La pesadilla de Towns

Compartir
Karl-Anthony Towns vivió una pesadilla en su casa mientras se recuperaba del coronavirus, la misma enfermedad que le costó la vida a su madre el año pasado. Los últimos 11 meses han sido terribles para el centro de 25 años, que el miércoles regresó a la acción con los Timberwolves de Minnesota tras informar el pasado 16 de enero que padecía de la enfermedad. “Muchas noches llenas de terror. El COVID no me trató para nada bien”, dijo Towns después de su partido de vuelta a la NBA, acorde al diario Pioneer Press. Towns, cuya madre Jacqueline, oriunda de la República Dominicana falleció en abril del año pasado, busco apoyo en si fe para salir de la dura situación que le afectaba no solo su salud, sino también mentalmente. Su padre, Karl, le llamaba constantemente. El coronavirus le golpeó fuerte en “cuerpo, mente y espíritu”, por lo que se tomó su tiempo “fortaleciendo mi interior” para que así los pensamientos de lo peor “entraran y salieran”. Aunque en el fondo, los sentimientos de Towns se han entumecido por los rudos golpes de un año hasta la fecha, especialmente por la muerte de su madre. “He visto demasiada tragedia en mi vida y es desafortunado”, dijo Towns. “Uno vive y muere. Acepto lo que la vida me da, lo bueno y lo malo. Cuando me llegaban malos pensamientos, me concentraba en mi familia e intentaba hacer lo necesario para sobrevivir y no tener efectos negativos largo plazo”, añadió. Towns anotó 18 puntos y haló 10 rebotes con tres asistencias en 31 minutos de acción para Minnesota, que perdió el partido 119-112 ante los Clippers de Los Ángeles.
Dice que debido al coronavirus pasó “muchas noches llenas de terror”

Karl-Anthony Towns vivió una pesadilla en su casa mientras se recuperaba del coronavirus, la misma enfermedad que le costó la vida a su madre el año pasado.

Los últimos 11 meses han sido terribles para el centro de 25 años, que el miércoles regresó a la acción con los Timberwolves de Minnesota tras informar el pasado 16 de enero que padecía de la enfermedad.

“Muchas noches llenas de terror. El COVID no me trató para nada bien”, dijo Towns después de su partido de vuelta a la NBA, acorde al diario Pioneer Press.

Towns, cuya madre Jacqueline, oriunda de la República Dominicana falleció en abril del año pasado, busco apoyo en si fe para salir de la dura situación que le afectaba no solo su salud, sino también mentalmente. Su padre, Karl, le llamaba constantemente.

El coronavirus le golpeó fuerte en “cuerpo, mente y espíritu”, por lo que se tomó su tiempo “fortaleciendo mi interior” para que así los pensamientos de lo peor “entraran y salieran”. Aunque en el fondo, los sentimientos de Towns se han entumecido por los rudos golpes de un año hasta la fecha, especialmente por la muerte de su madre.

“He visto demasiada tragedia en mi vida y es desafortunado”, dijo Towns. “Uno vive y muere. Acepto lo que la vida me da, lo bueno y lo malo. Cuando me llegaban malos pensamientos, me concentraba en mi familia e intentaba hacer lo necesario para sobrevivir y no tener efectos negativos largo plazo”, añadió.

Towns anotó 18 puntos y haló 10 rebotes con tres asistencias en 31 minutos de acción para Minnesota, que perdió el partido 119-112 ante los Clippers de Los Ángeles. l elCaribe vivió una pesadilla en su casa mientras se recuperaba del coronavirus, la misma enfermedad que le costó la vida a su madre el año pasado.

Los últimos 11 meses han sido terribles para el centro de 25 años, que el miércoles regresó a la acción con los Timberwolves de Minnesota tras informar el pasado 16 de enero que padecía de la enfermedad.

“Muchas noches llenas de terror. El COVID no me trató para nada bien”, dijo Towns después de su partido de vuelta a la NBA, acorde al diario Pioneer Press.

Towns, cuya madre Jacqueline, oriunda de la República Dominicana falleció en abril del año pasado, busco apoyo en si fe para salir de la dura situación que le afectaba no solo su salud, sino también mentalmente. Su padre, Karl, le llamaba constantemente.

El coronavirus le golpeó fuerte en “cuerpo, mente y espíritu”, por lo que se tomó su tiempo “fortaleciendo mi interior” para que así los pensamientos de lo peor “entraran y salieran”. Aunque en el fondo, los sentimientos de Towns se han entumecido por los rudos golpes de un año hasta la fecha, especialmente por la muerte de su madre.

“He visto demasiada tragedia en mi vida y es desafortunado”, dijo Towns. “Uno vive y muere. Acepto lo que la vida me da, lo bueno y lo malo. Cuando me llegaban malos pensamientos, me concentraba en mi familia e intentaba hacer lo necesario para sobrevivir y no tener efectos negativos largo plazo”, añadió.

Towns anotó 18 puntos y haló 10 rebotes con tres asistencias en 31 minutos de acción para Minnesota, que perdió el partido 119-112 ante los Clippers de Los Ángeles.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir