El hombre de las reformas

    Compartir

    Como van las cosas, el presidente electo hará lo que debieron haber hecho los gobiernos de los partidos Revolucionario Dominicano (PRD) y de la Liberación Dominicana (PLD) cuando se dieron las condiciones, pero no se atrevieron. Prefirieron conservar el statu quo por conveniencias o simples clientelismos.

    Ahora Luis Abinader se abandera de reformas que se vienen planteando desde la década de los 80, después de los primeros gobiernos de Joaquín Balaguer y durante el período perredeísta de Salvador Jorge Blanco.

    Los necesarios cambios en la administración pública para superar entidades u organismos que no ejercen ninguna función, que solapan con otras o que han sido superadas por dinámica social o por reformas a medias que nunca terminaron de ejecutarse.

    Responsabilidades que debieron ejercer líderes y continuadores que se definían como progresistas o reformadores, pero que tan pronto llegaron al gobierno se acomodaron para atender una clientela electoral.

    Lanzaban por las cañerías millones y millones de pesos que debieron servir para establecer o implantar programas que a la postre podrían resultar más útiles para los dominicanos que mantener a un grupo de gente en nómina.

    Mientras, surgían nuevas entidades públicas, sean ministerios o direcciones, o se creaban organismos dependientes directamente del Poder Ejecutivo, tampoco se dio término al programa de cambios prometido o incluso, algunos que estaban claramente especificados.

    Ahora, cuando nadie habla de reformas, parece que nos adentramos a un paquete de cambios que según las propuestas de campaña pueden redundar en mejorías para el manejo y uso de recursos públicos.

    Son muchas las entidades que hace tiempo debiedron desaparecer. Una larga lista que no vamos a enumerar.

    La cuestión es que Abinader asumirá un programa de cambios que no obedece a reclamos, sino a una convicción y comprensión acerca de lo que debe ser la administración del Estado.

    Esperamos que continúe con ese aliento, y que no se detenga por las demandas de parciales a que suelen ser sometidos los gobernantes en sus primeros días de gestión.

    Si ocurre, pasaría a ser el hombre de las tan esperadas reformas en el Estado. No se olvide que algunas no dependen de un decreto, sino de la aprobación congresual.

    Mantente informado

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias mas importantes de la actualidad.

    Compartir
    Noticia anteriorRealizan operativos de pruebas rápidas
    Noticia siguienteParques de zona este de Santiago en abandono