Entrega primera etapa Santuario del Santo Cristo de los Milagros

Compartir
Danilo Medina encabezó el acto.

El presidente Danilo Medina inauguró ayer la primera etapa del Santuario Nacional Santo Cristo de los Milagros, ubicado en el municipio de Bayaguana, el cual es uno de los principales atractivos de la provincia Monte Plata.
El nuevo centro de peregrinación incorpora a la República Dominicana en un selecto grupo de países de América Latina con santuarios católicos cristocéntricos.

El Santo Cristo de los Milagros es una obra cargada de historia que data del siglo XVII. En 1919, fue declarado Patrimonio Nacional y en el 2000 recibió la categoría de Centro de Peregrinación, por decreto del Papa Benedicto XVI.

La planificación de esta obra, que constituye un espacio religioso de los dominicanos y el mundo, comenzó en el año 2002 y su proceso de diseño estuvo listo para el año 2007, misma fecha en la que se dio el primer picazo de la construcción.

El Santo Cristo de los Milagros tiene presencia en Bayaguana desde hace más de 419 años, en una sencilla parroquia donde según los pelegrinos ha realizado sorprendentes milagros, lo que ha llevado a convertir el lugar en Santuario Nacional. La representación del Cristo es una talla que se remonta al siglo XVI, cuando se afirma que apareció.

El Instituto Nacional de la Vivienda (INVI) trabajó en la mejora de las viviendas de la periferia y la reubicación de unas ocho familias que ocupaban los espacios verdes del Santuario.

El presidente Danilo Medina también entregó ayer el hospital municipal Elvira Echavarría, con 2,475 metros cuadrados de construcción y equipado para el acceso a atenciones de calidad a los residentes en el municipio de Guerra.

El centro hospitalario también beneficiará a la gente de La Cancha, El Rosario, Esperanza, San José INVI, Hato Viejo II, El Maimón, Invivienda, San Isidro, Bayaguana, entre otras comunidades aledañas.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorUn número récord de personas renuncian a su ciudadanía estadounidense
Noticia siguienteHabla, no temas