De atleta, a profesional y a inmortal

Vicbart Geraldino tuvo una exitosa carrera como judoca, luego se preparó en fisiología y ahora ocupa un lugar en el Pabellón de la Fama   

Para Vicbart Geraldino la vida no se detiene. Luego de entregarse en cuerpo y alma al judo, su inolvidable deporte, el hoy inmortal del deporte dominicano no se aparta de sus raíces.

Es un atleta que dejó huellas en esa disciplina y logró medallas de oro, plata y bronce vistiendo los colores patrios en Juegos Centroamericanos y del Caribe, en Panamericanos y Mundiales.

“Me siento muy satisfecho por el trabajo que realicé como atleta de judo”, señaló Geraldino a elCaribe.

Y tiene razones para sentirse así. Fue integrante de la selección nacional por más de diez años, los logros le llueven y por eso Vicbart es hoy día una persona que se siente orgullosa de sus conquistas y porque supo representar con decoro al país en competencias internacionales.

“Esto es lo que soy y me he convertido, con gran orgullo pude representar con dignidad a los deportistas del país y Dios me bendijo con eso. Durante todos esos años que estuve en la selección pude reír, pero también llorar”, exclamó Geraldino, quien dejó su impronta en un círculo exclusivo de grandes atletas.

Tras culminar una gran carrera deportiva, el exjudoca entendió que la vida continúa y que el futuro reserva cosas buenas para los que perseveran y luchan por lograr los objetivos.

“Fui un atleta que me entregué en cuerpo y alma a esa disciplina y que como regalo de esa perseverancia pude participar en dos Juegos Olímpicos (Sídney 2000 y Atenas 2004)”, relata Geraldino de sobre sus viajes a la máxima cita del deporte olímpico, un privilegio que tiene dentro del judo dominicano.

Tras su retiro, en 2004, Vicbart con una visión de echar hacia adelante, ya fuera del tatami, se marcha a Miami a estudiar fisiología en la Universidad Internacional de Miami. Años después de culminar la carrera, recibió una gran noticia: fue contratado por la organización de los Padres de San Diego como director de entrenamientos físicos para Latinoamérica.

“Dios me bendijo con ese trabajo”, recuerda. “Permanecí en ese puesto hasta 2013. Fueron momentos bonitos los que allí viví durante ese tiempo con los Padres en Arizona. Luego recibí una mejor oferta por parte de los Marineros de Seattle gracias a Patrick Guerrero, donde trabajé por espacio de dos años”.

Vicbart Geraldino fue el primer campeón dominicano en la historia de un Campeonato Panamericano de Judo, efectuado en 1999 en la ciudad de Montevideo, Uruguay, luego de conseguir la medalla de oro al vencer al brasileño Manuel Aragao, en la categoría de los 90 kilogramos.

“Me siento muy satisfecho con el trabajo que realicé como atleta, nunca en mi vida imaginé estar al lado de grandes estrellas de nuestro deporte, compartir inmortalidad con personas como Frank Prats, Mario Álvarez, Rafael Moreno, Juan Chalas, quien fue mi entrenador, de verdad que me siento feliz por eso”, expresó el diez veces campeón nacional en las divisiones de 86 y 90 kilogramos.

En el país
La experiencia profesional de trabajar en con los Padres y los Marineros le dio la visión de fundar su propio espacio de trabajo, la Unidad de Rehabilitación y Entrenamientos de Deportistas que tiene por nombre G-Health (Geraldino Salud), ubicada en la avenida Roberto Pastoriza del Ensanche Piantini.

Geraldino destaca que dentro de sus clientes tiene a lanzadores de Grandes Ligas como los conocidos Santiago Casilla, Francisco Liriano e Iván Nova, entre otros.

Geraldino tiene como su principal logro en su carta de presentación el haber estado entre los diez mejores judocas del mundo, en el noveno puesto, el cual lo obtuvo en el 1997 en el Campeonato Mundial de Paris, Francia.

“La disciplina me dio éxito, esa es clave en la vida de los atletas, yo procuré siempre caminar bajo este principio mientras representaba el país en cada una de mis competiciones”, acotó Geraldino.

Vicbart ha realizado sus aportes a través de su academia de judo. En las últimas semanas ha donado más de cien uniformes a varias escuelas y sobre todo extiende su mano a la nueva camada de atletas ayudándolos a que puedan tener un techo digno donde vivir.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.