Conociendo al escultor Freddie Cabral III

Continué buscando la valoración de artistas con más experiencia para presentar mi exposición, así que después de la maestra Soucy de Pellerano, me visitó el maestro Domingo Liz, quien valida mis pinturas, pero al ver el trabajo escultórico se sorprende más aún.El tercero en visitarme fue Fernando Ureña Rib, quien fue más tajante y me propuso armar una exposición juntos.
Somos de la misma generación, sin embargo, para ese entonces ya Fernando tenía tres individuales, lo que me animaba a que la muestra juntos fuera un éxito. Acordamos fecha y, justo cuando preparo mis piezas, anuncian una exposición de Fernando Ureña Rib en Casa de Teatro, me sentí traicionado, así que fui a buscar una explicación. “Fernando estás loco, me haces trabajar quince esculturas para entonces excluirme”. Él me pide un momento y se presenta con un señor alto, delgado, y le dice: “Freddy, ese es un escultor excelente, yo quiero que le hagas una exposición individual”. Don Freddy Ginebra se presenta en mi taller para ver las obras, se queda fascinado, por lo que el 21 de mayo de 1977 presenté mi primera muestra. A partir de ahí, me casé con la escultura. Y es que esa exposición tuvo dos aspectos interesantes: fue la primera vez que se presentó una exhibición de esculturas en estructuras de metal y, también, fue la primera muestra de obras abstractas. Las pinturas que hice en ese entonces se perdieron, nunca las expuse. Volví a pintar, pero menos, pues todo mi tiempo lo he invertido a la obra escultórica. -¿Recuerdan las frutas en metal que decoraban la parte frontal del Supermercado Nacional?, eso lo hice yo. A partir de ahí, el metal se puso de moda, así que no paraba de producir. Más adelante, mi vocación literaria me guía a hacer crítica de arte, así que empiezo a colaborar para Ventana, suplemento cultural del Listín Diario que dirigía doña Marianne de Tolentino. Luego, incursiono en la televisión y me mantengo muy activo presentando varias exposiciones. Esto motiva que un grupo de amigos se ponga de acuerdo para que me fuera a estudiar al exterior. Continuará.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anterior“Tributo del Arte a la Agricultura Dominicana”, en la JAD
Noticia siguienteEl Gatopardo