El Caribe

Consejos

Sindicatos

-

Cuando un grupo de trabajadores se asocia para defender sus intereses ante patronos, estamos frente a un sindicato.

Los sindicatos aparecen en el siglo XIX con discursos como éste: “Somos personas dignas y padres de familia. Merecemos salarios más altos y mejores condiciones. Intimidemos al patrón para lograrlo. De lo contrario, nos vamos a huelga y le paramos la fábrica”.

Y con esta elocuencia ganaron muchos adeptos y se volvieron poderosos. Tanto así que algunos empleados dejaron de trabajar de verdad para ser únicamente sindicalistas. Y hasta recibieron ayudas del Gobierno.

Estos extrabajadores no sólo comenzaron a manejar un buen dinerito, sino que se hicieron famosos en los medios. Y el asunto les fue gustando. Entonces, terminaron por convertir al sindicato en su propia empresa y a los trabajadores en la excusa para recibir más ayuda solidaria y  conservar su poder.

Comenzaron, incluso, a ser avasallantes y hostiles, ya no sólo en contra del injusto patrón, sino en contra de aquellos trabajadores que  prefiriesen aceptar un salario más bajo con tal de tener un empleo.

Lo insólito de todo esto es que este poder lo adquirieron sin generar riqueza alguna, en detrimento de los que sí la producían: los empresarios, que terminaban cerrando o instalándose en otra parte, y los propios trabajadores.

En los Estados Unidos, por ejemplo, el más famoso sindicalista del carbón se convirtió a la larga en el mejor vendedor de petróleo. Porque encareció tanto el carbón con sus exigencias salariales y las tantas huelgas que organizaba, que la gente comenzó a sustituirlo por petróleo y las minas quebraron.

Algo similar ocurrió en la industria automotriz. Gracias a las conquistas de su sindicato, General Motors no pudo competir con Toyota y terminó despidiendo a cientos de miles de empleados.

Cuando esos miles de obreros y mineros regresaban cabizbajos a sus casas, ninguno encontró allí al antiguo compañero y solidario sindicalista para darles trabajo o pagarles sus facturas.

No es de extrañar que hoy en día los sindicatos estén tan desprestigiados que hasta se habla de la nula necesidad de su existencia.


Noticias relacionadas

  • Dinero y riqueza

    “Esa persona es rica; tiene mucho dinero”, solemos oír. Pero dinero y riqueza no son la misma cosa. Si así fuese, bastaría con que los bancos centrales imprimiesen billetes y los repartiesen entre la población. ¡Se acabaría la pobreza!

  • Estado facilitador

    El aumento de la burocracia, con su creación de “comités” y oficinas públicas, está irremediablemente asociado al crecimiento del Estado. Esto trae consigo una gran capacidad de entorpecer la creación de riqueza.Con demasiada…

  • Regulación exagerada

    En su libro “Viaje a la libertad económica”, Daniel Lacalle dedica un capítulo al problema de la regulación excesiva.Inmediatamente después de la crisis del 2008, se nos convenció de que la misma se debió a que las instituciones…

  • Malthus, el odioso

    Thomas Malthus fue un influyente clérigo anglicano. En 1798 advirtió que la población estaba condenada a la miseria, porque crecía mucho más rápido que la producción de alimentos.Propugnaba por la castidad para controlar la natalidad…

  • Impuesto único

    El impuesto plano o “flat tax” es una tasa única y baja, que se aplica a todo el mundo por igual sin importar la actividad que realice. Los muy pobres no pagan porque se calcula a partir de un mínimo exento.Un sistema de impuesto…



ADEMÁS EN PANORAMA

  • Estado y normas

    Datar la fecha exacta del nacimiento del Estado es imposible. Describir su funcionamiento es complicado y establecer los fines del mismo, tarea nublada por posturas e intereses ideológicos y políticos.Para Kelsen “El Estado es una…

  • “¡Ay, nos atacan!”

    Uno de los complejos de nuestra idiosincrasia, creado por la multicentenaria condición de isla condenada al olvido; de la afasia histórica que vivimos desde la llegada misma de los atracadores de hace cinco siglos, es que cuando un burócrata mayor̷

  • Karim

    Entre la gente de a pie, el ciudadano común, mucha gente se ha estado preguntando quién es y de dónde ha salido Karim Abu Naaba, que se promueve como candidato a alcalde del Distrito Nacional para las elecciones de mayo venidero en grandes y vistosas&#

  • Nuestro carnaval de febrero

    Febrero, denominado oficialmente mes de la Patria, por razones obvias, es también tiempo de “macaraos”, porque nuestros carnavales tienen lugar, coincidiendo con la celebración de la independencia. Las fiestas de carnaval regularmente se realizan




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente


Compartir por Correo Electrónico

cerrar