ELECCIONES 2016

DÍAS
HORAS
MINUTOS
SEGUNDOS

El Caribe

Consejos

Sindicatos

-

Cuando un grupo de trabajadores se asocia para defender sus intereses ante patronos, estamos frente a un sindicato.

Los sindicatos aparecen en el siglo XIX con discursos como éste: “Somos personas dignas y padres de familia. Merecemos salarios más altos y mejores condiciones. Intimidemos al patrón para lograrlo. De lo contrario, nos vamos a huelga y le paramos la fábrica”.

Y con esta elocuencia ganaron muchos adeptos y se volvieron poderosos. Tanto así que algunos empleados dejaron de trabajar de verdad para ser únicamente sindicalistas. Y hasta recibieron ayudas del Gobierno.

Estos extrabajadores no sólo comenzaron a manejar un buen dinerito, sino que se hicieron famosos en los medios. Y el asunto les fue gustando. Entonces, terminaron por convertir al sindicato en su propia empresa y a los trabajadores en la excusa para recibir más ayuda solidaria y  conservar su poder.

Comenzaron, incluso, a ser avasallantes y hostiles, ya no sólo en contra del injusto patrón, sino en contra de aquellos trabajadores que  prefiriesen aceptar un salario más bajo con tal de tener un empleo.

Lo insólito de todo esto es que este poder lo adquirieron sin generar riqueza alguna, en detrimento de los que sí la producían: los empresarios, que terminaban cerrando o instalándose en otra parte, y los propios trabajadores.

En los Estados Unidos, por ejemplo, el más famoso sindicalista del carbón se convirtió a la larga en el mejor vendedor de petróleo. Porque encareció tanto el carbón con sus exigencias salariales y las tantas huelgas que organizaba, que la gente comenzó a sustituirlo por petróleo y las minas quebraron.

Algo similar ocurrió en la industria automotriz. Gracias a las conquistas de su sindicato, General Motors no pudo competir con Toyota y terminó despidiendo a cientos de miles de empleados.

Cuando esos miles de obreros y mineros regresaban cabizbajos a sus casas, ninguno encontró allí al antiguo compañero y solidario sindicalista para darles trabajo o pagarles sus facturas.

No es de extrañar que hoy en día los sindicatos estén tan desprestigiados que hasta se habla de la nula necesidad de su existencia.


ADEMÁS EN PANORAMA

  • El spot de Hubieres

    El anuncio promocional de Juan Hubieres por la senaduría de la provincia Santo Domingo no parece hecho para Hubieres, conocidos sus estudios de cinematografía y artes visuales en la UASD. Mal audio, peor concepto y un texto de contenido que no luce̷

  • Estado y familia

    Sucesos horripilantes de estos días: padres que asesinan o intentan asesinar sus hijos, al tiempo de suicidarse o intentar suicidarse, enfatizan la urgencia de que el Estado estructure una visión de desarrollo de la familia. Se impone sustituir…

  • El valor social de la tanda extendida

    Uno de los negocios de mayor y más rápido crecimiento en el país en las últimas décadas, tanto como la venta de combustible, ha sido el de la educación privada, a causa del deterioro en que cayó la enseñanza pública. El fenómeno representó̷

  • ¡Así sí es fácil!

    La actitud de los reformistas que llaman a votar por el PLD, impidiendo así que se pueda determinar la magnitud de su aporte, se parece a los llamados abstencionistas que hacían años atrás grupos de izquierda. Si la abstención llegaba, por ejemplo,&#




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente


Compartir por Correo Electrónico

cerrar