El Caribe

Consejos

Sindicatos

-

Cuando un grupo de trabajadores se asocia para defender sus intereses ante patronos, estamos frente a un sindicato.

Los sindicatos aparecen en el siglo XIX con discursos como éste: “Somos personas dignas y padres de familia. Merecemos salarios más altos y mejores condiciones. Intimidemos al patrón para lograrlo. De lo contrario, nos vamos a huelga y le paramos la fábrica”.

Y con esta elocuencia ganaron muchos adeptos y se volvieron poderosos. Tanto así que algunos empleados dejaron de trabajar de verdad para ser únicamente sindicalistas. Y hasta recibieron ayudas del Gobierno.

Estos extrabajadores no sólo comenzaron a manejar un buen dinerito, sino que se hicieron famosos en los medios. Y el asunto les fue gustando. Entonces, terminaron por convertir al sindicato en su propia empresa y a los trabajadores en la excusa para recibir más ayuda solidaria y  conservar su poder.

Comenzaron, incluso, a ser avasallantes y hostiles, ya no sólo en contra del injusto patrón, sino en contra de aquellos trabajadores que  prefiriesen aceptar un salario más bajo con tal de tener un empleo.

Lo insólito de todo esto es que este poder lo adquirieron sin generar riqueza alguna, en detrimento de los que sí la producían: los empresarios, que terminaban cerrando o instalándose en otra parte, y los propios trabajadores.

En los Estados Unidos, por ejemplo, el más famoso sindicalista del carbón se convirtió a la larga en el mejor vendedor de petróleo. Porque encareció tanto el carbón con sus exigencias salariales y las tantas huelgas que organizaba, que la gente comenzó a sustituirlo por petróleo y las minas quebraron.

Algo similar ocurrió en la industria automotriz. Gracias a las conquistas de su sindicato, General Motors no pudo competir con Toyota y terminó despidiendo a cientos de miles de empleados.

Cuando esos miles de obreros y mineros regresaban cabizbajos a sus casas, ninguno encontró allí al antiguo compañero y solidario sindicalista para darles trabajo o pagarles sus facturas.

No es de extrañar que hoy en día los sindicatos estén tan desprestigiados que hasta se habla de la nula necesidad de su existencia.


Noticias relacionadas

  • Emociones y bolsa de valores

    Está científicamente comprobado que el cerebro humano (y el de los monos como caso curioso) es asimétrico en cuanto a las pérdidas: el sufrimiento de perder algo es mucho mayor que el placer de obtenerlo.Quizás es por esto que muchos…

  • La buena vida

    Algunos catedráticos destacan la necesidad de darle prioridad al bienestar humano por encima del crecimiento económico.

  • Entre iguales

    A lgunas abuelas suelen decir: “la gente se casa con su igual”. Y los nietos se ríen de tan anticuado planteamiento. Pero resulta que muchos economistas están de acuerdo. Y utilizan el término, bastante raro por cierto, de “apareamiento selectivo

  • Inflación y malhumor

    Estudiosos del comportamiento humano suelen distinguir entre lo “real” y lo “percibido”. Y se habla, por ejemplo, de “temperatura percibida” y “temperatura real” para diferenciar la impresión subjetiva de lo que marca realmente el…

  • Belleza y dinero

    Cuando se trata de encontrar pareja, los más bellos llevan la delantera. Y es que se pasa mucho tiempo con esa persona, así que es normal que se prefiera a alguien que sea “cómodo de ver”.Puede que “lo externo” no sea lo más…



ADEMÁS EN PANORAMA

  • Rechazo

    Dentro de nuestra peculiar cultura política, tener altas “tasas de rechazo” mayormente no contiene proyectos de poder de los políticos en esa situación. Ese es buen ejemplo humano sobre cómo manejar rechazos. Resalta un popular…

  • Anticipo de lo que vendrá

    La trágica tarde del viernes negro pasado puso al desnudo el objetivo real de las llamadas “altas cortes” y el peligro que representa para la República y sus instituciones democráticas una vuelta al poder del expresidente Leonel Fernández.

  • República Dominicana y la reelección presidencial

    (2 de 2)En la publicación anterior, bajo este mismo título analizamos datos de lo que ha sido el tema de la reelección presidencial y las reformas constitucionales que para tales fines hemos sufrido a lo largo de nuestra…

  • Una gran novela

    La justicia dominicana en general se tambalea y la penal, particularmente, “hiede” a mono mojao, con permiso de los “señores” monos. Nuestro sistema de justicia penal es una farsa. Debe ser el peor del universo, o, por lo menos,…




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente


Compartir por Correo Electrónico

cerrar