“No estoy aquí para negocios”, dice ministro de Salud sobre cuestionado procesos de compras

Compartir
Rafael Sánchez Cárdenas, ministro de Salud Pública.

“No estoy aquí para negocios, ni estoy procurando negocios y todos los negociantes aquí saben que en esta oficina no se ha jugado nunca con eso, y he prohibido el acceso a los comerciantes a áreas sensibles a las cuales se tenía acceso libre”.

Con estas palabras el ministro de Salud Publica salió al frente este viernes a las denuncias vertidas  por el Partido Revolucionario Moderno (PRM) que acusó a esa institución de cometer graves irregularidades en las compras de emergencia como 35 licitaciones exprés y compras con RD$116 millones y RD$125 millones por encima de los precios de referencia.

En tono enérgico, el doctor Rafael Sánchez Cárdenas desafió a la organización política a presentar evidencias reales de sus acusaciones y a revisar sus expedientes, antes de cuestionar su moral como ministro de Salud, tras asegurar que desde ese Ministerio no se están patrocinando ilegalidades.

Te recomendamos: El PRM denuncia irregularidades en licitaciones de Salud

El funcionario exhortó a quienes realizaron las denuncias a estudiar la Ley de Compras y Contrataciones, la cual establece cómo se procede en medio de un estado de emergencia nacional como el que existe en el país por la pandemia de coronavirus, “donde no funcionan los sistemas”.

Sánchez Cárdenas afirmó que esa institución está facultada a comprar “ipso facto” lo que sea necesario si las necesidades de salud pública así lo ameritan y con ello no violan ninguna ley ni se comete ningún delito.

Dijo que lo ha aludido el principal partido opositor son procesos cancelados por el Ministerio que actuando con transparencia, incluso subió un correo electrónico interno a la plataforma de compras con fines de anulación y cuelga todos y cada uno de los procesos de compra para que sean de público conocimiento.

“¿Qué más transparencia es que están exigiéndole a este Ministerio y a este ministro de salud que lo primero que tiene de frente es su moral, y desafío a quien hizo y sirvió de vocero de eso a que presente las evidencias reales de lo que está diciendo, que revise su expediente mejor y no en cuestionar mi moral, aquí como ministro de Salud” .

Sostuvo que el PRM ha hecho una mala interpretación de la referida Ley y que en sus compras el Ministerio se acoge a requisitos básicos con sus suplidores, a fin de que tengan las competencias y calidades y cumplan con los tiempos de entrega de los insumos a los precios que sean posibles.

“Aquel que no puede acogerse a los tiempos de urgencia no podemos mantener los procesos a cuando vayan a aparecer vías de transporte o  tengan en sus manos los insumos que estamos requiriendo, tenemos que tumbarlos y los tumbaremos todas las veces que sean necesario, con  transparencia y buscando, cuando tenemos la necesidad, el suplidor que lo tenga”.

Enfatizó en que los precios de referencia a los que se aluden no son los mismos a los establecidos en situaciones de emergencias como las actuales.

“Según mi humilde entender, no violo ley si en un estado de excepción como este, se tenga que comprar más caro cuando no aparezca en el mercado absolutamente nadie que me proteja a uno de los operadores de campo o a un médico, eso es lo que manda la ley”, subrayó.

Finalmente, pidió respeto y consideración a la moral ajena y defendió su accionar como funcionario público.

“Estamos aquí diariamente de cara a la población para presentar lo que tenemos, sin reservas, de manera que vengan a cuestionar y a relajar conmigo, que se vayan para otro lado a buscar con quien, que no lo van a tener. La salud del país está por encima de ellos y nosotros vamos hacer y tomar todas las medidas que sean necesarias en defensa de ella y eso es lo que estamos haciendo”, concluyó.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorRafa Rosario: el entretenimiento se tomará un tiempo largo para reactivarse
Noticia siguienteAfirma el coronavirus obliga a abrir una ventana para eficientizar la producción agropecuaria