PRM pide al Estado mantener a Punta Catalina y propone firma internacional para su operación

Compartir

Santo Domingo.- Tras  el anuncio por parte del gobierno  de vender parte de las acciones y la administración de Punta Catalina, el Partido Revolucionario Moderno (PRM), propuso este jueves que se contrate una firma internacional experta en operación y mantenimiento de plantas termoeléctricas de carbón mediante un contrato de largo plazo que se derive de una licitación pública internacional.

Indicó que esta iniciativa en ese sentido fue hecha pública el 14 de octubre del 2015 por la propia CDEEE mediante la publicación de una licitación internacional No. CDEEE-01- 2015. Licitación que luego se abandonó sin mediar explicaciones.

El órgano electoral precisó que con estrategia el país saldrá ampliamente beneficiado, porque Punta Catalina podrá vender energía por debajo de 8 centavos de dólar el kilovatio hora y el Estado recuperara la inversión en  menos de 15 de los 45 años de vida en producción.

“La única manera de evitar ese adefesio financiero es si el Estado mantiene la propiedad de la central puesto que como el capital tomado a crédito por el Estado es mucho menor que el costo total y las plantas de carbón tienen vida útil productiva promedio de 45 años, lo cual permite al Estado asumir un periodo de amortización más largo que 30 años (40 años, por ejemplo), entonces el pago de intereses y capital seria muchísimo menor que con el privado y el precio final de la energía también” afirmó el PRM mediante una nota de prensa.

Asimismo subrayó que en la página 125 de su informe final la Comisión Especial sobre Punta Catalina presidida por Monseñor Agripino Núñez Collado en el 2017 recomendó al Gobierno preservar la central como propiedad del Estado y en caso de contratar su administración que se hiciera a una firma sin conflicto intereses en el mercado eléctrico dominicano.

 La propuesta de venta de Punta Catalina.

El pasado martes 17 de diciembre, el presidente Danilo Medina dijo que la venta de las acciones de la nueva sociedad comercial Central Termoeléctrica Punta Catalina (CTPC) tiene el propósito de “recuperar la inversión” realizada en su construcción.  Se trata de una extraña afirmación, puesto que de los 2,500 millones de dólares invertidos en la construcción de la central – de acuerdo a lo dicho por el ministro de Hacienda Donald Guerrero-, 617 millones serán propiedad en acciones de la CDEEE y 5 millones del FONPER (Fondo para las Empresas Publicas Reformadas), para un total de 622 millones de dólares.

Según el esquema de venta anunciado, la CDEEE venderá el 50% de sus 617 millones, es decir, 308.5 millones, a un inversionista privado que, consecuentemente, se quedaría con la administración y control de una central que ya le esta contando al pueblo dominicano más de tres (3) mil millones de dólares, no 2,500 millones como ha dicho el ministro de Hacienda. Además, el Gobierno de Medina ha decidido que la diferencia entre los 622 millones y los 2,500 millones, ascendente a 1,878 millones de dólares sea registrado como una deuda de la nueva sociedad privada con el Estado dominicano para ser pagada en 30 años.

Por su lado, el administrador de Punta Catalina ha explicado a la prensa que la central tendrá venta bruta anual de 561 millones de dólares y beneficio neto de 240 millones, lo cual significa que si se vende el 50% de la termoeléctrica entonces el Gobierno estaría traspasando 120 millones de beneficio neto al inversionista privado que tan solo habría invertido 308.5 millones de dólares, el 10% de su costo. Más aun, con ese negocio el inversionista recuperaría su inversión en dos o tres años, ¡un record!

Con ese esquema, el inversionista privado recuperaría su inversión en dos o tres años, mientras que al Estado necesitaría 30 años para recuperar los 1,878 millones de dólares.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorMozart le pide matrimonio a Dalisa y por supuesto, ella dijo: sí
Noticia siguienteDimite el ministro de Educación de Italia en protesta por los Presupuestos