Surge conflicto por el mercado de Pekín

74
Dirigentes del PRM y la Alcaldía se enfrentaron por el mercado de Pekín. Ricardo Flete

Santiago. Dirigentes del Partido revolucionario Moderno (PRM) exigieron la conclusión del mercado de Pekín, obra iniciada por la pasada gestión y que fue abandonada, mientras la Alcaldía actual dice que está en proceso de rediseño y mejoría de los espacios, y que la obra fue incluida en el presupuesto de 2019.

Los dirigentes del Partido Revolucionario Moderno Andrés Cueto, Federico Reinoso, José María Díaz (Tilia), los diputados Ulises Rodríguez y Robinson Díaz, junto al vocero de los regidores de ese partido Cholo D’Oleo, reclamaron la terminación de ese mercado, durante un encuentro con vendedores del sector de Pekín, en la parte sur de Santiago. Ulises Rodríguez explicó que el Mercado de Pekín fue demolido por la pasada administración para construir un nuevo edificio, pero la alcaldía de Abel Martínez no la ha asumido. En tanto que según el regidor Cholo D’ Oleo en varias sesiones del consejo de regidores han pedido la terminación de este proyecto y no han recibido ninguna respuesta.

Reacción

Ante esta denuncia, Gary Santos, de Obras Públicas Municipales, comunicó que el mercado será terminado en el 2019 ya que será sometido al próximo presupuesto con un rediseño que incluirá parqueos. Santos resaltó que además se evaluará a cada persona que será beneficiada con un local dentro de dicho mercado, ya que en la redistribución pasada exfuncionarios del ayuntamiento y personas ni siquiera de dicha comunidad o ligadas al mercado, se habían adjudicado hasta 13 locales.

También explicó que están en un proceso de investigación, ya que se han adjudicado más de 60 millones de pesos, pero la obra no está avanzada ni en un 50%. En el Mercado de Pekín coincidieron dirigentes del PRM y funcionarios de la Alcaldía por lo que se produjo un enfrentamiento verbal.

Dicen que las condiciones del lugar son precarias

Félix Antonio Colón, presidente de los vendedores del mercado de Pekín, denuncio las precarias condiciones en la que se encuentran laborando en la zona, la cual de día es un basurero y utilizada como baño, mientras por las noches se convierte en guarida de los delincuentes y consumidores de drogas se aprovechan del lugar. En ese sentido pidió retomar su construcción.