Hecho extraordinario

Ayer presencié, con gran asombro, un acontecimiento extraordinario en este país de grandes potentados a todo lo ancho del Estado; de altos funcionarios yipetuses con guardaespaldas, abrepuertas, cargabultos y lambones; de obscenas ostentaciones frente a la pobreza; de negación rotunda de toda humildad burocrática; de derroche sin límites del dinero nuestro. ¿Saben con qué hecho inimaginable me topé en pleno mediodía?: ¡Guarocuya Féliz, director general del Banco Nacional de las Exportaciones, sin intención de allantar a nadie conduce por calles y avenidas (él solo, sólo él y sin escolta) un modesto compacto europeo…y respeta los semáforos!

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorHubieres cree poco probable que el Intrant mejore el tránsito
Noticia siguienteDiana y su vocación de servicio cambiaron la monarquía