“La provincia necesita una verdadera transformación”

Antonio Taveras es candidato a senador de la provincia Santo Domingo.
Advirtió que desde el Congreso Nacional luchará contra la corrupción y la impunidad

Para el expresidente de la Asociación de Empresas Industriales de Herrera y provincia Santo Domingo (AEIH), Antonio Taveras, convertirse en el senador de la provincia Santo Domingo representaría la oportunidad para transformar esta demarcación. Asegura que su labor legislativa estaría enfocada en garantizar los derechos, fortalecer la democracia y la institucionalidad, así como combatir la corrupción y la impunidad.

Afirma que la Ley 87-01 de Seguridad Social y la de Salud No.42-01 serán prioridad en su ejercicio en el Congreso, en caso de ganar el próximo cinco de julio. Considera que la provincia no ha avanzado tanto como debería, y por el contrario cree es una vergüenza que ocupe el puesto 27, de 32, en el Índice de Desarrollo Humano del PNUD y, entre otras cosas, muchos sectores carezcan de servicios básicos dignos.

¿Cuáles son sus propuestas para mejorar las condiciones de Santo Domingo?
Santo Domingo carece de todo. Es evidente porque ocupa el puesto 27, de 32, en el Índice de Desarrollo Humano del PNUD. Nuestro objetivo es transformar la provincia. Tenemos un plan de desarrollo llamado “Por un nuevo Santo Domingo” que recoge varios proyectos para darle el cambio que merece. Eso lo logramos a de la mano de empresarios, autoridades municipales, movimientos sociales, entre otros actores, en una mesa de diálogo. Es lamentable que a estas alturas muchos sectores de la provincia carezcan de un sistema de agua y luz digna. El Estado se ha ausentado durante mucho tiempo. Desde nuestro papel como representante desde el Congreso Nacional queremos impulsar el cambio. Tenemos muchos proyectos en carpeta, los principales están enfocados en fortalecer la institucionalidad democrática del país así como la justicia independiente. En mi papel de fiscalizar encontrarán un luchador contra la corrupción como siempre lo he sido, desde Marcha Verde, otros movimientos sociales y el sector empresarial.

¿A favor de qué quiere pretende legislar?
En términos de ley, aquí hay que transformar la Ley 87-01 de Seguridad Social y la de Salud . Las AFP están ganando demasiado a costa de los trabajadores, que al terminar sus años laborales no reciben lo que merecen después de tanto esfuerzo. Igualmente, la ley de salud No.42-01 necesita cambiarse, porque hay muchas cosas que no están funcionando. Hay que transformar el país, crear un Estado más democrático. Hay que legislar para poder disminuir el abuso del Poder Ejecutivo sobre los demás poderes. Queremos que la democracia salga a la calle, que haya un mandato revocatorio para todo funcionario, ministro o legislador para cuando no cumplan. En fin queremos un país decente, un país organizado, donde nadie esté por encima de la ley. Este país se está convirtiendo en una selva por eso. Porque aquí, como las instituciones no funcionan, la gente le busca un bajadero a sus problemas con relaciones de poder. Y eso no puede ser. Ninguna sociedad avanza sin tener instituciones fuertes. Estamos comprometidos para legislar por un Estado más democrático, estamos comprometidos también con reformas profundas en la economía y un nuevo modelo de desarrollo productivo para que la industria nacional sean la base del crecimiento y no las importaciones. Estamos comprometidos también a disminuir las duplicidades de instituciones del Gobierno. Lo que procuramos es tener un Estado fiscalizador. Vamos a promover una gran reforma fiscal, que ya indicará las pautas el compañero Luis Abinader, como presidente de la República. Esa reforma fiscal no puede cargarle el peso de los impuestos a los más pobres, a los que menos tienen. Tiene que ser una reforma que vaya con justicia social. La provincia necesita una verdadera transformación.

¿Cómo su experiencia empresarial puede aportar a su papel como legislador?
Mi experiencia en el sector empresarial la voy a aplicar en lo que hay que hacer entorno al desarrollo de la provincia. Y me apoyaré de otras experiencias de organismos internacionales y otros colectivos. En nuestra función de representación de nuestro territorio queremos atraer más inversiones, pero necesitamos gente preparada para que puedan asumir los nuevos empleos que se pudieran estar creando a partir de esas inversiones. Eso es básico para salir de la pobreza. En nuestro trabajo, en el orden institucional crearemos reglas claras, leyes claras que se cumplan, y crear mecanismos de control muy estrictos sobre funcionarios públicos. En la provincia hay que hacerlo todo, ahora yo como senador no puedo hacerlo solo, la gente tiene que participar de los cambios y ese ha sido mi discurso, una gran alianza entre todos los sectores, sociales para empujar ese gran plan de desarrollo, ningún país avanza sin un plan de desarrollo, ninguna país avanza si la sociedad no impulsa los cambios, eso lo aprendí del sector empresarial. La gente tiene que reclamar derechos, que porque se les niega mantienen postrado en estado de miseria e indefensión a la gente.

¿Cuáles considera han sido las barreras para erradicar la corrupción y fortalecer la institucionalidad y qué propone para cambiar esa realidad?
Los malos políticos pueden hacer daño a un país, como lo han hecho en este. La única forma de cambiar los países y hacer que la vida de la gente mejore es hacer buena política. Treinta y un años de autoritarismo, más los doce años de Joaquín Balaguer, y los demás gobiernos que vinieron le hicieron mucho daño a la clase política y arrastraron esos ejemplos autoritarios. Aquí ha habido gobiernos que apoyan la corrupción. Necesitamos una sociedad participativa, activa, una sociedad cuestionadora, permanentemente auditando a quienes ha elegido para que esta democracia funcione. La corrupción es el principal mal que vive el país y la falta de institucionalidad va a la par. Por eso estaremos desarrollando una gestión legislativa enfocada, sobre todo, en esos dos aspectos. Para que los gobiernos anteriores no se sigan emulando, para que la política que se haga a partir de ahora, además de representar el cambio, también represente una política enfocada en el pueblo, en la gente.

Sobre los desafíos de la seguridad ciudadana, la violencia de género, y el aborto, ¿cuál es su posición y cómo pretende afrontarlos desde su posición?
Este es un Estado violento, porque violenta los derechos de los ciudadanos y ciudadanas. No hay empleo, no hay esperanza para nada, no se creen en nadie, la gente se siente desamparada, y la gente sobrevive como sea en los barrios. Y, lo peor, justifica su sobrevivencia. La gente se siente insegura y sin protección. La seguridad social será parte de nuestros esfuerzos legislativos, para que las familias puedan desarrollarse sin temor al salir. En cuanto a la violencia de género, sabemos que es uno de los problemas más fuertes ahora mismo. Aquí hay un problema de cultura machista enraizado. Las mujeres se están preparando más, pero también existe el desamparo del Estado cuando son violentadas por sus maridos. Eso pretendemos cambiarlo desde el Congreso Nacional. Sobre el aborto, lo único que digo es que no voy en contra de lo que legalmente está prohibido, y esa práctica lo está. Amo la vida.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

  • Etiquetas
  • d5
Compartir
Noticia anteriorAsesor médico del Gobierno dice PC faltó a la ética con denuncia
Noticia siguienteMaltrato verbal, un tipo de violencia