Registro

cerrar
Sexo
¿Eres suscriptor del periódico El Caribe?

Registro

cerrar

¡Gracias por registrarte!

En breve recibirás un correo de confirmación en la dirección que indicaste en el formulario de registro.

Ingresar

cerrar

Debes estar registrado en nuestro sitio web para ver este contenido. ¡Es completamente gratis! Para registrarte haz click aquí

El Caribe

Consejos

Sindicatos

-

Cuando un grupo de trabajadores se asocia para defender sus intereses ante patronos, estamos frente a un sindicato.

Los sindicatos aparecen en el siglo XIX con discursos como éste: “Somos personas dignas y padres de familia. Merecemos salarios más altos y mejores condiciones. Intimidemos al patrón para lograrlo. De lo contrario, nos vamos a huelga y le paramos la fábrica”.

Y con esta elocuencia ganaron muchos adeptos y se volvieron poderosos. Tanto así que algunos empleados dejaron de trabajar de verdad para ser únicamente sindicalistas. Y hasta recibieron ayudas del Gobierno.

Estos extrabajadores no sólo comenzaron a manejar un buen dinerito, sino que se hicieron famosos en los medios. Y el asunto les fue gustando. Entonces, terminaron por convertir al sindicato en su propia empresa y a los trabajadores en la excusa para recibir más ayuda solidaria y  conservar su poder.

Comenzaron, incluso, a ser avasallantes y hostiles, ya no sólo en contra del injusto patrón, sino en contra de aquellos trabajadores que  prefiriesen aceptar un salario más bajo con tal de tener un empleo.

Lo insólito de todo esto es que este poder lo adquirieron sin generar riqueza alguna, en detrimento de los que sí la producían: los empresarios, que terminaban cerrando o instalándose en otra parte, y los propios trabajadores.

En los Estados Unidos, por ejemplo, el más famoso sindicalista del carbón se convirtió a la larga en el mejor vendedor de petróleo. Porque encareció tanto el carbón con sus exigencias salariales y las tantas huelgas que organizaba, que la gente comenzó a sustituirlo por petróleo y las minas quebraron.

Algo similar ocurrió en la industria automotriz. Gracias a las conquistas de su sindicato, General Motors no pudo competir con Toyota y terminó despidiendo a cientos de miles de empleados.

Cuando esos miles de obreros y mineros regresaban cabizbajos a sus casas, ninguno encontró allí al antiguo compañero y solidario sindicalista para darles trabajo o pagarles sus facturas.

No es de extrañar que hoy en día los sindicatos estén tan desprestigiados que hasta se habla de la nula necesidad de su existencia.


Noticias relacionadas

  • Los precios

    Todos los objetos que nos rodean tienen un valor de mercado, que se refleja a través del precio. Ese valor cambia a través del tiempo, y muchas veces ese cambio nos confunde. Para poder entenderlo, los economistas distinguen entre precios nominales,R

  • PIB y felicidad

    El producto interno bruto mide los ingresos de todos juntos en un país. Se calcula sumando todos los bienes y servicios finales vendidos en el mercado. Tradicionalmente, el PIB per cápita se utiliza como indicador de bienestar.Se…

  • Cuestión de incentivos

    La ciencia económica se basa en el principio de los incentivos: “la gente actúa de cierta manera, ya sea porque va a ganar algo a cambio o porque va a ser castigada. Compara costos y beneficios de esa acción y en función de eso decide. Todo…

  • Inflación y confusión

    En las diferentes economías, la mayoría de los precios suben con el paso del tiempo. A este incremento se le llama inflación. Y obviamente, a la gente no le gusta.Una de las peores características de la inflación es lo que confunde.…

  • Emociones y bolsa de valores

    Está científicamente comprobado que el cerebro humano (y el de los monos como caso curioso) es asimétrico en cuanto a las pérdidas: el sufrimiento de perder algo es mucho mayor que el placer de obtenerlo.Quizás es por esto que muchos…



ADEMÁS EN PANORAMA

  • El exquisito mundo de Eduardo Villanueva

    Mi columna de este martes sobre “Los puritanos” de Bellini movió un generoso comentario de Eduardo Villanueva, uno de los más cultos músicos que jamás haya tratado y cuya labor en la promoción del género musical clásico ha contribuido a…

  • Fallo fallido

    Ayer El Caribe trajo en la página 6,  dos hechos concretos que evidencian lo fallido del fallo condenatorio de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, propiamente rechazado por el Gobierno. Uno, el encuentro en Haití del canciller, Andrés…

  • Un problema global

    El exceso de población, sin duda uno de los más graves problemas actuales, adquiere singular dramatismo en los países en desarrollo como la República Dominicana. Nuestra limitada capacidad de producción y la falta de tecnología  dificultan…

  • De la Renta

    Guardo el recuerdo de niñez del asombro que me provocó saber que era dominicano Óscar de la Renta. Para la época en que él trascendía, representaba algo extraordinario para un latino insertarse y descollar en el mundo de la moda internacional. R




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente


Compartir por Correo Electrónico

cerrar