El Caribe

El libro vive

Balaguer y yo: La Historia, de Víctor Gómez Bergés

-

Dos voluminosos tomos suman 800 páginas que se leen, pese a la vasta documentación, citas y apostillas, como un relato de suspenso, debido a la naturaleza hermética del personaje central: Joaquín Balaguer, construido con las vivencias de quien fuera uno de sus más preclaros colaboradores en el manejo del poder durante veintidos años.

Una entrada genealógica y biográfica contextualiza al autor y su época, desde el Santiago de los Caballeros que lo vio nacer, con una infancia feliz entre Monte Cristi, Puerto Plata,  el bucólico Gaspar Hernández (su padre era comandante de Policía) y Moca  hasta establecerse en la Capital, cuando aún llevaba el nombre de Ciudad Trujillo.

Balaguer y yo: La Historia,  constituye una valiosa lectura para los interesados en conocer la apasionante aventura política, económica, social y espiritual de la dominicanidad durante la etapa traumática que se inicia con el  fin de la Dictadura, derrocamiento del primer gobierno democrático, Gobierno de Facto, Guerrilla de Manolo Tavárez, Revolución del 65, Intervención Militar Norteamericana y los Doce Años de Balaguer, en los que Gómez Bergés se forjara como político, funcionario  y diplomático. Los gobiernos perredeístas y el retorno de Balaguer se describen también.

No hay adorno de los hechos ocurridos, entre la sangre que corrió a borbotones, la obra señala aportes en el camino hacia la Democracia. Balaguer, de acuerdo al testimonio, entendía que parte importante de los jóvenes revolucionarios que cayeron en la época cometieron el error de “perder la perspectiva del momento que vivía la Nación y el Mundo”.

“Balaguer, como ser humano, adoleció de males. Lo contrario hubiera sido lo absurdo, lo antinatural; sin embargo, como hombre de Estado, fue el más acabado de nuestros gobernantes”, reflexiona Gómez Bergés. La obra está dedicada  a la juventud dominicana, a la que pertenecen los hijos del escritor.
Balaguer y yo: La Historia, Cuesta-Veliz Ediciones.


ADEMÁS EN PANORAMA

  • Supertierra, en una palabra y en minúscula

    El sustantivo supertierra, en una palabra, sin tilde y en minúscula, es el adecuado para aludir a un tipo de planeta de gran tamaño con ciertas similitudes con la Tierra.

  • Dicho en versos

    “No digamos jamás la mentiraNo engañemos a nuestros papásQue no hay cosa más bella que un niñoCuando sabe decir la verdadRespetemos a nuestro nuestros mayoresOcultarle una falta es errorLa verdad es…

  • Pretender es aspirar a, no fingir o simular

    El verbo pretender significa ‘aspirar a algo’ y no ‘fingir’, ‘simular’ o ‘aparentar’, como el inglés to pretend.

  • Lo público y lo privado

    Desde hace varios años hemos venido siguiendo con especial interés la labor de destacadas familias en relación a la promoción y desarrollo del arte dominicano. De hecho, en varias entregas hemos tratado de resaltar el valor que tienen, han tenido̷




GALERIA DE FOTOS:

X
Anterior - 1 de 1 - Siguiente