Obispo emérito de La Altagracia en Higüey

Compartir
Monseñor Nicanor Peña.

Introducción

Me parecieron tan hermosas y verídicas las palabras pronunciadas sobre Monseñor Nicanor Peña en la toma de posesión del nuevo Obispo de La Altagracia en Higüey, Mons. Jesús Castro, que se me ocurrió juntar las tres intervenciones de los interlocutores en un artículo. Helas aquí. Las quise acompañar de unos datos biográficos del mismo Monseñor Nicanor.

1- Datos biográficos

“Nació en Baitoa, provincia Santiago de los Caballeros, el 12 de marzo de 1942. Hijo de José Neftalí Peña (Chito) y Juana Evangelista Rodríguez.

Su formación filosófica y teológica la realizó en el Seminario Pontificio Santo Tomás de Aquino.

El 22 de junio de 1968 fue ordenado presbítero de la Arquidiócesis de Santiago de los Caballeros. Allí desempeñó varios cargos pastorales: vicario de la Catedral, párroco de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, Puerto Plata, Canciller Arquidiocesano, encargado del Movimiento Familiar Cristiano, director diocesano de los Cursillos de Cristiandad, consejero de los Caballeros de Colón, profesor en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra y en el Seminario Menor San Pío X. También fue párroco de Santa Ana y vicario episcopal de Pastoral, de 1984 hasta 1996.

Obtuvo una Licenciatura en Liturgia en el Pontificio Ateneo San Anselmo, Roma. Estudió Psicología en la Universidad Católica Santo Domingo y se especializó en Psicología Infantil en la Universidad de Nueva York. También estudió Planificación Pastoral en el Instituto Teológico Pastoral del CELAM.

El 16 de diciembre de 1996 fue elegido primer Obispo de la Diócesis de Puerto Plata. Recibió su ordenación episcopal el 25 de enero de 1997.

El 24 de junio de 2004 fue nombrado Obispo de la Diócesis de Nuestra Señora de la Altagracia en Higüey, en sustitución de Ramón Benito de la Rosa y Carpio, a quien el papa Juan Pablo II había designado como Arzobispo de la Arquidiócesis de Santiago de los Caballeros. Tomó posesión canónica de dicha diócesis el 21 de agosto de 2004.

Al celebrarse el V Centenario de la Evangelización en América, fue delegado de la Comisión Nacional de Evangelización.

Fue elegido presidente de la Conferencia del Episcopado Dominicano (CED) durante su Quincuagésima Segunda Asamblea Plenaria, celebrada entre el 29 de junio al 4 de julio de 2014.

El 30 de mayo de 2020 el papa Francisco le aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la Diócesis de Higüey, por haber alcanzado el límite de edad establecido en el Código de Derecho Canónico”.
Tomado de Wikipedia

2- En la homilía del señor nucio “Excelencia, queridos hermanos y hermanos
Antes de terminar, permítame expresar, en nombre del Santo Padre y la Iglesia, como también en nombre de la Diócesis de la Altagracia y de todos ustedes, la más sincera gratitud a S.E Monseñor Gregorio Nicanor, quien fue obispo de esta diócesis durante los últimos 17 años. Excelencia, le estamos agradecidos por la gracia de su sacerdocio que le ha permitido poner su vida y todas sus energías al servicio de Cristo y sus fieles, y le estamos agradecidos por la gracia de su servicio episcopal que la ha permitido compartir con el Santo Padre y con los otros obispos, la responsabilidad de la Iglesia y el Reino de Cristo en esta tierra. Ahora que entra en un periodo de merecido descanso, le deseamos la gracia y el consuelo del Señor que ha servido durante todos estos años. Y le pedimos solo que no nos prive, no prive a ningún fiel que lo necesite de la gracia de su sacerdocio”.
Tomado de la homilía pronunciada por el Nuncio Apostólico Mons. Ghaleb Bader en la Toma de Posesión Canónica de Mons. Jesús Castro como Obispo de Higüey.

