo, de “temperatura percibida” y “temperatura real” para diferenciar la impresión subjetiva de lo que marca realmente el…



ADEMÁS EN PANORAMA

  • Evitar juzgar

    A nadie le gusta que le juzguen. Así, el experto en relaciones humanas Robin Dreeke, ve fundamental evitar juzgar cuando nos interesa construir vínculos de compenetración o armonía con una u otra persona. “Busque los pensamientos y opiniones…

  • ¿Banca desarrollista?

    Estoy seguro  de que cualquier recién llegado no creería que la gran banca dominicana, estatal y privada, es capaz de financiar en una semana, con más de tres mil millones de pesos, compras de automóviles de todo tipo, a bajos intereses y con…

  • ¿Y qué podemos hacer?

    ¿Podría alguien decirme qué hacer con un país que no tiene Política, sino políticos; que no tiene Economía,  sino economistas; que no tiene Sociología, sino sociólogos;  que no tiene Antropología, sino antropólogos; que no tiene Capitalismo,&

  • Cortinas de humo

    No hay cosa más  eficiente para distraer la atención colectiva sobre cualquier escándalo  que una buena cortina de humo. Para que sea suficientemente distractiva y salvadora tiene que ser oportuna, pues sólo así propicia el escape, induce el…




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente


Compartir por Correo Electrónico

cerrar