Evangélicos y católicos saludan derogación decreto que prohibía actividades religiosas

Compartir

El padre Kennedy Rodríguez, de la parroquia San Antonio de Padua, saludó la decisión del presidente Luis Abinader de derogar el artículo 10 del Decreto 740-20 que disponía el cese de actividades en las iglesias de diferentes denominaciones.

El decreto fue emitido el 30 de diciembre y en este se llamaba a las iglesias a celebrar actividades tres veces a la semana, guardando el nuevo horario establecido para el toque de queda y acatando los protocolos sanitarios.

A pesar de que la medida fue tomada para evitar los casos de contagio de Covid-19 y duraría solo unos días, el Presidente decidió variar su decisión.

“Gracias señor presidente, gracias de parte de los feligreses católicos, vale la pena porque la fe es fundamental en el tiempo que estamos viviendo”, manifestó el prelado católico al participar en el programa televisivo Despierta con CDN.

El sacerdote negó que desde la Iglesia se haya ejercido presión para que el decreto fuera derogado.

Lea también Abinader permite a las iglesias y agrupaciones realizar cultos

Asimismo, el Consejo Dominicano de Unidad Evangélica (Codue) consideró como sabia la decisión del Poder Ejecutivo de dar apertura de las actividades en los templos de denominaciones religiosas.

El presidente del Codue, el pastor Feliciano Lacen, dijo que esa entidad es reiterativa en que desde el mismo inicio de la pandemia, las iglesias cristianas han mantenido los protocolos de higiene, distanciamiento físico en cada una de las reuniones que se realizan dos y tres veces por semana.

Sin embargo, hizo un llamado a las iglesias, ministerios, y membresías afiliadas a la entidad en todo el país, a abstenerse de abrir sus congregaciones si no cumplen con los protocolos generales y sectoriales vigentes para evitar el incremento y la propagación de la pandemia, que va en aumento cada semana.

 

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir