PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Albert Abreu habla con elCaribe de las incertidumbres vividas en el reciente hasta ser otra vez un picher de gran valía

Nueva York, Estados Unidos.- Todo parece indicar que aquel Albert Abreu que se convirtió en una pieza clave el año pasado para los Yankees de Nueva York y que deslumbró en invierno con los Tigres del Licey, está de vuelta.

Pero, esta vez ha regresado más fuerte mentalmente, después de navegar por la incertidumbre con dos equipos que lo colocaron en asignación en cada ocasión después de ser canjeado por los Yankees justo antes de comenzar la temporada 2022.

Venció su desconfianza en sí mismo, rompió con los pensamientos que lo llevaron a pensar en abandonar el béisbol después de que Kansas City lo colocará en asignación y sobre todo, volvió a brillar desde que entró por la puerta del Yankee Stadium.

“Es increíble cómo las cosas pueden cambiar en un abrir y cerrar de ojos. Cuando las cosas no empezaron a salir en Texas, me sentí perdido y mi confianza se quebró”, manifestó Albert Abreu a elCaribe con nostalgia.

Abreu tuvo problemas con Texas en ocho entradas y dos tercios como relevista y una efectividad de 3.12. En una breve escala en Kansas City, las cosas no mejoraron mucho. En sus 11 salidas combinadas en ambos equipos esta temporada, Albert otorgó boletos a 16 de los 64 bateadores que enfrentó. Eso es 11.1 bases por bolas por cada nueve entradas, más del doble del número que cedió en esa misma categoría la campaña pasada (4.7).

“Pensé en tantas cosas negativas en ese momento, pensé hasta en el fin de mi carrera. En un momento llegué a pensar que el béisbol no era para mí, cada plan se desvanecía y solo intentaba mantenerme fuerte y luchar pero era bastante difícil hasta que los Yankees otra vez volvieron a confiar en mí”, dijo Abreu, de 26 años (26 de septiembre de 1995).

“Y justo ahí entendí que hay que seguir luchando hasta el final, y que no importa las pruebas hay que saber reponerse. Lo vi como una oportunidad para volver a empezar de cero. Regresar a mi casa fue para recuperar mi confianza que había perdido. Creo que mi mayor enemigo en ese momento fue la mente”, expresó Albert, quien había sido parte de la organización de los Yankees desde noviembre de 2016 cuando fue adquirido desde los Astros de Houston en el intercambio por Brian McCann.

Pieza de mucha importancia

Sin lugar a dudas, con un cuerpo de relevistas en los Yankees plagado de lesiones, el montecristeño se ha convertido en una pieza fiable en los momentos más oportunos con la novena neoyorquina.

“Desde que entré por la puerta sentí una energía positiva la cual me ha dado resultado en el tiempo que he regresado con los Yankees. Me siento que puedo competir. Pero, más importante, me han dado la confianza para ser quien soy en realidad”, indicó Abreu, quien con los Yankees en esta campaña, ha lanzado en 10 entradas y dos tercios de una carrera, ha permitido ocho imparables y ha abanicado a 13 con tres transferencias.

Justamente, con esas palabras, Albert se refiere a su cuerpo de entrenadores, en especial a su coach de picheo Matt Blake que le indicó ‘Queremos ver el Albert de los entrenamientos del año pasado, eso es lo único que queremos, no importa lo que te haya pasado atrás. No cambies nada, queremos el arsenal que posees en el montículo, así que hazlo realidad’.

“Rico Suave’” como lo llaman en los Yankees gracias al instructor de bullpen Mike Harkey, está de vuelta con mayor consistencia por primera vez en su carrera. Su bola rápida está en la zona cada vez más. Su slider hace que los bateadores salten fuera de la zona de strike. Con sus habilidades de rodado y números de ponches, se está convirtiendo en un gran relevista en las Mayores.

“Quiero ayudar a mi equipo a ganar la Serie Mundial, en cada una de esas oportunidades que me den, quiero estar listo para dar lo mejor de mí. Tanto los jugadores como la fanaticada neoyorquina nos merecemos este año la Serie Mundial”, agregó el quisqueyano.

Posted in Grandes Ligas
agency orquidea

Más contenido por Cynthia Morillo