Santo Domingo.- El panorama de ciberamenazas continúa evolucionando y se predice que el 2023 traerá consigo viejas y nuevas tácticas de intrusión.

Los CIOs y CISOs se enfrentan a la tarea de superar importantes retos al tiempo que trabajan para manejar las iniciativas que se han vuelto críticas para la operación de un negocio.

Para lo cual, Jaime Chanagá, Field CISO para Fortinet Latinoamérica y el Caribe, provee de prácticas y recomendaciones de ciberseguridad para que las empresas puedan fortalecer sus estrategias este año y salvaguardar sus datos:

Tomar en cuenta el Security Access and Service Edge (SASE), para modernizar su tecnología de acceso remoto. Actualmente, la mayoría de las compañías confían en VPNs para proveer acceso remoto y algunas más avanzadas incorporan proxies como Secure Service Edge (SSE).

Sin embargo, el uso de soluciones de base mixta añade complejidad y problemas de rendimiento en las redes, lo cual se traduce en poca efectividad al momento de responder y remediar algún ataque que pueda ocurrir.

Utilizar una plataforma consolidada que conjunte SSE, Zero Trust Network Access (ZTNA) y Cloud Access Security Broker (CASB) para asegurar el nivel de control de puntos de acceso. Este acercamiento asegurará visibilidad de punta a punta para proveer una respuesta rápida en caso de algún incidente de seguridad.

Invertir en soluciones como detección y respuesta de redes (NDR), puede permitir a las organizaciones identificar de un modo rápido anomalías, analizar amenazas emergentes en tiempo real y automatizar las respuestas para mitigar ciberataques, ante amenazas existentes y futuros.

Las empresas con escasez de talento especializado deben utilizar SOC-como servicio (SOCaas), especialmente para todas aquellas que no cuentan con un equipo de operaciones de seguridad interno. 

“El ambiente actual de ciberseguridad está también entre las primeras preocupaciones de los clientes. Están intranquilos acerca del incremento en el número de ciberataques y la cambiante naturaleza de amenazas que vienen con la transformación digital. Además de esto, durante la pandemia, los clientes se vieron forzados a transformar su negocio de manera radical para poder sobrevivir. Por lo que debemos actuar con rapidez y eficacia para proteger no solo nuestros datos, recursos y estructuras del negocio, sino también nuestros clientes”, agergó Chanagá. 

La implementación de estrategias de ciberseguridad ha de ser uno de los mayores focos de atención de las empresas para este 2023 y el porvenir de los años. Esto, debido a los graves riesgos a los que se enfrenta la industria de sufrir ciberataques que comprometan su negocio, gestión y clientes. Para lo cual, es indispensable a los tiempos, la inteligencia artificial (AI), más aún, cuando los ciber adversarios ya cuentan con tecnologías sofisticadas y continúan en aumento. 

Posted in Ciencia

Más de ciencia

Las Más leídas