140 millones de niños en todo el mundo todavía no regresaron a las clases presenciales

Aula vacía en la Escuela Oficial Rural Mixta N° 77 de la vereda Los Mixcos de Palencia, en Guatemala, por la pandemia de coronavirus. POLITICA SOCIEDAD © UNICEF
Aula vacía en la Escuela Oficial Rural Mixta N° 77 de la vereda Los Mixcos de Palencia, en Guatemala, por la pandemia de coronavirus. POLITICA SOCIEDAD © UNICEF

El inicio de las clases del próximo curso escolar se verá aplazado para unos 140 millones de niños debido a la pandemia de COVID-19, según un nuevo análisis publicado por UNICEF con motivo del final de las vacaciones de verano en distintas partes del mundo.

Se calcula que, hasta la fecha, casi 8 millones de estudiantes llevan esperando más de un año para poder participar en el primer día de clases presenciales, debido a que viven en lugares donde las escuelas han permanecido cerradas durante la pandemia.

“El primer día de escuela es un momento histórico para un niño, ya que es el comienzo de una trayectoria de aprendizaje y crecimiento personal que le cambia la vida. La mayoría de nosotros recordamos una infinidad de detalles irrelevantes sobre ese día, como la ropa que llevábamos, el nombre de nuestro maestro o la persona con la que nos sentamos. Sin embargo, para millones de niños y niñas, ese día tan importante se ha pospuesto indefinidamente”, afirmó la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore.

Según la estadounidense, a medida que se reanudan las clases en muchas partes del mundo, millones de niños de primer año llevan más de un año esperando para conocer el interior de una clase.

“Es posible que varios millones más no alcancen a verlo en todo el primer trimestre. En el caso de los más vulnerables, las probabilidades de que no lleguen a poner un pie en una clase en toda su vida son muy elevadas”, alertó.

UNICEF recordó que durante el primer año se asientan las bases del aprendizaje futuro a través de la introducción a la lectura, la escritura y las matemáticas.

Asimismo, en este periodo la educación presencial facilita que los niños se vuelvan más independientes, se adapten a nuevas rutinas y establezcan relaciones significativas con los maestros y los estudiantes.

La educación presencial también permite a los maestros detectar y abordar retrasos en el aprendizaje, problemas de salud mental y casos de abusos que podrían tener efectos negativos sobre el bienestar de los niños.

En 2020, las escuelas de todo el mundo estuvieron completamente cerradas durante un promedio de 79 días lectivos, según UNICEF.

Sin embargo, después de que comenzara la pandemia, los centros de 168 millones de estudiantes siguieron cerrados durante prácticamente todo el año.

Incluso ahora, muchos niños se enfrentan a una situación sin precedentes en la que su educación quedará interrumpida por segundo año consecutivo.

FUENTE: INFOBAE

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.