El Caribe

Consejos

Sindicatos

-

Cuando un grupo de trabajadores se asocia para defender sus intereses ante patronos, estamos frente a un sindicato.

Los sindicatos aparecen en el siglo XIX con discursos como éste: “Somos personas dignas y padres de familia. Merecemos salarios más altos y mejores condiciones. Intimidemos al patrón para lograrlo. De lo contrario, nos vamos a huelga y le paramos la fábrica”.

Y con esta elocuencia ganaron muchos adeptos y se volvieron poderosos. Tanto así que algunos empleados dejaron de trabajar de verdad para ser únicamente sindicalistas. Y hasta recibieron ayudas del Gobierno.

Estos extrabajadores no sólo comenzaron a manejar un buen dinerito, sino que se hicieron famosos en los medios. Y el asunto les fue gustando. Entonces, terminaron por convertir al sindicato en su propia empresa y a los trabajadores en la excusa para recibir más ayuda solidaria y  conservar su poder.

Comenzaron, incluso, a ser avasallantes y hostiles, ya no sólo en contra del injusto patrón, sino en contra de aquellos trabajadores que  prefiriesen aceptar un salario más bajo con tal de tener un empleo.

Lo insólito de todo esto es que este poder lo adquirieron sin generar riqueza alguna, en detrimento de los que sí la producían: los empresarios, que terminaban cerrando o instalándose en otra parte, y los propios trabajadores.

En los Estados Unidos, por ejemplo, el más famoso sindicalista del carbón se convirtió a la larga en el mejor vendedor de petróleo. Porque encareció tanto el carbón con sus exigencias salariales y las tantas huelgas que organizaba, que la gente comenzó a sustituirlo por petróleo y las minas quebraron.

Algo similar ocurrió en la industria automotriz. Gracias a las conquistas de su sindicato, General Motors no pudo competir con Toyota y terminó despidiendo a cientos de miles de empleados.

Cuando esos miles de obreros y mineros regresaban cabizbajos a sus casas, ninguno encontró allí al antiguo compañero y solidario sindicalista para darles trabajo o pagarles sus facturas.

No es de extrañar que hoy en día los sindicatos estén tan desprestigiados que hasta se habla de la nula necesidad de su existencia.


Noticias relacionadas

  • Prejuicios

    Albert Einstein decía que era más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio. Y es que, ya sea por falta de información o porque tenemos ideas preconcebidas, actuamos constantemente bajo la influencia de ciertas creencias.

  • Los precios

    Todos los objetos que nos rodean tienen un valor de mercado, que se refleja a través del precio. Ese valor cambia a través del tiempo, y muchas veces ese cambio nos confunde. Para poder entenderlo, los economistas distinguen entre precios nominales,R

  • Familia y economía

    Cuando salimos a comprar un vehículo, tomamos en cuenta su precio y el del combustible que utiliza.

  • Emociones y bolsa de valores

    Está científicamente comprobado que el cerebro humano (y el de los monos como caso curioso) es asimétrico en cuanto a las pérdidas: el sufrimiento de perder algo es mucho mayor que el placer de obtenerlo.Quizás es por esto que muchos…

  • Mercado del amor

    Después de su segundo divorcio, un profesor de Stanford comienza a utilizar portales de Internet para conseguir pareja. Economista al fin, se pone a analizar cómo los principios del mercado se aplican también a la búsqueda amorosa.Constató,…



ADEMÁS EN PANORAMA

  • “Dating coach” (y 3)

    El autor de “Para salir con un hombre debes conocer a un hombre: las claves para levantar un gran tipo”, llama a las mujeres a “ser menos emocionales, elevar sus estándares y darse su valor”, hacia evitar escoger hombres que generen sufrimiento.&

  • Readaptación

    Charlando con una amiga en torno a su preocupación por la declinación del negocio que hasta hace unos años le redituaba su mayor ingreso, le comenté la posibilidad de que el problema no sea de falta de mercado, como supone, sino del enfoque de…

  • Visa semanal

    Estimado Dr. Roque. Mi esposo se llevó los niños con la petición de su mamá, como hijo soltero, y me prometió que me iba a traer los muchachos para que continuaran la escuela aquí. Ahora me dice que le están pidiendo un poder para inscribirlos̷

  • El PLD sólo tiene una salida

    El tranque en el PLD debe tener pronto un final, por aquello de los “plazos fatales”, pero no necesariamente habrá una salida satisfactoria para los sectores involucrados en la pugna interna. De hecho, hay varios desenlaces posibles, pero sólo…




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente


Compartir por Correo Electrónico

cerrar