Paso de tormenta Laura destruyó 14 viviendas

Compartir
Juan Manuel Méndez.

El paso de la tormenta Laura el domingo afectó 1,846 viviendas, 14 de ellas destruidas de manera total, de acuerdo con el informe del Centro de Operaciones de Emergencias (COE).
De acuerdo a Juan Manuel Méndez, director del COE, 9,215 personas fueron evacuadas mientras 202 ciudadanos se encuentran en albergues y 56 comunidades aisladas.

Mientras que el sector eléctrico, informó que 15 circuitos se encuentran afectados, por lo que 38,000 usuarios no cuentan con energía eléctrica.

Provincias en alerta

El COE mantiene en alerta roja las provincias de Barahona y Duarte por posibles inundaciones repentinas urbanas y rurales, crecidas de ríos, arroyos y cañadas, así como deslizamientos de tierra, tras el paso de la tormenta Laura.

El informe también señala que una vaguada localizada al noreste del territorio dominicano, y que la misma estará aportando la inestabilidad necesaria para provocar nublados con aguaceros, tronadas y aisladas ráfagas de vientos hacia las regiones nordeste, sureste, cordillera Central, zona fronteriza y el Gran Santo Domingo. Estas lluvias persistirán hasta entrada la noche.

En ese sentido, las provincias de La Altagracia, Puerto Plata, Samaná, Montecristi, San Pedro de Macorís, Espaillat, Hato Mayor, María Trinidad Sánchez, El Seibo, San Cristóbal, San José de Ocoa, La Romana, Santo Domingo, Distrito Nacional, Azua, Monte Plata, Pedernales, Peravia y Sánchez Ramírez, se encuentran en alerta amarilla.

Mientras que en alerta verde están las provincias Monseñor Nouel, Santiago, La Vega, San Juan, Hermanas Mirabal, Bahoruco, Santiago Rodríguez, Independencia, Dajabón, Elías Piña y Valverde. La entidad advierte a las personas abstenerse de cruzar ríos, arroyos y cañadas que presenten alto volúmenes de agua.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorAcueductos entran en servicio; mejoran niveles de las presas
Noticia siguienteLos vulnerables