Danilo y el Libro Rojo

1050

En el inicio de su carrera, siendo un jovenzuelo cabeza caliente, Danilo Medina aprendió en el Pacoredo un versículo fundamental del Libro Rojo de Mao que le habría regalado el camarada Pin Montás: Los presidentes chinos deben gobernar hasta que mueran. Y a eso agregó la teoría boschista de que, como demostró Stalin, saber gobernar es hacer todo lo necesario para mantenerse en el poder. La gran diferencia con nosotros es que ni en China ni en Rusia se hacían campañas electorales ni había que reformar ninguna Constitución para estar arriba de por vida, pues todo lo decidía el partido. (“¡Qué mala suerte la mía!”, pensará Danilo).