Registro

cerrar
Sexo
¿Eres suscriptor del periódico El Caribe?

Registro

cerrar

¡Gracias por registrarte!

En breve recibirás un correo de confirmación en la dirección que indicaste en el formulario de registro.

Ingresar

cerrar

Debes estar registrado en nuestro sitio web para ver este contenido. ¡Es completamente gratis! Para registrarte haz click aquí

El Caribe

Consejos

Sindicatos

-

Cuando un grupo de trabajadores se asocia para defender sus intereses ante patronos, estamos frente a un sindicato.

Los sindicatos aparecen en el siglo XIX con discursos como éste: “Somos personas dignas y padres de familia. Merecemos salarios más altos y mejores condiciones. Intimidemos al patrón para lograrlo. De lo contrario, nos vamos a huelga y le paramos la fábrica”.

Y con esta elocuencia ganaron muchos adeptos y se volvieron poderosos. Tanto así que algunos empleados dejaron de trabajar de verdad para ser únicamente sindicalistas. Y hasta recibieron ayudas del Gobierno.

Estos extrabajadores no sólo comenzaron a manejar un buen dinerito, sino que se hicieron famosos en los medios. Y el asunto les fue gustando. Entonces, terminaron por convertir al sindicato en su propia empresa y a los trabajadores en la excusa para recibir más ayuda solidaria y  conservar su poder.

Comenzaron, incluso, a ser avasallantes y hostiles, ya no sólo en contra del injusto patrón, sino en contra de aquellos trabajadores que  prefiriesen aceptar un salario más bajo con tal de tener un empleo.

Lo insólito de todo esto es que este poder lo adquirieron sin generar riqueza alguna, en detrimento de los que sí la producían: los empresarios, que terminaban cerrando o instalándose en otra parte, y los propios trabajadores.

En los Estados Unidos, por ejemplo, el más famoso sindicalista del carbón se convirtió a la larga en el mejor vendedor de petróleo. Porque encareció tanto el carbón con sus exigencias salariales y las tantas huelgas que organizaba, que la gente comenzó a sustituirlo por petróleo y las minas quebraron.

Algo similar ocurrió en la industria automotriz. Gracias a las conquistas de su sindicato, General Motors no pudo competir con Toyota y terminó despidiendo a cientos de miles de empleados.

Cuando esos miles de obreros y mineros regresaban cabizbajos a sus casas, ninguno encontró allí al antiguo compañero y solidario sindicalista para darles trabajo o pagarles sus facturas.

No es de extrañar que hoy en día los sindicatos estén tan desprestigiados que hasta se habla de la nula necesidad de su existencia.


Noticias relacionadas

  • Insaciables

    En el 1930, un famoso economista pronosticaba que cien años después, y gracias al crecimiento económico, las personas tendrían sus necesidades tan satisfechas que apenas tendrían que trabajar.John Maynard Keynes se equivocó. La economía…

  • Alfabetizando

    Con gran orgullo se publican en los periódicos dominicanos titulares como éstos:-“270 mil personas ya saben leer”.-“Más de dos mil millones se asignaron en el 2013 al plan Quisqueya aprende contigo”. -“A…

  • Manejando lo incierto

    Los seres humanos llevan años combatiendo la incertidumbre. En el pasado remoto las condiciones eran tan peligrosas, que no sabían si volverían a sus cavernas o morirían en las garras de una bestia. Y el cerebro se les programó en consecuencia.

  • Inflación y malhumor

    Estudiosos del comportamiento humano suelen distinguir entre lo “real” y lo “percibido”. Y se habla, por ejemplo, de “temperatura percibida” y “temperatura real” para diferenciar la impresión subjetiva de lo que marca realmente el…

  • Mercado del amor

    Después de su segundo divorcio, un profesor de Stanford comienza a utilizar portales de Internet para conseguir pareja. Economista al fin, se pone a analizar cómo los principios del mercado se aplican también a la búsqueda amorosa.Constató,…



ADEMÁS EN PANORAMA

  • ¿Nuevas alzas?

    Nuevas escalas del ITEBIS a entrar en vigencia en enero, inducirían alzas de precios de productos de primera necesidad. Me pregunto si ante la baja en los combustibles no debiera considerarse implementar una forma de compensación, favorable al consumido

  • Juan Marichal y yo

    Cuando era miembro de la Fuerza Aérea Dominicana lo conocí a través de mi hermano Marino Almánzar García, Coronel Constitucionalista®, en cuya actividad tuvo una destacada acción a favor de la Revolución de Abril.La amistad los…

  • La lucha por los derechos

    En República Dominicana, la lucha por los derechos va tomando cada vez más cuerpo. El miedo va quedando atrás y la ciudadanía más pobre, más subordinada y más excluida reclama al Estado, cada vez con más vigor, que cumpla con su principal…

  • La renuncia en pleno es impostergable

    El relanzamiento de las relaciones exteriores es una oportunidad única para emprender nuevas acciones estratégicas, eliminar vicios y fortalezca el Estado.




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente


Compartir por Correo Electrónico

cerrar