El Caribe

Consejos

Sindicatos

-

Cuando un grupo de trabajadores se asocia para defender sus intereses ante patronos, estamos frente a un sindicato.

Los sindicatos aparecen en el siglo XIX con discursos como éste: “Somos personas dignas y padres de familia. Merecemos salarios más altos y mejores condiciones. Intimidemos al patrón para lograrlo. De lo contrario, nos vamos a huelga y le paramos la fábrica”.

Y con esta elocuencia ganaron muchos adeptos y se volvieron poderosos. Tanto así que algunos empleados dejaron de trabajar de verdad para ser únicamente sindicalistas. Y hasta recibieron ayudas del Gobierno.

Estos extrabajadores no sólo comenzaron a manejar un buen dinerito, sino que se hicieron famosos en los medios. Y el asunto les fue gustando. Entonces, terminaron por convertir al sindicato en su propia empresa y a los trabajadores en la excusa para recibir más ayuda solidaria y  conservar su poder.

Comenzaron, incluso, a ser avasallantes y hostiles, ya no sólo en contra del injusto patrón, sino en contra de aquellos trabajadores que  prefiriesen aceptar un salario más bajo con tal de tener un empleo.

Lo insólito de todo esto es que este poder lo adquirieron sin generar riqueza alguna, en detrimento de los que sí la producían: los empresarios, que terminaban cerrando o instalándose en otra parte, y los propios trabajadores.

En los Estados Unidos, por ejemplo, el más famoso sindicalista del carbón se convirtió a la larga en el mejor vendedor de petróleo. Porque encareció tanto el carbón con sus exigencias salariales y las tantas huelgas que organizaba, que la gente comenzó a sustituirlo por petróleo y las minas quebraron.

Algo similar ocurrió en la industria automotriz. Gracias a las conquistas de su sindicato, General Motors no pudo competir con Toyota y terminó despidiendo a cientos de miles de empleados.

Cuando esos miles de obreros y mineros regresaban cabizbajos a sus casas, ninguno encontró allí al antiguo compañero y solidario sindicalista para darles trabajo o pagarles sus facturas.

No es de extrañar que hoy en día los sindicatos estén tan desprestigiados que hasta se habla de la nula necesidad de su existencia.


Noticias relacionadas

  • Familia y economía

    Cuando salimos a comprar un vehículo, tomamos en cuenta su precio y el del combustible que utiliza.

  • Los precios

    Todos los objetos que nos rodean tienen un valor de mercado, que se refleja a través del precio. Ese valor cambia a través del tiempo, y muchas veces ese cambio nos confunde. Para poder entenderlo, los economistas distinguen entre precios nominales,R

  • Inflación y confusión

    En las diferentes economías, la mayoría de los precios suben con el paso del tiempo. A este incremento se le llama inflación. Y obviamente, a la gente no le gusta.Una de las peores características de la inflación es lo que confunde.…

  • Entre iguales

    A lgunas abuelas suelen decir: “la gente se casa con su igual”. Y los nietos se ríen de tan anticuado planteamiento. Pero resulta que muchos economistas están de acuerdo. Y utilizan el término, bastante raro por cierto, de “apareamiento selectivo

  • Emociones y bolsa de valores

    Está científicamente comprobado que el cerebro humano (y el de los monos como caso curioso) es asimétrico en cuanto a las pérdidas: el sufrimiento de perder algo es mucho mayor que el placer de obtenerlo.Quizás es por esto que muchos…



ADEMÁS EN PANORAMA

  • La Ley “del Partido”

    No debe sorprender que, a la hora de aprobar la ley de partidos, pesara más el criterio del PLD que el de las otras organizaciones políticas. Es el que tiene la mayoría, y lo mismo hubiese hecho, en su lugar, cualquier otra fuerza política del…

  • A propósito de dermatitis

    Si el presidente Medina me hubiese preguntado sobre un dermatólogo para tratar su dermatitis, de seguro se hubiera ahorrado su consulta en la ciudad de Miami. Ese comentario me lo hizo una queridísima colega a quien admiro y quiero como una hermana.R

  • El delito de “tener hambre”

    Después de más de medio siglo de revolución, en Cuba existe libertad de expresión no libertad de prensa. La aclaración, ¡válgame Dios! no proviene de un exiliado del régimen. La hizo en septiembre del 2009 en el almuerzo de los medios del…

  • Mujica

    Uruguay no tiene reelección. Ayer el admirado “Pepe” Mujica concluyó su mandato. Al despedir al llamado “presidente más pobre del mundo”, BBC Mundo recogió diez frases emblemáticas del estilo personal y político que le ganó simpatía…




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente


Compartir por Correo Electrónico

cerrar