Joseíto Mateo en la poética de Diógenes Céspedes

En un medio de tantos prejuicios y segregaciones culturales como el dominicano resulta sorprendente una invitación como la que recibiéramos esta semana de la Fundación Corripio a la puesta en circulación de los libros “Joseíto Mateo, el Rey del Merengue y Cuadernos de Poética”, del reconocido periodista, escritor y crítico Diógenes Céspedes. El primero acrisola el legado del cantante popular dominicano fallecido hace unos meses a los 98 años, reconocido en el mundo por su participación en afamadas orquestas como la Sonora Matancera de Cuba y el Gran Combo de Puerto Rico.

Céspedes, con estudios lingüísticos en Francia, no margina de su rigurosa semiótica a quien también se le conociera como “El Negrito del Batey”, merengue cuya principalía en su interpretación se disputara con el también fallecido Alberto Beltrán. Un editorial reciente de la revista Cuadernos de Poética dice que la publicación “al reivindicar lo múltiple y contradictorio del sujeto y su discurso, la poética convivirá, como un discurso más, con los demás discursos pertenecientes al partido del signo en la creencia de que en un futuro no lejano la coherencia y racionalidad de los conceptos implicados por su teoría serán el parteaguas entre los seguidores del partido del ritmo y los del partido del signo”.

En Cuadernos de Poética colaboran el lingüista francés Henri Meschonnic, esta vez con un enjundioso ensayo sobre El lenguaje y el Poder; el novelista Guillermo Piña-Contreras, quien trata El Universo familiar en la formación intelectual de Pedro Henríquez Ureña; el ensayista y poeta Miguel Ángel Fornerín con un análisis sobre Historia e Historicidad en dos novelas sobre el nacionalismo del prócer puertorriqueño Pedro Albizu Campos; el filósofo Andrés Merejo hace un enfoque del Ocaso de la privacidad en el cibermundo, en tanto que el propio Céspedes profundiza en torno al método y la investigación histórica.

Como ocurrió con muchas publicaciones en su género, la revista de Céspedes dejó de circular en el año 2000, renaciendo 17 años, gracias al esfuerzo del editor y otros amigos intelectuales.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorUn papá muerto y su hijo herido cuando intentaban llegar a EE.UU.
Noticia siguienteBloqueo de señales telefónicas en recintos carcelarios