Registro

cerrar
Sexo
¿Eres suscriptor del periódico El Caribe?

Registro

cerrar

¡Gracias por registrarte!

En breve recibirás un correo de confirmación en la dirección que indicaste en el formulario de registro.

Ingresar

cerrar

Debes estar registrado en nuestro sitio web para ver este contenido. ¡Es completamente gratis! Para registrarte haz click aquí

El Caribe

Consejos

Sindicatos

-

Cuando un grupo de trabajadores se asocia para defender sus intereses ante patronos, estamos frente a un sindicato.

Los sindicatos aparecen en el siglo XIX con discursos como éste: “Somos personas dignas y padres de familia. Merecemos salarios más altos y mejores condiciones. Intimidemos al patrón para lograrlo. De lo contrario, nos vamos a huelga y le paramos la fábrica”.

Y con esta elocuencia ganaron muchos adeptos y se volvieron poderosos. Tanto así que algunos empleados dejaron de trabajar de verdad para ser únicamente sindicalistas. Y hasta recibieron ayudas del Gobierno.

Estos extrabajadores no sólo comenzaron a manejar un buen dinerito, sino que se hicieron famosos en los medios. Y el asunto les fue gustando. Entonces, terminaron por convertir al sindicato en su propia empresa y a los trabajadores en la excusa para recibir más ayuda solidaria y  conservar su poder.

Comenzaron, incluso, a ser avasallantes y hostiles, ya no sólo en contra del injusto patrón, sino en contra de aquellos trabajadores que  prefiriesen aceptar un salario más bajo con tal de tener un empleo.

Lo insólito de todo esto es que este poder lo adquirieron sin generar riqueza alguna, en detrimento de los que sí la producían: los empresarios, que terminaban cerrando o instalándose en otra parte, y los propios trabajadores.

En los Estados Unidos, por ejemplo, el más famoso sindicalista del carbón se convirtió a la larga en el mejor vendedor de petróleo. Porque encareció tanto el carbón con sus exigencias salariales y las tantas huelgas que organizaba, que la gente comenzó a sustituirlo por petróleo y las minas quebraron.

Algo similar ocurrió en la industria automotriz. Gracias a las conquistas de su sindicato, General Motors no pudo competir con Toyota y terminó despidiendo a cientos de miles de empleados.

Cuando esos miles de obreros y mineros regresaban cabizbajos a sus casas, ninguno encontró allí al antiguo compañero y solidario sindicalista para darles trabajo o pagarles sus facturas.

No es de extrañar que hoy en día los sindicatos estén tan desprestigiados que hasta se habla de la nula necesidad de su existencia.


ADEMÁS EN PANORAMA

  • Desarrollo humano frente a la pobreza y la desigualdad

    Respecto a uno de mis artículos anteriores hay una pregunta pendiente. ¿Por qué el grueso de las naciones que Andrés Oppenheimer enlista entre las que han dado el gran salto social y económico para competir, incluso con países del mundo desarrollado

  • Un sueño muy realista

    Soñé que vivía en un país que tenía un pentatlonista cojo, un cuarto bate mocho, un locutor tartamudo, un juez serio, un oidor sordo, un oculista tuerto, un fiscal honrado, un presidente mudo...Perdón, rectifico: un pentatlonista mocho, un cuarto

  • Desafiando “los vientos”

    Los aspirantes presidenciales del PLD le han ido perdiendo un poco el miedo a Leonel Fernández. Hasta hace poco, de los cuatro aspirantes declarados, tres hacían todo lo posible por no tocar al ex mandatario ni con el pétalo de una rosa. Solo Temo̷

  • Un palo

    Supe que la Cámara de Diputados auspicia lo que será “un palo”, compilando en 6 tomos todos los documentos legislativos y jurídicos del gobierno de 7 meses del presidente Juan Bosch, para lo cual trabaja un equipo de intelectuales de primer…




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente


Compartir por Correo Electrónico

cerrar