Tema sin temor

Temo que temiblemente me ha llegado lo que siempre temí: el atemorizante momento en que, como este temido día, no tendría ningún tema que provoque mi temeridad, lo que me lleva a asumir una temática que supere los más temerarios límites que suele temer un temista nada temeroso: el tema de no tener tema que pueda tematizar, en una sociedad cargada de temores frente a aquellos que, como Temo y compartes, la atemorizan con una mayor virulencia futura por reclamar que ya cesen las temidas medidas contra un virus que, por ser tema tan reiterado, lleva a un temista diario a escribir sin temor un simple juego de palabras.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorCuatro modelos de madres como creación literaria
Noticia siguientePreocupación