Sequía, claves de redacción

Con motivo de la grave sequía que está sufriendo la península ibérica, se ofrecen algunas claves de redacción:1. Hídrico, hidráulico e hidrológico no son sinónimos

Hídrico es lo ‘perteneciente o relativo al agua’ («recursos hídricos»); hidrológico alude a las propiedades del agua y su distribución natural en la Tierra («ciclo hidrológico»), e hidráulico, al estudio del equilibrio y el movimiento del agua, así como a la ingeniería de su almacenamiento y conducción («bomba hidráulica»).

2. El agua, pero las aguas, esta agua, poca agua

Ante sustantivos femeninos que empiezan por a tónica, se escribe el artículo el en lugar de la: el agua. Sin embargo, esto no convierte a la palabra en masculina. Por ello, lo adecuado es hacer la concordancia en femenino en casos como el agua clara, las aguas, esta agua, toda el agua, mucha agua, poca agua, etc.

3. Precipitar no es sinónimo de llover ni de nevar

El sustantivo precipitación alude al agua que procede de la atmósfera, normalmente en forma de lluvia o nieve, pero ningún diccionario recoge el significado del verbo precipitar como sinónimo del verbo llover o nevar.

4. Símbolo del porcentaje separado de la cifra

La Ortografía de la lengua española establece que el símbolo del porcentaje (%) se escribe con un espacio después de la cifra a la que acompaña: «Los embalses de la provincia de Cádiz se encuentran al 39 %». Para evitar que la separación resulte excesiva, se puede poner un espacio fino.

5. hm, símbolo de hectómetros cúbicos

El símbolo hm, en minúscula y sin punto, es el adecuado para los hectómetros cúbicos. Se recomienda escribir la cifra separada del símbolo con un espacio («200 hm»). Los símbolos no tienen plural, por lo que lo apropiado es «3 hm» en lugar de «3 hms».

6. Desertización y desertificación son sinónimos

Según el Diccionario de la lengua española, desertización y desertificación tienen el mismo significado y pueden utilizarse en los mismos contextos. Sin embargo, algunas obras de referencia, como el diccionario Clave, establecen diferencias entre desertización (‘transformación de un terreno en un desierto’) y desertificación, que se aplica cuando la causa de ese proceso es la acción del ser humano.