Hazlo evidente

Jesús nos enseña que el hombre del buen tesoro de su corazón saca lo bueno y viceversa. Los pensamientos son semillas, las palabras son el fruto. El fruto de labios que ofreces al mundo, muestra que árbol eres, del bien o del mal. Y tus oraciones, cuando llegan al cielo, has pensado, ¿qué sabor tienen?
Las palabras y los pensamientos deben estar alineados al reino De Dios. Tus palabras, revelan tu mundo interior, si su reino está dentro de ti, todos lo sabrán, especialmente el reino de las tinieblas, lo notarán enseguida. La mente es el nido de las palabras, cuidado con lo que echas a volar. Si no quieres que algo llegue a tu vida, no lo traigas a tus pensamientos. Eso que piensas continuamente un día terminarás chocándote con ello.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorEn suspenso
Noticia siguienteEl mejor lugar...