Si sufres anemia, ¡Ten cuidado!

Debilidad, dolor de cabeza, vértigos y mareos, trastornos del sueño, inapetencia, sensación de falta de aire, palpitaciones, dolor en tórax, son algunos de los síntomas que puede presentar una persona con anemia.
Las enfermedades del corazón, pulmón, riñón, función cerebral y vascular, tienden a empeorar por esta causa

Aunque muchas personas no le prestan atención, la anemia representa un grave problema de salud pública, destaca la hematóloga de adultos y médico internista, Evelin Mena Toribio. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la anemia afecta el 24.8 % de la población universal, lo que significa que unas 1,860,000,000 de personas padecen de algún grado de anemia. Además de este número de individuos afectados lo más grave es que, de acuerdo con la OMS, afecta al 47.4 % de los niños en edad preescolar, al 25.4 % de los niños en edad escolar, al 41.8 % de las mujeres gestantes, al 30.2 % de las mujeres no embarazadas, al 12,7 % de los hombres y al 23.9 % de los adultos mayores por encima de los 60 años.

Para tratar este tema a profundidad, Mena Toribio respondió a elCaribe las siguientes interrogantes:

¿De qué es sinónimo anemia?
Hablamos de anemia cuando existe una disminución de la concentración de hemoglobina circulante en el organismo por debajo de los limites considerados normales para un sujeto, teniendo en cuenta factores como edad, sexo, condiciones medioambientales (ejemplo la altitud) y estado fisiológico (neonatal, infancia, pubertad, embarazo, ancianos).

¿Cuál es la causa más frecuente?
La deficiencia de hierro es probablemente la causa más frecuente afectando aproximadamente el 30 % de la población mundial. La probabilidad de presentar anemia por deficiencia de hierro se incrementa a un 60 % en embarazadas y 80 % en mujeres con hipermenorrea (hemorragia menstrual). Debe señalarse que el 75 % de todas las anemias hospitalarias son causadas por deficiencia de hierro o anemia de los procesos crónicos.

¿A qué parte de la población afecta más y a qué se debe?
La anemia es una condición frecuente particularmente en mujeres jóvenes y ancianos. Históricamente ha sido de considerable interés epidemiológico para la salud pública, más significativo aún, en los países en vías de desarrollo.

La anemia es el más común de los desórdenes hematológicos. El 20 % de los ingresos hospitalarios de las personas mayores son debido a anemia.

¿Cuándo representa un peligro?
Para hablar de peligro debemos de individualizar, pero de existir síntomas marcados o alto compromiso de órganos vitales, lo recomendado es la atención médica especializada, efectiva y rápida.

¿Esta puede empeorar la evolución de otras afecciones?
Indiscutiblemente sí. Para esto debemos recordar que una principal función del glóbulo rojo mediante la hemoglobina es el transporte de gases, es decir, del oxígeno desde los pulmones a los tejidos y del dióxido de carbono en sentido inverso. Por lo que, cuando existe anemia esta función se altera; y de igual forma, ciertas afecciones tienden a empeorar. Las enfermedades del corazón, pulmón, riñón, la función cerebral y vascular se ven afectada, así también, la anemia es un factor de pronóstico para muchos tipos de cáncer.

¿Cómo se trata?
El tratamiento será diferente según el tipo de anemia y va a depender de la causa que lo produce. Por ejemplo, en el caso de los déficits de nutrientes, el tratamiento será la administración del elemento deficiente (hierro, vitaminas), por otro lado, en la anemia asociada a trastornos crónicos, se debe de tratar la enfermedad de base y si el paciente califica, se administra eritropoyetina. En los estados de anemia severa individualizamos el uso de transfusión sanguínea.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorMinistros defienden uso de recursos de AFP en Presupuesto
Noticia siguienteLa DGII exonera primera cuota de impuesto a activos