El coronavirus representa un gran drama para sectores informales en RD

Foto: Danny Polanco

Así como ocurre en otros países del mundo, el avance del coronavirus en la República Dominicana no sólo tendrá consecuencias sanitarias para la población, sino también económicas. Y la peor noticia es que no se sabe cuál será el pico de la pandemia en el país y cuáles serán los efectos en materia de actividad comercial.

Hoy el escenario ya es crítico para algunos sectores y muy incierto para la gran mayoría, justamente debido a que se desconoce cuándo y con qué consecuencias terminará la pandemia, registrándose en el país hasta el momento 34 personas infectadas y causando dos fallecimientos.

Un equipo de elCaribe realizó un relevamiento de algunos de los principales sectores económicos y hay algunos, como los negocios informales, ni siquiera saben cómo llevarán el sustento a su familia luego de que se suspendieran las mayorías de las actividades comerciales.

“Más de 80 por cierto ha bajado el flujo de pasajero en la ruta, sin embargo, estoy aquí trabajando a ver lo poco que puedo conseguir, porque mi familia se alimenta de lo que yo pico aquí diariamente”, de esta manera se expresó Manuel Céspedes, quien trabaja como motoconcho en una de las rutas del kilómetro 9 de la Autopista Duarte.

Las actividades comerciales informales, son la más afectadas por la crisis, a partir de todas las decisiones que se han tomado desde el Gobierno para frenar la circulación del virus. Las principales arterias comerciales, como las avenidas Duarte, Máximo Gómez, México y otras, donde también circula los negocios no regulados, lucían relativamente desiertas, luego de que ayer inició el período de Estado de Emergencia, que conlleva una serie de restricciones, sobre todo para los comercios que no son de primera necesidad.

Un gran margen de la población activa que se desempeña en sectores informales, y por lo tanto con escaso recursos para la obtención de protección económica en caso de crisis como la del Covid-19, la medida implementada por el Gobierno deja literalmente al descubierto a decenas de personas enfrentadas a la terrible disyuntiva de tener que elegir entre la enfermedad o, en no pocos casos, el hambre.

Por su parte, Miguelina Contreras, dueña de negocio de frutas cuyos ingresos dependen del flujo de pasajeros de la principal parada de autobús de la zona norte del país, expresó a elCaribe que a pesar de que las medidas adoptadas por las autoridades son oportuna por la expansión del virus, le es imposible quedarse en casa ya que “se alimenta de lo que consigue día a día”.

“Aunque las ventas no son iguales, pero algo pico y eso me sirve para llevar el sustento a mis hijos”, dijo Contreras.

Por otro lado, el miedo en la población a quedarse sin productos de primera necesidad, mantiene cierto dinamismo en los centros comerciales de los mercados y un constante flujo comercial en muchos otros puntos de distribución de alimentos.

“Hoy las ventas se han mantenido normal. Después que el gobierno ha anunciado algunas medidas para enfrentar el coronavirus el flujo de clientes se mantenido en el mercado. Yo tengo ya que suplirme de nuevo porque todo se ha vendido”, dijo Altagracia Vázquez, comerciante del Mercado De Honduras.

También, personas de la tercera edad, adultos y jóvenes con tapabocas hacían largas colas en las denominadas Farmacias del Pueblo y otros establecimientos en busca de productos para protegerse del coronavirus: mascarillas, gel antibacteriano, alcohol, guantes, vitaminas y jarabes.

Marielis De la Cruz, en una fila en la denominada botica popular del hospital Marcelino Vélez Santana, declaró que ha sido difícil adquirir esos productos, que escasean debido al rápido aumento de la demanda. “Yo he ido a varios establecimientos detrás de guantes y no aparecen. Aquí hay pero se están agotando”, indicó De la Cruz.

Mientras que los centros de distribución de medicamentos se mantienen abarrotados, la asistencia de pacientes a las consultas médicas de varios hospitales públicos del Gran Santo Domingo se vio reducida al máximo.

En un recorrido realizado por los hospitales Marcelino Vélez Santana, Dario Contreras y Centro Materno Infantil San Lorenzo de Los Mina se observó una baja asistencia de usuarios en busca de servicios.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorMINERD y ADP discuten procedimientos para prevenir impacto del coronavirus en sector educativo 
Noticia siguienteEstado de emergencia: procedimiento