3- En el discurso de acción de gracias de monseñor de Jesús Castro
“Monseñor Gregorio Nicanor Peña Rodríguez, quien desde 2004 se ha desempeñado como obispo de esta Diócesis; quisiera dar gracias a Dios por el camino trillado por él, su ardua labor institucional y de puesta al día, y por todos estos grandes pastores, hombres de Dios, que con prudencia, generosidad, entrega, sabiduría y sentido evangélico han guiado y conducido esta porción del Pueblo de Dios”.
Tomado de las palabras de
acción de gracias pronunciadas
por Monseñor Jesús Castro en
su Toma de Posesión como Obispo
de Higüey.

4- En el discurso final del padre Pedro Villa, vicario pastoral de la diócesis
“En esta mañana en que hemos participado en esta Eucaristía en acción de gracias a Dios, por la toma de posesión canónica de su Excia. Rvdma. Mons. Jesús Castro Marte.

Quiero darle la gracia a Dios por su Excia. Rvdma. Mons. Gregorio Nicanor Peña Rodríguez, por estos 16 años de entrega, de servicio y testimonio en la edificación del Reino de Dios en la Diócesis Nuestra Señora de la Altagracia.

Por este tiempo de gracia y bendición sembrando en los corazones la semilla del evangelio, la palabra que da vida, esperanza y amor para fortalecer la fe de los hermanos.

Se entregó de lleno en su ministerio, viviendo y dando testimonio de lo que ha dicho Jesús: “No he venido a ser servido, si no a servir”. Siempre al cuidado de las necesidades de sus ovejas: vistiéndolas, ayudándolas, orando por ellas, acompañamiento en las actividades: religiosas, sociales, comunitarias, económicas, culturales, educativas, entre otras.

Siempre dando seguimiento a la programación diocesana, al desarrollo de las actividades pastorales, organizadas por las comisiones, grupos apostólicos y pequeñas comunidades.

Este pueblo de Dios que peregrina en la Diócesis de Nuestra Señora de la Altagracia, se siente orgulloso por haberlo tenido entre nosotros durante 16 años como su obispo y pastor, su hermano, su amigo, en especial como un papá que siempre protege a sus hijos. A este pueblo lo fue guiando al encuentro de Jesús Palabra encarnada.

En este momento uno quisiera desmenuzar, año por año, mes por mes, día por día, y repasar agradecidamente su ministerio episcopal lleno de amor entre nosotros, pero si quiero fijarme en su labor como pastor: se entregó de lleno al cuidado y a amar a sus ovejas. Como Apóstol: fue llevando el evangelio, la predicación, la catequesis e implementación del Tercer Plan Diocesano de Pastoral a las comunidades parroquiales con mucho amor y alegría en su corazón.

Dios y la Virgen de la Altagracia les bendigan por tan inmensa labor realizada en nuestra diócesis. Muchas gracias, por su amistad, generosidad y confianza que irradia su persona, transmiten la paz y el amor de Jesucristo. Siempre le tendremos presente en nuestras oraciones, usted es un ejemplo a seguir.
Muchas gracias por todo, con estos sentimientos reciba de los sacerdotes, diáconos, religiosas, seminaristas y de la feligresía Altagraciana una oración a Dios, un fuerte abrazo y un caluroso aplauso. ¡Muchas bendiciones!”
Tomado del discurso final del padre Pedro Villa

Conclusión

CERTIFICO que constan aquí, alusiones a Mons. Nicanor Peña Rodríguez en tres participaciones en la Basílica de Nuestra Señora de la Altagracia durante la toma de posesión del nuevo Obispo de la Altagracia en Higüey, Mons. Jesús Castro.

DOY FE en Santiago de los Caballeros a los cinco (5) días del mes de agosto del año del Señor dos mil veinte (2020).

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anterior“La pobreza mental es el flagelo de toda sociedad”
Noticia siguienteLa gripe de Hong Kong de 1968 en República Dominicana y otra